Bandomovil: órdago a la brecha digital

Nacho Sáez
-
Miguel González Aranda, codirector de Bandomovil. - Foto: Rosa Blanco

La aplicación Bandomovil, creada por dos vecinos de Coca, ya permite a más de 800 ayuntamientos tener una comunicación instantánea con sus habitantes a través del teléfono móvil.

La pantalla del teléfono se ilumina y aparece un mensaje. El Ayuntamiento de Mozoncillo ha publicado un bando en el que advierte de la obligación de sellar los pozos o perforaciones que se encuentren semienterrados, abandonados o en desuso. Apenas han pasado unos minutos desde que el alcalde, Jesús Martín Herranz, lo ha firmado y la mayoría de los vecinos del municipio ya conocen su contenido, gracias al proyecto innovador que pusieron en marcha Miguel González Aranda y Sara Catalina hace ahora un lustro. En su ‘nube’ caben ya más de 800 ayuntamientos que, a través de una aplicación para móviles, han conseguido reducir la brecha digital entre las ciudades y el medio rural.
«Cuando empezamos nos encontramos con el problema de que en muchos pueblos no había cobertura o Internet. Ahora la situación es cada vez mejor», cuenta él, formado en Administración de Sistemas Informáticos. Acude solo a la entrevista que le realizan en La 8 de Segovia, pero no se olvida de su socia, que es ingeniera superior de Montes. Los dos nacieron en Coca, donde también se manifiesta el creciente éxodo de la población desde el campo a zonas urbanas. Acercar sus pueblos a aquéllos que viven en las ciudades y que sólo regresan los fines de semana o en vacaciones está en el origen de Bandomovil, que así se llama esta ‘app’. 
Los bandos municipales, avisos, anuncios o la programación cultural de los municipios que ya se han unido –27 en Segovia, mirar tabla– están a disposición de los vecinos en sus móviles de manera gratuita. Basta con descargarse la aplicación  (disponible en iOS y Android) y buscar el pueblo que se desee. Asociaciones, clubes deportivos y ONGs también están presentes en este universo, de fácil manejo tanto para administradores como usuarios. «Es muy intuitivo. Tuvimos en cuenta que a lo mejor muchos ayuntamientos pequeños no están familiarizados con las nuevas tecnologías y cualquiera que lo pruebe se va a dar cuenta de que es muy sencillo de usar», apunta González Aranda. Tiene múltiples utilidades además de las ya mencionadas. Posee, por ejemplo, una agenda que muestra los próximos eventos del municipio o asociación en cuestión, a los que también se les ofrece la opción de que suban las direcciones de correo electrónico de vecinos y socios para que estos reciban en su ‘e-mail’ al instante la información que publiquen en Bandomovil.
En desarrollo se encuentra la función para WhatsApp, Sms y Telegram, según desvela González Aranda, quien repasa cómo ha sido el crecimiento de la aplicación: «Al principio fue un ‘boom’ porque muchos ayuntamientos no tienen página web. Luego se han unido más progresivamente». Las tarifas son anuales y varían en función del número de habitantes del municipio, aunque cuentan además con una ‘rama solidaria’ para ONGs de carácter gratuita, a la que una de las últimas organizaciones en incorporarse ha sido Cáritas Segovia. «Pensamos que el mundo sería un lugar mejor si cada persona, empresa o multinacional compartiera un poquito de eso que sabe hacer sin esperar nada a cambio», afirma el codirector de Bandomovil, que también da soporte a otras ONGS como Unicef o Save the Children.
A estas, sus ‘seguidores’ disponen de la opción de enviarles propuestas, al igual que a los ayuntamientos. Una herramienta muy útil para que los ciudadanos denuncien actos vandálicos o deficiencias en el mobiliario urbano o en el estado de las calles. El sistema geolocaliza el lugar desde el que se ha enviado la información y la gestiona de manera privada. No puede ser vista por los usuarios. En este punto radica una de las claves del éxito de la aplicación, pionera en nuestro país. «Lo que hicieron la mayoría de ayuntamientos en su momento fue crearse perfiles de Facebook para colgar ahí toda la información del municipio. Después muchos alcaldes nos han dicho que se arrepienten de haberlo hecho porque les cuesta un mundo gestionar los comentarios que pone la gente y les genera bastantes problemas», disecciona González Aranda.
Precisamente uno de los retos que la revolución digital plantea a la sociedad es el correcto uso de las redes sociales, y en Bandomovil se pone en juego la reputación de las instituciones que cuentan con su propio canal. «Siempre les dejamos claro que nosotros no nos hacemos responsables de lo que publiquen porque lo que ocurre en muchos ayuntamientos es que se reparten las tareas. Uno se encarga de cultura, otro de deportes, otro de turismo... Y hay que tener cuidado con lo que se sube», reflexiona el propio González Aranda. Las ventajas superan a los inconvenientes, no obstante, y de la mano de esta aplicación han conseguido reducir la brecha digital al menos un poco.

Órdago a la brecha digital
Órdago a la brecha digital