La venta de pisos vuelve a cifras de hace una década

D. A.
-

Segovia marca el mejor dato de compraventa de viviendas usadas en diez años, pero también el peor en cuanto a las nuevas, que sólo representan una de cada diez transacciones inmobiliarias

La venta de pisos vuelve a cifras de hace una década

Poco a poco, el mercado de la vivienda va recuperando pulso. Todavía quedan muy lejos las cifras de los tiempos de burbuja y bonanza, por suerte o desgracia, pero también los de mayor depresión. Los datos publicados esta semana por el Instituto Nacional de Estadística (INE) reflejan que en la provincia se contabilizaron 1.681 compraventas a lo largo de 2018, un 14,1% más (+209) que en 2017 (1.471). 
En términos porcentuales, Segovia registró el segundo mayor incremento interanual de Castilla y León, superado sólo por el de Ávila (14,3%), si bien en términos absolutos la provincia vecina tuvo bastante menos actividad, al contabilizar 1.298 compraventas. Superó con claridad el aumento medio autonómico (9,3%) y el nacional (10,1%). Y sobre todo, hablando ya de nuevo en términos absolutos, las 1.681 operaciones de compraventa contabilizadas en 2018 representan el mejor dato de la provincia en ocho años, desde que se firmaran 1.685 en 2010.
Lo que no se recupera todavía es el mercado de vivienda nueva. Antes al revés, ya que nueve de cada diez compraventas correspondieron a usadas. El año pasado se construyó muy poco (aunque el ritmo va al alza en el arranque de 2019) y de las citadas 1.681 viviendas que se vendieron, sólo 179 (10,64%) eran de nueva construcción, el peor dato de toda la serie estadística del INE, que se remonta a 2007. Y es que fueron menos que en 2017 (231), 2016 (220), 2015 (189), 2014 (306), 2013 (276), 2012 (452), 2011 (582), 2010 (614), 2009 (484), 2008 (692)... Es justo la tendencia contraria de las viviendas usadas, ya que las 1.536 que se vendieron en 2018 son un 24,25% más (+261) que en 2017 (1.241) y representan el mejor dato en una década, desde las 1.577 compraventas de vivienda usada de 2008.
Tampoco tiene nada que ver el mercado inmobiliario provincial de hoy con el de antes de la crisis. En 2007 se cerraron 3.136 compraventas, casi el doble que en el relativamente positivo 2018, y además la cantidad de viviendas nuevas que se transmitieron entonces (748) cuadruplica las del último año (179). Fue también a partir de entonces cuando las cifras se empezaron a desplomar: de un año para otro el bajón de compraventas fue del 27% (2.269 en 2008); al siguiente, la caída se agravó hasta el 34% (1.491 en 2009), y después de sucesivos altibajos en los siguientes ejercicios, se tocó fondo en 2013 con 1.011 compraventas. Es el año que marca el punto de inflexión, ya que a partir de entonces la actividad del sector inmobiliario de la provincia no ha hecho más que crecer. Así, 2018 ha sido el quinto año consecutivo de progresiva recuperación, pero todavía con el debe de la falta de oferta de vivienda nueva, que en 2010 llegó a copar el 36% de las compraventas, más del triple que ahora.