Una historia de desencuentros

Agencias
-

Setién y Bordalás se encuentran de nuevo el sábado en un capítulo más de una tormentosa 'relación' entre dos técnicos antagónicos

Una historia de desencuentros

Quique Setién y José Bordalás, dos técnicos antagónicos en el estilo que imponen a sus equipos, volverán a verse las caras el próximo sábado con una hemeroteca llena de declaraciones que desvela su rivalidad.
Todo comenzó en abril de 2013, cuando el ahora entrenador de los ‘azulones’ estaba al frente del Alcorcón y el cántabro dirigía al Lugo, que cayó derrotado (0-1) en el Anzo Carro a manos de los madrileños. «De los  que están arriba, espero que el Alcorcón no ascienda, porque da pena verlos, ni juega ni deja jugar», apuntó Setién.
Año y medio después, el 23 de noviembre de 2014, de nuevo ambos chocaron en un duelo entre el Alcorcón y el Lugo y el santanderino  volvió a criticar al bloque dirigido por Bordalás: «Este equipo acaba teniendo líos con todos, no solo conmigo». En esa ocasión, su homólogo en el otro banquillo contestó, dejando clara su postura: «Lo importante es que ha ganado el equipo que más lo ha querido. Sus declaraciones me parecen una falta de respeto gravísima».
Ya con los dos entrenadores en Primera División, Bordalás en el Getafe y Setién en el Betis, ambos firmaron un 2-2 el 3 de noviembre de 2017 en el Benito Villamarín que volvió a desatar los juicios negativos del cántabro: «Me ha parecido lamentable. No se puede permitir que se jueguen únicamente 25 minutos en cada tiempo. Esto no es fútbol».
Esas palabras rompieron el saludo habitual de los entrenadores antes de los partidos. Bordalás, en el choque de vuelta que se disputó en el Coliseum Alfonso Pérez, no se acercó al entrenador visitante para estrecharle la mano. Fue la última vez en la que ambos se enzarzaron en una disputa dialéctica. Fue el punto más tenso de su ‘relación’.
Después, en cada enfrentamiento que han disputado sus equipos, parece que ha vuelto la cordialidad. El 28 de octubre de 2018, el Getafe ganó 2-0 al Betis y el preparador de los ‘azulones’, que tampoco se saludó con el cántabro, volvió a ser cuestionado por el estado de sus relaciones con su homólogo. «Nunca he hecho ningún comentario al respecto del señor Setién. Solo he defendido a mi equipo», señaló.
En el choque de vuelta, la escuadra madrileña volvió a ganar al Betis, 1-2 en el Villamarín, y Bordalás echó un capote al verdiblanco tras ser cuestionado por los silbidos que recibió de su afición: « Si está aquí es porque nadie le ha regalado nada».
Desde entonces el camino de ambos entrenadores no han vuelto a cruzarse. Hasta el próximo sábado.