Un Gobierno PSOE-IU en minoría y apoyos puntuales de Podemos

D. A.
-
Clara Luquero y Ángel Galindo salen del Ayuntamiento para explicar el acuerdo alcanzado entre PSOE e IU.

El PSOE gana estabilidad para gobernar en Segovia gracias a su pacto con IU, aunque el que ha firmado con Podemos-Equo solo le asegurará mayorías absolutas para sacar adelante los puntos concretos acordados

El Partido Socialista gobernará Segovia en coalición con Izquierda Unida y con apoyos puntuales de Podemos-Equo, según los acuerdos bilaterales confirmados este jueves. Los dos concejales de IU asumirán hasta cuatro áreas de gobierno en total: Medio Ambiente y Juventud para Ángel Galindo y Servicios Sociales y Educación para Ana Peñalosa; así como la tercera tenencia de alcaldía. El resto de áreas se las repartirán los diez concejales socialistas, si bien la alcaldesa, Clara Luquero, no desvelará cómo las asigna hasta el comienzo de la próxima semana. Y el concejal de Podemos-Equo, por su parte, se quedará en un punto medio entre el equipo de Gobierno y la oposición desde el que cuenta con facilitar una mayoría progresista sin comprometer su autonomía más allá de los puntos que recoge su pacto con el PSOE.

El nuevo equipo de Gobierno tendrá así en realidad el mismo peso que el del mandato anterior, al estar integrado por 12 de los 25 concejales de la Corporación municipal, con la clara diferencia de que en lugar de 12 ediles socialistas serán diez más los dos de IU. Y el décimo tercero que se alinee con más frecuencia en las votaciones, por evidente afinidad, será Guillermo San Juan, pero sin garantizar apoyo incondicional. De hecho, preguntado por El Día acerca de cuál será su postura a la hora de votar los presupuestos municipales de cada año, el edil de la formación morada matizó que «dependerá en buena medida de que las propuestas de Podemos-Equo se vayan incluyendo en las cuentas, y habrá que analizarlas en su conjunto, de todas formas».

IU, además, aunque no tendrá la libertad de Podemos-Equo, tampoco piensa renunciar a mantener cierta autonomía. El Plan Especial de Áreas Históricas (Peahis) es el caso más evidente y Galindo y Peñalosa tienen claro que votarán en contra de su aprobación por considerar, como ha considerado siempre su formación, que fomenta la especulación por un incremento excesivo de edificabilidad y desprotege zonas o elementos de valor, caso del paseo del Salón o el chalé de Villa Estrella.

Pero el jueves, víspera de la investidura de Luquero en el inicio de un nuevo mandato, los líderes de las tres fuerzas de izquierdas, obviamente, valoraron las cosas que les unen por encima de las que pudieran separarles en el día a día.

Podemos-Equo ya ratificó el acuerdo el miércoles en una consulta que, según San Juan, obtuvo el respaldo del 85 por ciento de los inscritos que participaron en ella. IU hizo lo propio con su pacto a última hora de la tarde de este jueves, con un resultado de 43 votos a favor (72 por ciento), 14 en contra y tres abstenciones, y el PSOE también aprobó ambos pactos en asamblea.

El tiempo dirá, en cualquier caso, pero se perfila un pleno claramente partido por la mitad, con PP y Cs a un lado, PSOE e IU al otro y Podemos-Equo siendo decisivo en cada votación con un solo concejal, aunque los primeros meses apuntan a que el equipo de Gobierno sacará adelante sus proyectos sin problema, incluidas las ordenanzas fiscales en otoño y más adelante los presupuestos del próximo ejercicio, por la propia inercia de los pactos recién cerrados.

