La lucha antiincendios sube a 4.544 efectivos por el riesgo

SPC
-
Equipos de extinción de incendios trabajan en un siniestro en Hoyos de Pinares (Ávila) a principios de junio - Foto: Ical

En los cinco primeros meses del año se registraron 846 fuegos, el doble que el cursp pasado, mientras que los conatos se incrementaron un 66 por ciento

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, presentó ayer el operativo contra los incendios forestales para este verano, en una campaña de «elevado riesgo» que dependerá del comportamiento meteorológico, para la que se incrementan los medios personales y materiales en la lucha contra el fuego, de manera que habrá 4.544 efectivos, lo que supone sumar 175 personas respecto al año pasado y 415 desde el inicio de la legislatura, en 2015.
Suárez-Quiñones puso de relieve que todo está preparado para el arranque de la campaña estival, que inicialmente irá desde el 1 de julio hasta el 30 de septiembre, meses en los que el operativo se encuentra «en su nivel máximo», aunque quiso dejar claro que el dispositivo es anual, a pesar de tener «su máxima dotación y personal en verano».
Más de la mitad (2.585) de los 4.544 profesionales del operativo son trabajadores públicos de la Junta entre ingenieros, agentes medioambientales y forestales o celadores y personal fijo discontinuo de centros de mando, torres de vigilancia y autobombas. Otros 519 empleados integrarán las cuadrillas helitransportadas, 1.232 irán a cuadrillas para tratamientos selvícolas y 208 estarán en tripulación de medios aéreos y retenes de maquinaria.
En cuanto a los medios materiales destacan 215 puestos y cámaras de vigilancia, 188 autobombas y 125 pick-up con depósito, 201 cuadrillas (126 terrestres y 75 helitransportadas), 26 helicópteros, cinco aviones y 25 retenes de maquinaria.
Entre las novedades, este año se amplía el tiempo de la aeronave en la coordinación hasta cuatro meses y medios, el establecimiento de doble turno en todas las brigadas helitransportadas, además de una Elif autonómica operativa la mayor parte del año. También hay dos cuadrillas de tratamientos silvícolas más en León y Zamora hasta alcanzar las once y se colaborará con el Ministerio de Defensa con medios terrestres en Burgos, León y Valladolid y una máquina en León.

más tecnología. Con respecto a los medios tecnológicos, este año habrá nuevas tablets que facilitarán información, un módulo de mensajería, así como mejoras en el sistema de perimetración y la aplicación informática de seguimiento de incendios. A ello se añadirá la colocación de 10 cámaras de vigilancia más, que se suman a las 10 existentes.
El operativo de la Junta tiene un compromiso de colaboración recíproca con las comunidades autónomas limítrofes y con Portugal. De esta manera, los medios de Castilla y León participaron en 2018 en 496 intervenciones fuera de sus competencia en favor de las entidades locales al ser en terreno no forestal, así como en 33 intervenciones en otras comunidades y Portugal.

Incendios y conatos

Por otro lado, el consejero cifró en 846 el número de incendios registrados hasta finales de mayo, lo que supone «más del doble que en el mismo periodo de 2018», aunque también incrementó en un 66 por ciento el número de conatos, lo que deja ver que «el operativo es eficaz, llega inmediatamente y apaga los incendios para que no pasen de conatos».
De esta manera, la superficie arbolada afectada fue de 657 hectáreas, por debajo de la media de decenio que es de 720 hectáreas, y la superficie forestal de 4.728 hectáreas, también inferior a la media.
Sin embargo, Suárez-Quiñones resaltó que ahora llega el peligro alto «con gran sequedad y elevado riesgo» que dependerá mucho del comportamiento de la meteorología durante los próximos meses, lo que deja perspectivas de un «verano con baja humedad en el suelo y en el ambiente donde los incendios crecerán rápido», según informa Ical.
Prevención

El consejero recomendó a la población la necesidad de «extremar las precauciones para esta campaña» y pidió que se eviten las acumulaciones de combustible en el entorno de zonas habitadas, segando y desbrozando la vegetación que ya está agostada.
El consejero insistió en la importancia de la colaboración ciudadana para poder «identificar y detener» a los autores de incendios.