Fosimpe, excelencia convertida en cenizas

DS/ Ical
-

La planta incendiada en el Polígono de Valverde fue reconocida en 2015 con el premio Sello Real de Paños de la Cámara de Comercio y era aplaudida por su vocación por la internacionalización.

Fosimpe, excelencia convertida en cenizas - Foto: Pablo Martí­n Efe

GALERÍA

Incendio en la empresa Fosimpe, en el Polígono Industrial de Valverde

Ocho horas después de que se hubiera declarado el incendio que sobresaltó a los segovianos, que se habían levantado de la cama con otra cara ante la opción de poder salir a pasear o hacer deporte de forma individual un mes y medio después, el jefe del Servicio de Extinción de Incendios, José Luis del Pozo, calculaba que aún les quedaban "tres o cuatro horas" antes de poder replegarse. Y este domingo aún tendrán que regresar para un último repaso y certificar un trabajo que tuvo en vilo a buena parte de la provincia, testigo de excepción de este suceso por la columna de humo generada, visible a varias decenas de kilómetros. Incluso dos bomberos tuvieron que ser antedidos por un "golpe de calor", uno de ellos con traslado al Hospital General, aunque no tardó en recibir el alta.

Tras de sí quedan las cenizas de una empresa ejemplo durante mucho tiempo de excelencia. De la mano de su 'alma mater', Tomás Quintanilla, recibió en 2015 el premio Sello Real de Paños de la Cámara de Comercio y era aplaudida por el tejido productivo por su capacidad exportadora. Abierta en 2005, Fosimpe se dedica a la compra, venta y clasificación de productos plásticos, así como la gestión de residuos industriales, de unos 5.000 metros cuadrados.

Nació para “regenerar el concepto de gestión de residuos en la provincia de Segovia” y con miras a la explotación de materiales principalmente residuos de plásticos. Actualmente, tiene tres líneas de negocio: gestión de residuos no peligrosos; trading nacional e internacional y prestación de servicios en empresas clientes. De acuerdo a la información de su página web, abrió en 2014 una oficina comercial en Shanghai -el vínculo entre la sede y el mercado asiático, donde se ubican sus principales clientes extranjeros- debido al volumen de negocio alcanzado en trading internacional.

A la izquierda, Tomás Quintanilla, administrador de Fosimpe, en 2015 en la recogida del premio Sello Real de Paños.A la izquierda, Tomás Quintanilla, administrador de Fosimpe, en 2015 en la recogida del premio Sello Real de Paños. - Foto: Alberto Benavente Ical

Su nave que prendió este sábado en la calle Chopo del Polígono Industrial Nicomedes García de Valverde del Majano almacenaba principalmente cartón y plástico, materiales inflamables que dificultaron la extinción. Más allá de los dos bomberos mencionados, no hubo que lamentar daños personales y se trabajó para que el fuego no se extendiera a las empresas colindantes. Se desconoce el origen de lo ocurrido, aunque ya está bajo investigación.