«Está claro que los ciudadanos nos dejaron un mensaje rotundo en las pasadas elecciones», destacó Luquero, acompañada por Galindo, en una convocatoria «urgente» de prensa para informar del pacto PSOE-IU a las puertas del Ayuntamiento. «Nos dijeron que era necesario llegar a acuerdos y que para componer una mayoría que diera estabilidad al Gobierno municipal había que buscar puntos de encuentro con todas las fuerzas progresistas». Galindo también se declaró «ilusionado» por la firma de un acuerdo «bastante ambicioso, progresista y de izquierdas».

De los 42 compromisos que constituyen el pacto PSOE-IU, destaca la apuesta por impulsar la construcción de vivienda de protección en zonas como el antiguo cuartel de bomberos y, como añadió Luquero, también en el antiguo Regimiento, entre otras. Sobre el nuevo servicio de transporte urbano, se estudiarán «medidas de mejora en cuanto a frecuencias, necesidades de los barrios y criterios de sostenibilidad». Hay intención de «trabajar con las compañías eléctricas y de telecomunicaciones para llevar a cabo un plan para eliminar el cableado de las fachadas», así como de «avanzar en la rehabilitación integral de Daoiz» y en la reducción del tráfico privado no residente en el casco histórico. Medidas que en algunos casos ya preveía el PSOE, pero no en todos.  Hay concesiones a IU como la incorporación de cláusulas sociales en la contratación municipal para dar prioridad a los criterios de mejora de empleo, medioambientales o de igualdad de género, o el compromiso de estudiar la remunicipalización (recuperación de gestión directa o desprivatización) de servicios como los de la ORA, la grúa, la Escuela de Educación Infantil La Senda o la ayuda a domicilio. Además, IU y Podemos han coincidido en plasmar en sus acuerdos la creación de una plataforma municipal de venta online, si bien en el caso de la formación morada se concreta esa medida en una plataforma de comercio; y también coinciden las dos fuerzas minoritarias en plasmar el compromiso por el fomento de la vivienda protegida, que en cualquier caso también lo tenía previsto el PSOE en su programa electoral. No en vano, el propio Galindo señaló que los 42 compromisos del pacto PSOE-IU son «una declaración de intenciones», y muchos plantean objetivos abiertos que sólo se acabarán de concretar en el día a día.

Sobre el pacto PSOE-Podemos, Luquero destacó que «es un documento muy completo pero realizable», y San Juan se declaró «satisfecho» tras haberse centrado «en los elementos de consenso». «Hemos dejado fuera del acuerdo todas aquellas líneas políticas de Podemos-Equo en las que nos vamos a mostrar mucho más autónomos, y hemos metido dentro del acuerdo aquellos elementos de consenso que entendemos que eran fundamentales para nuestros barrios, el pequeño comercio, para ir avanzando en la transición energética... Es un acuerdo sencillo y perfectamente realizable», coincidió en apuntar.

Entre las medidas más destacadas está la de canalizar 200.000 euros al año en productos para familias desfavorecidas que se adquirirán en el pequeño comercio, aparte de otras como acondicionar mejor la antigua cárcel para conciertos, y diversas actuaciones en barrios que Podemos-Equo considera «deficitarios» de inversiones: en San Millán, la reforma de la plaza de la Morería; en San Lorenzo, ampliar la pista polideportiva situada detrás de la calle Las Nieves; en Hontoria, un «espacio infantil y recreativo» en el ‘Prado de la Sarna’; y en Nueva Segovia, un «estudio competencial» para desarrollar una intervención integral en la plaza Gustavo Adolfo Bécquer, así como la «dinamización» de la zona del lago Alonso. Medidas, en resumen, que deben ir implementándose a lo largo de un nuevo mandato que arranca estable para el PSOE, aunque no por ello podrá dejar de velar por que esa estabilidad se mantenga.

Clara Luquero y Guillermo San Juan salen del Ayuntamiento para explicar el acuerdo alcanzado entre el PSOE y Podemos-Equo
Clara Luquero y Guillermo San Juan salen del Ayuntamiento para explicar el acuerdo alcanzado entre el PSOE y Podemos-Equo