14 policías locales hacen ya prácticas sin tener la teoría

D. A.
-

Lo normal era que hubieran pasado antes seis meses de fase teórica, pero la Junta ha permitido que hagan primero las prácticas por no tener suficientes plazas en la Escuela de Ávila y el Ayuntamiento les ha dado tres semanas de formación previa

Imagen de archivo de una patrulla de la Policía Local de Segovia. - Foto: Rosa Blanco

Catorce efectivos de la Policía Local de Segovia están patrullando por la ciudad como agentes en prácticas sin haber pasado previamente por la Escuela de Policía de Ávila, donde se forman los futuros miembros de cuerpos locales de seguridad de la región desde hace 20 años. Patrullan, eso sí, acompañados por veteranos y sin pistola, pero su papel ya es importante, teniendo en cuenta que representan casi un 15% de la plantilla, compuesta por apenas un centenar de efectivos en total.

Los catorce se ganaron sus plazas con el concurso oposición que resolvió el Ayuntamiento el pasado verano y lo normal habría sido que, tras ese proceso, hubieran empezado a recibir la oportuna formación teórica en Ávila antes de ponerse con las prácticas en destino, pero resulta que este año no. La Junta ha autorizado de manera excepcional que los ayuntamientos de la Comunidad puedan hacer al revés, que sus futuros policías hagan primero los tres meses de prácticas y después los seis que dura el curso en Ávila, y así está haciendo Segovia, a cambio de tres semanas de formación teórica previa. Así que los efectivos que se encuentran en esta situación en la ciudad no irán a la Escuela de Policía hasta enero, con las prácticas que iniciaron en septiembre ya hechas.

El origen del problema está en las ‘fugas’ de veteranos que han sufrido las plantillas de los cuerpos locales de Policía de Castilla y León y de toda España. Las hay que se quedaron con más de la mitad de sus plazas sin cubrir, principalmente, como consecuencia del decreto que aprobó el Gobierno a finales de 2018 para adelantar la edad de jubilación voluntaria a los 59 años para aquellos agentes que sumen al menos 37 cotizados. Un derecho que se les reconoce en respuesta a una vieja reivindicación que no hace más que equipararles con otros cuerpos de seguridad, pero que en este primer año de aplicación ha conllevado la dificultad añadida de tener que encajar en un solo ejercicio las bajas de cinco o seis, de manera que también han aumentado las oposiciones convocadas por los ayuntamientos y, por tanto, la demanda de plazas en la Escuela de Policía.

Tal y como explican a El Día desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, «en situación de normalidad» la Escuela de Policía imparte un curso de formación al año que empieza en enero y termina en junio, y esta vez se promovió uno extra que arrancó en septiembre, pero con 60 plazas que no han sido suficientes para cubrir toda la demanda. Por eso a los ayuntamientos que se han visto afectados «se les ha ofrecido la posibilidad de que en primer lugar realicen la fase práctica y con posterioridad se integren en la Academia de Ávila».

Para el delegado de CSIF en la Policía Local de Segovia, Ángel González, «la falta de previsión de la Junta ha llevado a esta aberración de aprender el oficio trabajando, como la Policía del siglo XIX», incide. Y en ese sentido, «igual podemos entender esto en parte por lo excepcional de las consecuencias del decreto de jubilación anticipada, pero no podríamos admitir que se repitiera en futuros procesos selectivos».

No obstante, la Junta ya informó en septiembre que mantendrá esta medida hasta que se normalice una situación que cree que aún podría prolongarse varios años más, si bien ese no debería ser el caso de la Policía de Segovia, que llegó a acumular una veintena de vacantes durante parte del primer semestre, pero ya no. En julio llegaron seis efectivos y luego están los 14 de septiembre, que pese a tener que irse a Ávila en enero, con su vuelta en julio dejarán la plantilla casi normalizada; con vacantes pero, en principio, no más de cinco o seis, aproximadamente.

La concejala de Seguridad de Segovia, Raquel de Frutos, preguntada por El Día acerca de esta situación tan excepcional, subraya que «la formación de la Policía Local es una competencia de la Junta».«Nuestra oposición terminó en agosto y el curso empezaba en la escuela de Ávila en septiembre, pero no había plazas suficientes», recalca. «Entonces llegó la instrucción de la Junta que permitía a los ayuntamientos que se pudieran hacer primero las prácticas y que después fueran a la academia», lo cual llevó a aceptar esta alternativa porque así se podrá contar con estos agentes completamente formados a partir de julio de 2020. De lo contrario, si el Ayuntamiento hubiera optado por esperar a que los nuevos pasaran primero por la Escuela, estos habrían vuelto pendientes de hacer tres meses de prácticas, por lo que no serían agentes con todas las letras hasta octubre. Asimismo, De Frutos asegura que las tres semanas de formación que recibieron «sin salir del cuartel», antes de empezar a patrullar, «fueron intensas». «Se les dio formación básica de todas las materias que dan en la academia, y siguen recibiéndola en las unidades donde están», añade.

Por otro lado, el delegado de CSIF advierte que ha mantenido contactos con los concejales de Personal, Hacienda y Seguridad para pedir que el Ayuntamiento abone a los seis agentes que hicieron las prácticas en verano los gastos de manutención de su estancia previa en Ávila, «ya que así consta que debe ser según las bases de la convocatoria, pero se están poniendo dificultades», asegura. Asimismo, defiende que se paguen complementos de noche y festivos tanto a estos seis como a los 14 que están ahora de prácticas.Discrepancias que se suman a un año absolutamente atípico para la Policía Local de Segovia.