Sobriedad y elegancia para vestir la noche

Agencias
-
Sobriedad y elegancia para vestir la noche - Foto: ZIPI

La alta costura de Hannibal Laguna destaca por las líneas puras, Roberto Torretta presenta diseños muy funcionales y Ágatha Ruiz de la Prada exhibe sus habituales figuras geométricas

Sin demasiadas sorpresas transcurrió la cuarta jornada de la 70 edición de la pasarela madrileña Mercedes-Benz Fashion Week en cuestión de diseños. Fueron las creaciones de Duyos y Roberto Diz las que dieron la vistosidad por la mañana, en la que también se rindió un cálido homenaje a Leonor Pérez Pita -Cuca Solana- la fundadora de la pasarela que falleció en el mes de marzo.
La arquitectura y la exuberante naturaleza costarricense son las que han inspirado a Juan Duyos para construir sobre telas exquisitas una colección de colores impactantes, con rojos intensos, clorofila en blusas y verde agua en pailletes de vestidos y camisolas. Con un respeto absoluto a la cultura de Costa Rica, Duyos trasladó esa «riqueza artística de una manera muy personal» a las prendas.

Sobriedad y elegancia para vestir la noche


Roberto Diz también se inspiró en otro país, en este caso, en las luces y la sombra que le transmiten su querido Portugal. «Yo nací en una pueblo justo en la frontera y me siento parte de las dos culturas», por ello ha querido rendirle homenaje: un desfile. Singulares piezas de orfebrería de anticuarios portugueses, elaboradas por artesanos del país han viajado hasta sus vestidos en forma de lazos y cruces que se incorporan a las prendas.  Por su parte, los modistos de la tarde no defraudaron. Hannibal Laguna mostró su costura de líneas puras, Agatha Ruiz de la Prada su universo creativo de color y Roberto Torretta una sastrería funcional. 

Sobriedad y elegancia para vestir la noche


Más de tres décadas lleva Hannibal Laguna cosiendo vestidos. El venezolano, en esta nueva colección, continúa la línea anterior y apuesta por una explosión de color. Destacan los vestidos de noche con bordados tridimensionales, llenos de volúmenes y con contenidas transparencias que dejan al descubierto escotes y espaldas.
 Una explosión de fuerza y de color con la que siempre arroya el universo de Ágatha Ruiz de la Prada, que presentó una colección «muy ponible» y «muy larga», con más de 70 salidas que, como siempre, desprende a raudales grandes dosis de «diversión». Rosa chicle o amarillo vertebran la propuesta que presentó en la pasarela madrileña. 
Como contrapunto a tanta energía, Roberto Torretta hizo de la sobriedad su eje con un trabajo en el que resalta la «continuidad» de la colección anterior, con una «sastrería masculina» muy presente, propuestas en las que abunda la superposición, explicó al cierre de la pasarela el propio diseñador.  

Sobriedad y elegancia para vestir la noche