La población en España alcanza su máximo histórico

Agencias
-

La llegada de inmigrantes, sobre todo colombianos y venezolanos, compensa la caída de nacimientos y eleva el número de habitantes hasta los 47 millones

La población en España alcanza su máximo histórico

Gracias al fenómeno migratorio, la población española alcanzó a mediados del año pasado su máximo histórico: 47.100.396 habitantes, siendo esta la primera vez que se superan los 47 millones. Así, durante los primeros seis meses del año pasado, el número de residentes en el país creció en 163.336 personas. El aumento se debe a que el saldo migratorio positivo de 209.097 personas compensó el vegetativo negativo de 45.002.
Así se refleja en las cifras provisionales de población a fecha 1 de julio de 2019 publicadas ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La población residente en España lleva creciendo desde 2016 y continúa aumentando: a fecha 1 de enero de 2019 había 46.937.060 millones de residentes, mientras que seis meses después se contabilizaron 47.100.396.
La subida fue fruto de un saldo vegetativo negativo de 45.002 personas (169.216 nacimientos, frente a 214.218 defunciones), que se vio compensado con un saldo migratorio positivo de 209.097 personas. Concretamente, hubo 348.625 inmigraciones procedentes del extranjero y 139.528 emigraciones con destino al extranjero.
Así, el crecimiento poblacional de España se debió al incremento de la población de nacionalidad extranjera, ya que la española se redujo. El número de foráneos aumentó en 183.073 en el primer semestre de 2019 (un 3,8 por ciento), hasta alcanzar el total de 5.023.279. Este incremento respondió a un saldo migratorio positivo de 205.678 personas.
Por el contrario, la población de nacionalidad española descendió en 19.737 personas, siendo la cifra total de 42.077.117. Esta evolución fue resultado de un saldo vegetativo negativo (de 67.195 personas), que no se vio compensado por la suma del saldo migratorio positivo (3.419) y de las adquisiciones de nacionalidad española (que afectaron a 44.654 personas).
Si el análisis se restringe a los españoles nacidos en España, esta población se redujo en 63.447 personas a lo largo de la primera mitad de 2019.
Respecto a los extranjeros residente en España, los mayores incrementos se dieron entre los colombianos (27.920 personas más respecto a fecha 1 de enero de 2019), venezolanos (24.238 más) y marroquíes (20.627 más). La población hondureña también creció notablemente, registrando un aumento del 15,4 por ciento, y la peruana, con un 12,1 por ciento más.
Además, el número de italianos en España aumentó un 5,1 por ciento en los seis primeros meses, alcanzando los 256.269. Por el contrario, la población solo bajó en el caso de Ecuador (1.651 personas menos) y Rumanía (964 menos).
Con todo, las nacionalidades más numerosas de extranjeros en España no varió a fecha 1 de julio de 2019: Marruecos (743.402), Rumanía (669.222); Reino Unido (295.067); Italia (256.269); Colombia (227.102) y China (193.207).


Baleares y Madrid

Durante el primer semestre de 2019 la población creció en 13 comunidades y se redujo en cuatro, así como en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Los mayores incrementos en términos relativos se dieron en Islas Baleares (0,87 por ciento), Madrid (0,66) y Canarias (0,61 por ciento).
Por otro lado, los descensos más acusados se dieron en Extremadura (0,25 por ciento menos), Asturias (0,22) y Castilla y León (0,20 por ciento). En Galicia también descendió un 0,06 por ciento.
En cuanto a la emigración durante los seis primeros meses del año pasado, un total de 104.196 salidas fueron protagonizadas por extranjeros (el 74,7 por ciento del total). El 25,3 por ciento restante se corresponde con los 35.332 nacionales que abandonaron el país. El emigrante español eligió como destino principalmente el Reino Unido (23,5 por ciento); Francia (12 por ciento); y Alemania (9,2 por ciento).