La producción de carne cae un 3% en el último año en CyL

SPC
-

Solo las aves y el porcino aumentan en número de sacrificios

La producción de carne cae un 3% en el último año en CyL

La producción de carne descendió el año pasado en Castilla y León en casi 333.000 animales sacrificados en los mataderos de la Comunidad, donde el número de sacrificios alcanzó los 10,5 millones de ejemplares, lo que supuso un descenso del tres por ciento respecto a los datos del año anterior.

Así lo recoge la Encuesta de Sacrificio de Ganado en Mataderos difundida por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (Mapama) recogida por Ical, donde solo el sacrificio de aves, que repuntó un 9,2 por ciento, y el porcino, que lo hizo en un 0,9 por ciento, aguantan los descensos generalizados del resto de especies de animales.

Esta tendencia en Castilla y León no es idéntica a la que se aprecia a nivel nacional, donde se produjo un ligero aumento del 0,14 por ciento en el número de animales sacrificados, que pasó de algo más de 67 millones de animales contabilizados en 2018 a los 67,1 millones del año pasado. En lo que sí coinciden la Comunidad y el resto del territorio nacional es en el aumento de la producción de carne de porcino (1,26 por ciento) y de aves (3,5 por ciento), aunque además en España creció también el número de animales bovinos sacrificados, en casi un dos por ciento, hasta superar los 2,5 millones.

De forma particular en Castilla y León, la tendencia fue descendente en el sacrificio de todos los grupos de animales, con una caída mayor en el número de equipos, que se redujo en un 22,2 por ciento hasta los 5.645 animales. El descenso fue más reducido en el caso del sector ovino (11,8 por ciento), hasta los 2,7 millones de animales frente a los 3,1 millones de un año antes; o del 11,4 por ciento en el caso del caprino, que rozó los 105.000 animales sacrificados frente a los 118.336 de un año antes.

La caída más significativa se dio en el caso del bovino, con una reducción del 3,2 por ciento, al pasar de más de 424.000 ejemplares sacrificados en 2018 a los 410.471 del año pasado, según los datos del Ministerio.

El porcino prácticamente se mantuvo, con un ligero aumento del 0,9 por ciento, desde 7.113.806 ejemplares sacrificados en 2018 a los 7.177.297 del año pasado. La tendencia positiva también se dio en el caso de las aves, con un aumento del 9,2 por ciento, que se tradujo en casi 6.000 aves sacrificadas más.

El presidente de la Asociación Nacional de ovino de raza castellana (Anca), José Castedo, reconoció que la percepción por parte de los profesionales es que la producción el año pasado estuvo “bien”, aunque quizá el descenso recogido en los datos del Ministerio podrían estar provocados porque fue un año climatológicamente “desfavorable”, algo que podría haber mermado la producción final, aunque Castedo consideró que casi un 12 por ciento en el caso del ovino es mucho.

Como marca de calidad, el lechazo de Castilla y León tampoco percibe ese descenso, aunque Castedo consideró que la caída podría estar provocada por otras razas, como es el caso del ganado cebado, que sí ha registrado precios que “no son buenos”, además de que el cebo se exporta hacia países árabes.