"Quizás paremos el tráfico en la Travesía de San Rafael"

Nacho Sáez
-

Entrevista al alcalde de El Espinar, Javier Figueredo Soto.

El alcalde de El Espinar, Javier Figueredo, antes de la entrevista. - Foto: Pablo Martín

El pacto PP-Vox-Ciudadanos para derrocar al PSOE en el segundo municipio con más vecinos de la provincia de Segovia constituyó uno de los acontecimientos más significativos de las pasadas elecciones del 26 de mayo. De momento esa alianza se mantiene estable, lo que otorga margen al alcalde, Javier Figueredo (Madrid, 25 de mayo de 1978) para cargar contra la herencia de su predecesora, Alicia Palomo, e incluso contra la dirección provincial de su partido, a la que acusa de «defraudar» a El Espinar. No le ha impresionado la política a este empresario que creció en Madrid –aunque pasaba las vacaciones en el pueblo de sus padres– y que decidió fijar su residencia en El Espinar después de casarse.
¿Trabaja más ahora que antes de entrar en política?
Yo creo que es más fácil [la política]. Cuando has llevado un negocio y has tenido empresas, estas cosas se te hacen más amenas. Ahora me come la responsabilidad. Que no se vaya nadie del Ayuntamiento sin una solución, que es lo que busco y lo que me ha gustado siempre. Que cuando vas a una institución alguien te ponga facilidades y te dé una solución rápida. Es lo que intentamos. 
¿Ahora que está dentro y la está conociendo, cree que la sociedad tiene una imagen equivocada de la política y del servicio público?
Hay de todo. Pasa como en todos los sitios. Hay gente que trabaja bien, gente que trabaja regular y gente que trabaja mal. Ahora estamos en posesión de modificar eso, de premiar al que trabaja bien y rectificar al que trabaja mal o regular. 
¿El pacto PP-Vox-Cs es un ejemplo de consenso o de mercadeo?
Vamos a ver. De la gente que está en Vox, uno había sido concejal anteriormente de Ciudadanos y la otra persona antes era concejala del PP y ahora es de Vox. Es gente conocida, que sabemos cómo trabaja y va a ser fácil llegar a acuerdos. Pero yo creo que lo que nos ha unido es que teníamos claro lo que no queríamos, que es volver a lo que hemos vivido los últimos cuatro años. El tiempo de las mayorías absolutas y de gobernar en minoría se ha acabado. Lo que tienes que hacer es entenderte con la gente que tienes a tu alrededor, ver con quién tienes más afinidad y, como estamos hablando de gobernar en un pueblo, el fin de todos es el mismo. Si coge los programas electorales, varían poco de unos a otros. Lo único que cambia es la forma de hacer las cosas. 
El ‘tripartito’ de derechas en Madrid ya ha mostrado grietas. ¿Apostaría que en El Espinar va a agotar el mandato sin que se rompa?
Sí, sin ningún tipo de problema. Somos un Gobierno de siete, no cuatro del PP, dos de Vox y uno de Ciudadanos. Las discusiones son normales, incluso cuando los concejales son todos del mismo partido. Hay discrepancias como puede haber en cualquier familia, porque somos diferentes, pero teniendo claro el fin yo creo que no hay problemas.
Montserrat Sanz (Vox) ha asumido la Concejalía de Servicios Sociales e Igualdad. ¿Fue una petición suya o una decisión del alcalde?
Montserrat no me pidió nada y fui yo el que la di la Concejalía de Asuntos Sociales e Igualdad. Ya la había llevado con el PP, la gente estaba súper contenta con ella y no vi ningún motivo para que no pudiera llevarla. Yo estas tonterías de si eres blanco, rojo o azul... En un pueblo, ¿cómo le explicas a un abuelillo que está en el hogar que vas a prescindir de una persona que le ha dado facilidades? No lo entiendo. 
No comparte entonces que pueda considerarse una provocación.
Se lo he explicado a todo el mundo. Se lo he explicado a la gente de Izquierda Unida, que han puesto el grito en el cielo, se lo he explicado a la gente del PSOE, se lo he explicado a todo el mundo... Una persona que ha estado dedicada a eso, que lo ha hecho bien y que no ha tenido ninguna queja de nadie, no entiendo por qué ahora lo va a hacer mal porque se haya presentado por otro partido. Lo hará igual de bien  o mejor. Ahora tiene más experiencia y si la otra vez tuvo errores, ahora sabrá qué no tiene que hacer. 
¿Qué se han encontrado en el Ayuntamiento de la anterior gestión?
De todo. Yo creo que sobre todo dejadez. Lo primero es que el cambio de gobierno no ha sido como se realiza habitualmente. No ha llegado la señora alcaldesa y se ha puesto en contacto con nosotros para decirnos ‘dejamos esto, esto está a medidas, esto está en trámites...’. No hemos encontrado tránsito de carteras, como aquel que dice, así que hemos tenido que partir de cero departamento por departamento. Eso es lo que más me ha sorprendido. Y luego que todas las visitas que llegan al Ayuntamiento son de gente que viene a reclamar cosas por dejadez. Gente a la que no se le ha contestado, otra a la que se le ha contestado de malas formas... Hay gente a la que se la ha echado del Ayuntamiento... Lo que quiere el ciudadano es que le atiendan, que si tienes un problema se pongan en tu piel y que te den una solución. Y hasta ahora eso no lo ha habido. Vienen diez o doce personas diarias y también asociaciones.
