Los nuevos autobuses urbanos de Segovia arrancan bajo lupa

D. S.
-

La renovación del transporte urbano no se libra del ojo crítico de los usuarios, que van con lupa en casi todos los sentidos, por letra pequeña en las marquesinas donde ya se han puesto unos horarios que no están en todas y presentan algunos errores

La información de los horarios de las líneas 11 y 12, en dos folios pegados a la marquesina de la parada de Guiomar, en una imagen tomada este lunes por la mañana.

Ni una pega, de momento, a los autobuses urbanos nuevos que han empezado a rodar este lunes por las calles de Segovia, aunque no se puede decir lo mismo sobre el servicio en general. El salto de calidad que representan los vehículos recién estrenados parece indiscutible, pero los ciudadanos han puesto la lupa sobre los cambios de paradas y horarios de paso. Lupa en casi todos los sentidos, porque el tamaño elegido para la letra de la información en los postes está dando que hablar, aparte de que obligan a agacharse para leer por la parte más baja. La alcaldesa, Clara Luquero, ya reconocía por la mañana que la letra es demasiado pequeña y se piensa cambiar. Y en cuanto a las paradas, la supresión de la de Correos (ahora toca subir a Colón o bajar a los juzgados), por ejemplo, ya ha sido objeto de críticas por parte de algunos usuarios.

Por otro lado, a pesar de que el Grupo Avanza trabajó también durante el fin de semana en la readaptación de las marquesinas y la idea era que el lunes arrancara el servicio al 100% (lo reiteró la concesionaria al final de la semana pasada), finalmente no ha sido así. En la estación del AVE, por ejemplo, dos folios pegados al cristal de una marquesina informaban aún por la mañana sobre los horarios, con letra impresa en ordenador y también con apuntes de boli desgastado para precisar la línea de la que se trata y la fecha de entrada en vigor.

Unos horarios que, por cierto, tampoco se libran de erratas en la información que, previsiblemente, no tardarán en corregirse, pero que ahí han quedado en los primeros folletos editados. Es el caso de la línea 11: su trayecto completo se establece en 20 minutos, igual que con la contrata anterior, aunque suele tardar algo menos, pero es que según la información que ya se ha difundido con la tabla horaria actual, el autobús que sale a las 9.35 de la estación Guiomar llegaría a la plaza de la Artillería en 30 minutos (a las 10.05), en lugar de los 20 previstos realmente (09.55) o los 15 (09.50) que suele tardar en la práctica. El error está en el último tramo, ya que se apunta que de la parada del tanatorio a la de la plaza de la Artillería se tardan 16 minutos, cuando en realidad no son más de seis. Además, en ese mismo tramo, el autobús que tiene programada su parada a las 12.39 llegaría no unos minutos más tarde, sino 24 antes, a las 12.05, cuando en realidad debería poner, en todo caso, las 12.45. Erratas, o errores, que se supone que se irán subsanando según los vayan advirtiendo los técnicos, viajeros y demás, para que el nuevo transporte urbano empiece a destacar más por el salto técnico y tecnológico del servicio que por los flecos sueltos en su estreno.

Los autobuses arrancan bajo lupaLos autobuses arrancan bajo lupa - Foto:

Más fotos:

Los autobuses arrancan bajo lupa
Los autobuses arrancan bajo lupa - Foto:
Los autobuses arrancan bajo lupa
Los autobuses arrancan bajo lupa - Foto:
Los autobuses arrancan bajo lupa
Los autobuses arrancan bajo lupa - Foto: