Concentrados en la segunda contienda

SPC
-

Los candidatos a presidir la Junta preparan el definitivo debate electoral a conciencia, aunque cada uno de ellos lo hace de manera muy diferente

Pablo Fernández (Podemos), Alfonso Fernández Mañueco (PP), Luis Tudanca (PSOE) y Francisco Igea (Ciudadanos) - Foto: Ical

Los líderes de los principales partidos políticos apuran la última semana de campaña electoral de cara a los comicios municipales y autonómicos del próximo domingo, aunque previamente no quitan la vista del que será el segundo debate electoral que tendrá lugar esta tarde. Con nuevas temáticas y tras la experiencia de la confrontación del pasado martes, los aspirantes en general despejan sus agendas para dedicar su tiempo, cada uno a su manera, a una cita en la que intentar convencer a aquellos ciudadanos que no han decidido el sentido de su voto.

Cuestión de meses

Alfonso Fernández Mañueco salió satisfecho del primer debate con sus principales adversarios a la Junta, a pesar de que entre sus bloques temáticos estuvieron la despoblación o la corrupción, asuntos más delicados para su partido. Un debate no se prepara en «24 o 48 horas» explicó a los periodistas que le siguen en su caravana, sino que es un proceso de meses, en el que él lleva desde que fuera nominado candidato.
Como el resto de sus rivales, en las horas previas despeja la agenda de actos, por lo que la tarde de ayer y la mañana de hoy la reserva exclusivamente a «rematar» el contenido del debate, según informa Ical.
El candidato se apoya para su preparación en parlamentarios de las Cortes. Raúl de la Hoz y Salvador Cruz, portavoz y viceportavoz en la última legislatura, o Juan José Sanz Vitorio, secretario del grupo y ahora senador electo desde el 28 de abril. Además de la vicesecretaria autonómica de Estudios y Programas, Isabel Blanco, diputada por Zamora; Javier Domínguez, su jefe de Gabinete en el Ayuntamiento de Salamanca, y Pelayo Fernández, secretario de Comunicación.

Fichas y ensayos

Un equipo, formado por cinco colaboradores y compañeros, se encerraron ayer por la tarde y hoy para preparar concienzudamente con el candidato socialista a la Junta, Luis Tudanca, el segundo debate. La vicesecretaria autonómica, Virginia Barcones; la secretaria de Organización, Ana Sánchez, el leonés Óscar Álvarez y el jefe de prensa, Manuel Iglesias forman el ‘núcleo duro’.
Tudanca, que trabaja sobre su programa de gobierno de 250 páginas, elabora cuando la campaña electoral se lo permite sus fichas de trabajo, para lo que no duda en levantar el teléfono para pedir datos u opiniones a los portavoces en las diferentes materias. No obstante, el candidato siempre mantiene su estilo. También ensaya sus intervenciones para ajustarse a los tiempos.
De momento, el ‘minuto de oro’ no lo tiene cerrado, lo dejará para las horas previas en las que comerá y descansará de forma habitual.

Contar hasta diez

En la rebotica de Francisco Igea no faltan su fiel compañero Manuel Mitadiel; el salmantino David Castaño, otro de sus grandes apoyos; su mano derecha, José Miguel García, que además es el secretario de Programas de Valladolid; su responsable de Comunicación, Rubén Negro, y el secretario de Organización del partido, Miguel Ángel González. Con ellos prepara sus pócimas para la controversia, los mensajes que lanzará que en esta ocasión tiene muy claros porque los controla, en el caso de la sanidad, o porque viene hablando o trazando la estrategia toda la campaña, caso de los pactos.
Su equipo se reúne en sede de la calle Santiago. Usan el atril, para ensayar la postura, pero el fondo y las formas es un trabajo del día a día.
Ser natural

«Decir las verdades del barquero, duela a quien le duela, y ser natural, ser yo mismo». Éstas son las premisas con las que afronta el Pablo Fernández el debate. El líder regional de Podemos reconoce que aunque no echa en saco roto ningún consejo, y menos el de compañeros de partido, no prepara de forma especial el debate ni ensaya el lenguaje no verbal.
A su vez, Fernández recalca de después de cuatro años pateándose la Comunidad, tiene muy claro dónde están los problemas y las soluciones. El candidato espera que no sea tan encorsetado y se puedan «confrontar ideas», a la vez que pidió que no se aparten de la verdad.


Las más vistas