Así funciona la creciente cantera gimnástica

Nacho Sáez
-

Cuatro personas se encargan de coordinar a los 300 niños, entrenadores y delegados que forman parte de las categorías inferiores de la Segoviana. Y pronto serán más tras el acuerdo alcanzado con el Segovia Futsal.

De izquierda a derecha, Enrique García, Roberto Álvarez y Carlos Gómez.

Al final de cada partido que disputan, todos los jugadores están recogidos en un informe individualizado que prepara su entrenador y que pasa a una base de datos del club. Esa información permite seguir su evolución, planificar el trabajo en función de las necesidades detectadas y cumplir con los objetivos marcados por las cuatro personas que desde esta temporada se encargan de dirigir las categorías inferiores de la Gimnástica Segoviana.
Nuevas caras y nuevos métodos para una sección de la que durante años se hizo cargo de forma casi unipersonal pero con éxito José Antonio Minguela. El club preparó la transición con la entrada de Roberto Álvarez tras su retirada como futbolista y, este curso, ha completado el relevo con novedades importantes. Una de las más relevantes ha sido el nombramiento de responsables específicos para cada una de las áreas de la cantera: Enrique García Fernández es el director de Metodología; Javier García Curto, de fútbol 11, Carlos Gómez Manso, de fútbol 7 y Roberto Álvarez asume la coordinación.
Están en contacto permanente entre ellos pero sobre todo pendientes de las necesidades de los diecisiete equipos y más de 300 niños, entrenadores y delegados que defienden los colores de la Segoviana. «Uno de los objetivos que nos marcamos al empezar fue estar cerca de ellos y de sus familias», cuenta Álvarez. Al principio de temporada realizaron una presentación y les entregaron un dossier en el que diseccionaban las normas de régimen interno y los métodos de trabajo que tenían previsto aplicar.
Ahora que el curso toca a su fin, los responsables de la cantera gimnástica realizan un balance positivo de esta primera experiencia, que ha supuesto cambios significativos. «Hay una serie de reglas comunes. Por ejemplo, desde la categoría prebenjamín hasta alevín hace un trabajo coordinativo antes de cada sesión», destaca el director de la cantera gimnástica, que señala como una de las claves haber adaptado los recursos existentes a una metodología concreta y a las señas de identidad del club.
Enrique García Fernández, vallisoletano, fue seleccionador de Castilla y León sub-16 y segundo entrenador de la sub-18 y la absoluta. Roberto le convenció para que se sumara al proyecto de la Segoviana y juntos han provocado una ‘mini revolución’. Una base de datos permite acceder a la ficha de cada jugador de la cantera y a las valoraciones que realiza su entrenador de él. «Al final de los partidos, los técnicos tienen que hacer un informe individual de los chicos. Es muy sencillo porque desde el teléfono móvil pueden establecer promedios de pases acertados, balones perdidos, balones robados...», explica García, que tiene el nivel de entrenador tres, el máximo.
Nivel dos es, mientras, Javier García Curto, que ha cumplido una década en la Segoviana. «La ventaja respecto a cómo estaba organizada antes la cantera es que el reparto de funciones que existe permite cubrir las necesidades de forma rápida. Todo es más ágil, aunque también hay que decir que Minguela hacía un trabajo extraordinario», remarca el responsable del fútbol 11, que en el pasado entrenó a infantiles y cadetes. En esas categorías tuvo a sus órdenes a los futbolistas que ahora forman la plantilla del Nacional Juvenil, aspirantes a recalar en el primer equipo. «Ya dije que era una generación a la que había que cuidar porque podía dar muchas alegría y así está siendo. Algunos se van a ir –por estudios o porque les han fichado otros clubes–, pero otros van a subir al primer equipo», anuncia.
La cantera trabaja con ese objetivo y, en opinión de García Curto, «de cada generación habría que sacar al menos uno, dos o tres». Ahora mismo del primer equipo, Cristian, Rubén Yubero, Javi Marcos, Dani Abad, Juan de la Mata, Manu, Domingo, Dani Arribas, Asier, Diego Gómez, Quino e Ivi se han criado en las categorías inferiores de la entidad o al menos son segovianos. Para seguir la pista a los jugadores de otros clubes de la ciudad o de la provincia que brillen, la Segoviana ha creado también un departamento de captación en el que se elaboran informes de ellos.
Otro de los retos inminentes es poner en marcha una escuela de tecnificación para benjamines y alevines con el objetivo de trabajar por posiciones. «Cuando los chavales tienen ya 15 o 16 años es difícil cambiarles los hábitos que hayan adquirido, pero de pequeños sí que se puede trabajar con ellos de forma eficaz», comenta el responsable de la cantera gimnástica, que en esas categorías iniciales se apoya sobre todo en Carlos Gómez Manso. «Estoy en contacto con los padres, pendiente de si falta material, me encargo de los temas federativos, vigilo que se cumpla en los equipos lo que hemos planificado, y si falta algún entrenador a algún partido o entrenamiento, me pongo yo», desvela este  licenciado en INEF y en Magisterio de Educación Física y entrenador de nivel dos.
Las escenas de violencia que frecuentemente se ven en los campos de fútbol españoles se tratan de prevenir en la Segoviana con un reglamento que es de obligado cumplimiento tanto para los padres como para los jugadores. Por ejemplo  saben que no pueden marcharse después de los partidos sin ducharse. «La competición prima y cuanto más se está jugando un equipo, más loca se vuelve la gente. Pero nosotros no hemos tenido grandes problemas, apunta Gómez Manso.
El acuerdo alcanzado con el Segovia Futsal para absorber su cantera multiplicará el número de niños y entrenadores a coordinar, aunque el presidente azulgrana, Agustín Cuenca, no cree que vaya a suponer un trastorno. «Estamos muy contentos con el funcionamiento de la cantera. Con unos recursos muy escasos se ha conseguido crear una estructura muy profesionalizada y que está funcionando de forma muy eficiente», concluye. Se quiere que el equipo juvenil suba a División de Honor pronto.