Y al margen de esta cuestión, ¿cuál  es el reto más urgente para El Espinar?
Yo creo que el más urgente de todos ahora mismo es que haya igualdad entre todos los núcleos, que a día de hoy no la hay. Y esto no lo digo exclusivamente por el tema de Los Ángeles de San Rafael, cuyos vecinos son los más olvidados. Tenemos un montón de urbanizaciones en San Rafael, en El Espinar, en todos los sitios, que están sin recepcionar. No se ha contestado a sus peticiones, problemas con basuras... Lo que queremos es que todo el mundo sea igual.
Tampoco parece que se puedan aplazar las soluciones a la sangría demográfica. El municipio ha perdido una media de once vecinos al mes en el último lustro.
El municipio de El Espinar ha perdido casi 1.000 habitantes en diez años. Si echas números, es una barbaridad, pero si tienes en cuenta que el anterior equipo de Gobierno ha aprobado el Plan General de Ordenación Urbana y no ha dejado suelo industrial... Es un error y ya hemos tenido reuniones en la Junta para ver de qué manera se puede hacer una modificación del Plan General y crear suelo industrial para que vengan empresas y creen trabajo. En Segovia capital o en cualquier población, si no hay trabajo la gente se va. Nosotros tenemos empresas que quieren venir y se quieren instalar, pero no hay sitio. 
¿Y cree que se va conseguir en este mandato?
Sí. Por lo menos si no conseguimos crear suelo, vamos a poner todos los medios para que ese trámite comience.  Que dure lo que tenga que durar pero que alguien lo empiece para que la gente tenga trabajo en El Espinar el día de mañana.
Otra de las armas para fijar población son las comunicaciones. Ahora que se ha conocido que la AP-6 y la AP-61 van a seguir en manos privadas al menos hasta 2024, ¿van a poder llevar a cabo las mejoras en el transporte público de las que habló durante la campaña electoral?
Tenemos citas con fecha ya en nuestra agenda para hablar de este tema. Sobre todo con Avanza. Teníamos una cita con el consejero de la Comunidad de Madrid, pero a ver cómo queda el Gobierno allí y retomaremos las conversaciones y las citas que nos proporcionó gente del partido para ver si hay opciones de unir El Espinar por lo menos con Guadarrama. Que en Guadarrama vale el abono transporte de Madrid y autobuses cada quince minutos.
¿Esas lanzaderas a Guadarrama son el proyecto estrella?
De momento es la solución más fácil que vemos a corto plazo. Y ampliar el tema de Avanza, que está un poco mal en El Espinar.
También está pendiente la respuesta al problema de la Travesía de San Rafael. ¿Cuál es la solución del nuevo alcalde de El Espinar? ¿O cuál es la más factible?
Lo primero que hay que hacer es quitar el tráfico pesado. Si estás pegado a la carretera cuarto de hora,  ves que pasan cincuenta camiones en ese rato. Por la noche no se respetan semáforos, los camiones no paran... Entiendo que están costumbrados a que por las noches no hay viandantes y no respetan nada. Vamos a crear un grupo de trabajo para dedicarnos a la travesía e intentaremos convencer de la forma que sea a Fomento, que es al final el que decide. Se tomaron medidas en su día, como bonificar el peaje, pero se han gastado un montón de dinero y no ha servido para nada. Sólo se han aprovechado las grandes empresas de transporte que ya pasaban por el peaje.
La ausencia de Gobierno en La Moncloa desde luego no ayuda.
Es que no puedes hablar con nadie. Y si hablas con alguien, en dos días nos va a tocar volver a empezar de cero si cambia. Estamos esperando a que todo se asiente.
¿Se plantea lanzar un ultimátum como hizo la anterior alcaldesa?
Lo que no voy a hacer es engañar a la gente como hizo la anterior alcaldesa, que dio su palabra. Lo que nos comprometemos con la gente es a hacer una mesa de trabajo. Y si las protestas tienen que ir por parar la carretera... Lo que se decida entre todos es lo que se va a hacer para presionar y que la gente realmente vea el problema que tenemos en San Rafael, que nos ha costado bastantes víctimas. No estamos dispuestos a que haya más.
¿Teme que las demandas de El Espinar en este sentido puedan caer en saco roto dado el escaso peso de Segovia en el Gobierno de la Junta de Castilla y León y que lo más probable es que el próximo presidente del Gobierno sea un socialista?
Entendemos que si no es por las buenas será por las malas. Sea quien sea quien esté en el Gobierno vamos a defender que desaparezca el tráfico pesado de la Travesía de San Rafael. Aquí no estamos para defender los colores de un partido político o de otro, sino para defender a la gente, en este caso de El Espinar. Me da igual quien esté, PP, PSOE, Unidas Podemos o quien sea.
