Segovia vuelve al mapa nacional de la cultura

D. A.
-
El Observatorio de la Cultura de Fundación Contemporánea sitúa el Hay Festival en el sexto puesto del ranking regional de eventos e instituciones culturales. En la imagen, la jornada inaugural de una edición pasada del Hay Festival - Foto: Diego de Miguel

Fundación Contemporánea la sitúa en el puesto 23 de su ranking, pero también es la primera entre las localidades con menos de 100.000 habitantes y se sitúa por delante de otras que multiplican su población hasta por seis

Fundación Contemporánea analiza la oferta cultural en España desde 2008 y Segovia sólo había aparecido una vez en la lista de localidades más apreciadas por la calidad o la innovación de sus propuestas (18ª en 2015), hasta que este mes se ha publicado el informe que evalúa 2018. Regresa en una posición modesta sobre el papel, vigésimo tercera, aunque mejora la media con solvencia y conviene detenerse en la metodología utilizada para valorarla. Según precisan a El Día desde Fundación Contemporánea, el ranking del Observatorio de la Cultura ha sido elaborado a partir de las respuestas de 336 «expertos de primer nivel» a la petición de que citaran un máximo de diez localidades (capital, ciudad o pueblo) que considerasen que destacaron en 2018 por la calidad o innovación de su oferta cultural. Contestaron escritores, artistas, directores de cine y teatro, actores, músicos, arquitectos, responsables de fundaciones, directores de museos, editores, productores, promotores, galeristas... La puntuación de cada ciudad depende del porcentaje de cuestionarios en los que saliera citada y Segovia ha alcanzado un 3,8%, dato que también parece bajo, pero no puede obviarse el peso de su población y su consecuentemente limitada capacidad económica para potenciar la cultura. Porque cantidad nunca asegura calidad, pero ayuda.
De hecho, siete de las diez ciudades más valoradas en el ranking cultural están entre las diez más pobladas, y así copan las primeras posiciones Madrid (92,5%), Barcelona (64,5%), Bilbao (61%), Valencia (42,1%), Málaga (40,9%)... Hay brillantes excepciones como SanSebastián y Santander, que siendo vigésimo primera y vigésimo cuarta por población aparecen como séptima y octava en el Observatorio, y Segovia también sortea el hándicap demográfico al quedar por delante de ciudades que hasta sextuplican su población (caso de Alicante). Con apenas 51.000 habitantes, es la localidad más valorada por su cultura entre las que no llegan a 100.000 y se sitúa también por delante de Burgos, Toledo, Logroño, Las Palmas, Cuenca o Córdoba, aparte de otras ciudades de gran tamaño que ni aparecen entre las 32 que conforman el ranking, como Santa Cruz de Tenerife, Castellón, Albacete o cualquier capital andaluza menos Málaga, Sevilla y Granada. Dentro de Castilla y León, por delante de Segovia están Salamanca (22ª, con un 4,4% de menciones), León (17ª y 5,7%) y Valladolid (10ª y 9,1%).
Por otro lado, el Observatorio de la Cultura elabora rankings regionales en los que expertos de cada Comunidad citan un máximo de diez instituciones o acontecimientos culturales que consideran más destacados de 2018, y ahí está el Hay Festival Segovia, que sube tres puestos para situarse en sexta posición al salir en el 19% de los cuestionarios. También toca detenerse en este caso en la peculiaridad de la metodología, ya que por ejemplo compite en la misma categoría que el Museo de Arte Contemporáneo de León, número 1 regional, que tiene todo el año para brillar y un presupuesto millonario, frente a las apenas seis jornadas de charlas del Hay, que recibe 60.000 euros del Ayuntamiento. En segundo lugar va la Seminci, seguida del Museo de la Evolución Humana de Burgos, la Feria de Teatro de Castilla y León y Las Edades del Hombre de Aguilar de Campoo. La nota negativa en esta clasificación es Titirimundi, que sorprendentemente se queda fuera tras dos años seguidos en la sexta posición regional, y Segovia no logra colocar ningún evento entre los 65 que conforman el ranking nacional, donde el Hay llegó a ser 49ª en 2016. Aunque la ciudad, en conjunto, puede presumir de salir en un mapa cultural que deja fuera a otras ciudades que multiplican su población.