scorecardresearch

La Junta exige compensaciones ante la protección forestal

SPC
-

El consejero castellano y leonés reclama que la UE palíe el «déficit» de España en la gestión forestal y llama al dialogo para mejorar la estrategia europea

Juan Carlos Suárez-Quiñones (c), charla con la vicepresidenta Teresa Ribera y otro de los participantes en el Consejo. - Foto: JCYL Ical

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, reclamó a Europa que compense al medio rural por al aumento de la protección sobre los bosques que plantea la futura Estrategia Forestal Europea para 2030, ya que conllevarán una reducción de la actividad económica y el empleo, con un impacto social en el territorio.

Suárez-Quiñones intervino en la sede del Consejo Europeo de Luxemburgo para defender la posición común de las comunidades españolas en relación a la Estrategia Forestal Europea para 2030 ante el Consejo de Ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea (UE).

En ese sentido, expuso que la estrategia no contempla un «equilibrio claro» en el reconocimiento y consideración de los tres pilares de la sostenibilidad que inciden en la gestión forestal. «Nos preocupa la pretensión de implantar una protección estricta del diez por ciento de los bosques, sin prever los recursos que conllevarán», dijo.

«Estamos de acuerdo en la conveniencia de proteger los escasos bosques maduros existentes en Europa, pero demandamos un consenso con Estados y regiones en su definición y caracterización», sostuvo. Por ello, defendió que la sostenibilidad tiene que ser ambiental, pero también económica y social, especialmente en lo que la gestión forestal puede contribuir a la lucha contra la despoblación.

De la misma forma, el consejero exigió a Europa fondos para paliar el «déficit» de España en la gestión forestal avanzada, ante la escasez de financiación para esta materia, con el fin de aplicar un ejercicio de «equilibrio e igualdad» en el marco de la futura Estrategia Forestal Europea para 2030, según informa Ical.

Al respecto, Quiñones explicó que España, a pesar de ser un país forestal, no cuenta con una asignación de fondos en la financiación autonómica adecuada, por lo que estimó que Europa debe articular compensaciones en el caso de España. De hecho, indicó que Castilla y León, la «tercera región europea con más potencia forestal» (5,1 millón de hectáreas), por delante de 17 estados miembros, cuenta con «menores» recursos para estas políticas.

También manifestó la necesidad de que la estrategia respete el principio de subsidiaridad, en particular en la propuesta legislativa de un marco sobre observación de los bosques, la presentación de informes y la recopilación de datos.

Por otra parte, el consejero respaldó la apuesta por la bioeconomía ya que consideró que los bosques y terrenos forestales «pueden hacer una contribución relevante», y valoró el «impulso del uso de madera en construcción y la aplicación del principio de uso de los recursos forestales, así como los no madereros y el ecoturismo».