Podría haber ejercido más presión desde un escaño en la Diputación, pero no se lo han dado. ¿Le ha decepcionado esa circunstancia?
Decepcionado como tal no. Esperamos todos los afiliados del partido en el municipio, que no somos pocos, que esto cambie. Llevamos mucho tiempo defraudados por una Dirección del PP en Segovia que hace caso omiso al municipio hoy en día más grande que está gobernando el PP. Vemos que día a día son promesas, promesas, promesas, y en esta campaña electoral, por ejemplo, no hemos tenido ningún apoyo, ninguna visita, por parte de la junta directiva del PP de Segovia. No es decepción, pero la gente se siente desengañada.  Una población como El Espinar con casi 10.000 habitantes y no tenemos representación... Es algo que tendrán que valorar ellos.
¿Le habían prometido el escaño en la Diputación?
Sí. Estaba prometido, pero entiendo que las circunstancias del partido han sido las que han sido. No voy a valorar si lo han hecho bien o lo han hecho mal, pero sí que entendemos que El Espinar como municipio, no yo ni nadie, tiene que tener una representación en la Diputación.
El Espinar está siendo protagonista en la Diputación por la polémica con la candidatura de IU-Unidad Popular en el municipio, que ha dado al final la mayoría absoluta al PP. ¿Qué le parece?
Me parece que tiene que ser la junta local o un juzgado el que tendrá que decir lo que ha pasado. Entiendo que si IU ha hecho las cosas bien y se lo merece tendrá que tener su diputado, y si no, tendrán que aprender para próximas veces y se lo tendrán que dar al PP.
Precisamente el candidato de IU-Unidad Popular propuso durante la campaña poner en marcha presupuestos participativos en El Espinar en función de la representación comunitaria. ¿Algún núcleo de población tiene derecho a sentirse discriminado?
Sí claro. Pero no uno, yo creo que prácticamente todos. Sobre todo Los Ángeles de San Rafael nos lo ha demostrado en las reuniones que hemos mantenido con vecinos y comunidades de propietarios. Porque no tienen los servicios que deberían tener.
¿Cómo piensa gestionarlo?
Ya estamos gestionando cosas que durante muchísimos años no se habían gestionado. Estamos dando soluciones a la gente que nos llama. Hay kilómetros de calles sin luz y estamos intentando arreglarlo.  Desde que hubo la nevada también se quitaron los resaltos, no se han repuesto y eso parece a veces una pista de fórmula 1...
Podemos hablaba de suprimir la mancomunidad que se ha creado para administrar principalmente el agua de Los Ángeles de San Rafael. ¿Está de acuerdo?
Desconocemos los detalles de la mancomunidad porque la alcaldesa se ha encargado de no darnos ningún detalle. Cuando se la ha preguntado en pleno, siempre se ha negado a dar la información. El otro día en pleno se eligió a la gente que va a formar parte de la mancomunidad, se ha tomado posesión y, cuando conozcamos si la mancomunidad es buena o mala, se tomarán medidas para quitarla o no. Pero se va a luchar para que los vecinos de Los Ángeles de San Rafael tengan los mismos derechos que el resto.
La presa de El Tejo sigue perdiendo agua.
El Tejo sigue perdiendo litros, litros y litros de agua sí que es verdad, pero después de hacer una inspección y del trabajo que hacen los empleados municipales no son tantos los litros que se pierden. Lo que se pierde por la pantalla se logra recuperar. Pero ya nos hemos puesto en contacto con la Confederación Hidrográfica del Duero para poner medidas.
¿En qué posición está la nueva Corporación respecto al PRUG del Parque Nacional de Guadarrama?
Los montes hay que cuidarlos, está claro. ¿Las normas son adecuadas? Cada uno te dará su opinión, pero nosotros tenemos, por ejemplo, el monte de la Garganta. Hasta ahora estaba regulado para que no se pudiera acceder y lo hemos abierto; es verdad que con un permiso que permite entrar a diez o quince personas. Pero lo vamos a ampliar a cincuenta. Hay que regular las cosas pero no al milímetro. La gente tiene que poder disfrutar del monte porque tenerlo y no poder disfrutarlo es surrealista.
¿Le preocupa la masificación?
Más que la masificación, me preocupa la entrada descontrolada. En la zona de Segovia está controlado, pero en la parte de Cercedilla y Madrid no hay paredes, la gente puede acceder libremente por donde quiere. Subes a la Garganta y hay rodadas de coches, motos... Esa gente entra por Madrid. Hemos empezado a hablar, con el alcalde de Guadarrama por ejemplo, para poner como quien dice ‘puertas al campo’.
La sierra es ideal para recargar pilas. ¿A usted le está pasando ya factura el estrés de ser alcalde?
No, factura no. A día de hoy a todo el mundo le digo lo mismo. Después de haber tenido empresas y haber pasado las penurias que pasamos cualquier comerciante o cualquier empresario, cuando estás acostumbrado a ese nivel de tensión y de querer agradar a tus clientes y te viene alguien con problemas, lo único que haces es lo mismo que en el día a día. No me está resultando especialmente difícil. Lo que no hay que hacer es lo de los últimos años, que te viene la gente con problemas y no se los solucionas.