scorecardresearch

Riaza, otra 'x' en un caso dramático

Nacho Sáez
-

La madre del menor con discapacidad que lleva desaparecido cerca de dos meses fue vista sola en el municipio segoviano horas antes de confesar que lo había arrojado a un contenedor.

Antonio David Barroso Díaz y su madre, Macarena Díaz. - Foto: DS

Esta próxima semana se cumplirán dos meses desde que Antonio David Barroso Díaz fue visto por última vez. Estaba junto a su madre en un hotel de Talavera de la Reina (Toledo), a casi quinientos kilómetros de su casa en Morón de la Frontera (Sevilla). Después se pierde la pista de este adolescente de 15 años con discapacidad –necesita una silla de ruedas para desplazarse–, pero de la investigación abierta por las fuerzas y cuerpos de seguridad no han dejado de trascender detalles que multiplican el dramatismo del caso y al mismo tiempo también su complejidad. Un escenario en el que el municipio segoviano de Riaza se ha convertido en la nueva 'x' por despejar para los investigadores.

Según ha podido confirmar esta redacción, la madre del menor estuvo en Riaza horas antes de que la Guardia Civil la detuviera a 35 kilómetros en una gasolinera de la A-1, aún en la provincia de Segovia. Macarena Díaz se presentó de madrugada en un hotel del municipio riazano, según captaron las cámaras de seguridad. «Lo hemos sabido por las cámaras porque llamó pero cuando mi marido bajó a la recepción ya no estaba», cuenta la responsable del establecimiento, que prefiere no desvelar su identidad. La Guardia Civil les ha pedido las grabaciones, en las que según indica se puede apreciar que la mujer estaba sola y que acto seguido se montó en una ranchera blanca en la Plaza Mayor de Riaza y se marchó. «No llegamos a hablar con ella, lo hemos visto en las cámaras. Pero nosotros no queremos figurar para nada», insiste esta empresaria hostelera.

Macarena ha vuelto a Morón de la Frontera. Allí la captaron la semana pasada cámaras de 'Telecinco', que asegura que realiza una vida normal en su pueblo. El mutismo que han mantenido desde el primer momento en torno a este caso el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Morón de la Frontera, la Policía Nacional y la Guardia Civil dificulta la comprensión de las decisiones tomadas en las últimas semanas. En la gasolinera de la A-1, la madre de Antonio David Día Barroso confesó que se le había muerto y que había arrojado su cuerpo a un contenedor de Madrid, pero después ha ofrecido otras versiones. Las patologías psiquiátricas que tiene diagnosticadas enredan todavía más la resolución de la investigación, declarada además secreta.

Plaza Mayor de Riaza.Plaza Mayor de Riaza. - Foto: Eduardo Margareto/ Ical

De la gasolinera fue trasladada directamente al Hospital General de Segovia, donde ingresó a causa de un brote psicótico. En estas semanas también ha pasado por la unidad de psiquiatría del Hospital Virgen de Valme de Sevilla, según ha informado la Agencia Efe, pero el Juzgado de Primera Instancia e  Instrucción número 2 de Morón de la Frontera la mantiene en libertad provisional con cargos. Una situación procesal durante la cual el perfil de Facebook de Macarena ha incorporado dos nuevas fotografías junto a su hijo que, además, cuentan con varios comentarios. «Que bonira eres hija. Y más bonita tienes el alma. Te quiero mucho prima. Y David precioso», la escribía hace dos semanas una familiar. Incluso ella misma publicó un mensaje –que luego borró– en el que decía que Antonio David había muerto en sus brazos el 10 de septiembre.

El padre del menor, del que está separado y con el que comparte otra hija ya mayor de edad, ha criticado su puesta en libertad. «No entiendo cómo la, en teoría, asesina confesa de mi hijo está en libertad tomando café, paseando y comprando como si no hubiera pasado nada. No entiendo cómo puede estar tan tranquila. No entiendo nada, yo estoy que no vivo, no descanso, no tengo paz», ha dicho en un mensaje enviado a la periodista Rocío Romero, de 'El programa de Ana Rosa'. La búsqueda continúa. Según publicó este miércoles 'Abc', los investigadores han parcelado y paralizado los residuos del vertedero madrileño de Valdemingómez de los días anteriores y posteriores a la desaparición de Antonio David.

Esos trabajos se han extendido también al vertedero de Pinto, pero las semanas pasan sin que haya novedades. En medio de este angustioso dispositivo, la Policía Nacional localizó en un contenedor de basura de Morón de la Frontera pocos días después de la desaparición el teléfono móvil de Macarena, del que podría haberse deshecho con el objetivo de no ser rastreada. Fue descubierto «relativamente cerca del domicilio de la madre» y con la pantalla fracturada, lo que ha dificultado a los investigadores analizar el contenido del terminal para intentar avanzar en las pesquisas. Ese rastreo de sus movimientos se ha encontrado con otros obstáculos. Por ejemplo, según señala 'El Confidencial', que Macarena cobró 5.000 euros de las claúsulas suelo y realizó varias retiradas de dinero en efectivo. Muchas incógnitas están aún por despejar.