La Policía Local ajusta servicios para asumir 18 vacantes

D. A.
-
La Policía Local ajusta servicios para asumir 18 vacantes - Foto: Rosa Blanco

La grúa sólo actuará 'por encargo', sin patrullar, la Policía de Barrio se reduce y se retiran agentes asignados al Consistorio, Servicios Sociales e instalaciones deportivas

La Policía Local de Segovia soporta en estos días el mayor agujero de plantilla que va a tener en su año más difícil en lo que a recursos humanos se refiere. Once de las trece bajas por jubilación que debe encajar a lo largo de 2019 ya se han producido. Diez se fueron a finales de enero y el undécimo debía hacer lo propio el 15 de febrero, pero en la práctica ha dejado de trabajar antes por descansos que tenía pendientes. Contando además que la plantilla tiene 107 plazas pero arrancó el año con siete vacantes, el agujero ha alcanzado así los 18 efectivos, cifra que se rebajará a 16 cuando se incorporen, en principio esta semana, los dos agentes que recurrieron las oposiciones de 2016 ante los tribunales y que finalmente han logrado plaza.
Con fecha 31 de marzo se producirá la decimosegunda baja por jubilación, de modo que el déficit se elevará a 17 agentes hasta que el próximo mes de julio se incorporen seis de prácticas que no podrán asumir las funciones de los veterano, pero al menos les podrán acompañar para armar patrullas. Y el 11 de octubre se producirá la decimotercera y última jubilación del año, mientras se tramita en paralelo una convocatoria de 13 o 14 plazas, pero en ningún caso se podrá paliar el déficit de plantilla como poco hasta bien entrado 2020. Para ese año, por cierto, se prevén dos jubilaciones.
La sangría en las plantillas de los cuerpos locales de Policía está siendo más que notable en toda España. Las hay que se van a quedar con menos de la mitad de las plazas que tienen creadas, mientras la pérdida de Segovia se queda en un 17% por el decreto que aprobó el Gobierno a finales de 2018 para aprobar el adelanto de la edad de jubilación a los 59 años para aquellos agentes que sumen 37 cotizados. Es un derecho que se les reconoce en respuesta a una vieja reivindicación que no hace más que equipararles a otras fuerzas de seguridad, pero eso está suponiendo que en un solo año se vayan de golpe los que debieran haberse marchado en seis.
Y en estas circunstancias, con semejante agujero en la plantilla, es más que obvio que en Segovia se va a notar sobre todo en los próximos meses, hasta el verano. Lo esencial estará cubierto, se ha dado prioridad al refuerzo de noches y fines de semana, y no debe olvidarse que la seguridad de la ciudad es competencia del Cuerpo Nacional de Policía. Pero se va a notar.
Después de los movimientos internos por cambios de secciones para cubrir las que se consideran prioritarias, la grúa, por ejemplo, se ha quedado sin agente asignado. Eso no significa que no la vaya a haber, sino que funcionará a requerimiento. Es decir, que no saldrá a patrullar porque el conductor, empleado de la empresa adjudicataria de la ORA, ya no estará acompañado en todo momento por un agente, y en todo caso acudirá cuando sea solicitado su servicio para una incidencia concreta. Así es como venía funcionando ya la grúa en noches o fines de semana, aunque hubo tiempos en que este servicio tuvo hasta tres policías.
Por otro lado, el Ayuntamiento también se ha quedado sin el agente que tenía asignado para la entrada del edificio de la Plaza Mayor, igual que ha sucedido también con el de la sede de Servicios Sociales, en la calle Marqués del Arco; o con el que tenía el Instituto Municipal de Deportes para cubrir también funciones en instalaciones deportivas, plaza que se queda vacante en favor del control de la zona del Acueducto.
La sección que sí se mantiene finalmente es la de Policía de Barrio, a pesar de que en la propuesta inicial de reorganización del servicio que diseñó la jefatura se contemplaba su supresión. Aunque su capacidad de cobertura se verá mermada, entre otros motivos, porque las áreas de acción de los agentes serán más amplias.
«Con la reorganización se intenta minimizar el problema, pero está claro que paliarlo por completo es imposible», apunta el delegado sindical de CSIF, Ángel González. «De lo contrario, sería señal de que teníamos una plantilla sobredimensionada, lo cual desde luego que no es así». Muy lejos quedan, de hecho, los 131 agentes que se marcó como objetivo en el Plan Director de Policía Municipal que se redactó para el periodo 2006-2010. «Cualquier eventualidad se va a notar, desde luego. No puedes dar la misma cobertura y tiempo de respuesta en estas circunstancias y en los grandes eventos nos tendremos que multiplicar y habrá menos descansos», por las extras voluntarias que se hagan.
«Los cambios son recientes y aún nos estamos acoplando», añade Ismael Concepción, representante del sindicato SPPME-CyL. «Está claro que no puede ser lo mismo, pero entendemos que la profesionalidad de cada componente paliará en gran medida la falta de efectivos, y veo incluso más urgente la necesidad de mejora en medios materiales y en salarios, que son los más bajos de los cuerpos locales en capitales de Castilla y León». En este sentido, denuncia que «la inversión en la Policía Local de Segovia es cero desde hace muchos años», que la flota de vehículos está obsoleta, e incluso asegura que «hay agentes segovianos opositando para otras plantillas». «Eso no lo había visto nunca en más de 20 años, pero las condiciones aquí son penosas en comparación con otras capitales y los hay que están intentando marcharse a provincias limítrofes», recalca. Aunque, de momento, lo que ya hay es un notable déficit de plantilla que sobrellevar.