TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Los partidos que sobran

Una Liga nos presenta partidos apasionantes, feos de narices, emocionantes, insulsos, eléctricos, directamente sacados del cajón de los horrores, delicados, diurnos y nocturnos, meros trámites, maravillosos por sorpresa (donde nadie los espera), de viernes y de lunes… Pero sobrar, lo que se dice sobrar, no sobra casi ninguno. Son 380 encuentros por temporada y apenas sí encontramos tres o cuatro de ellos, en las últimas jornadas, en los que no hay nada en juego más allá de la honra. Por ejemplo: el viernes, el Sevilla necesitaba ganar (y se estrelló) para apuntalar sus opciones de Liga de Campeones; ayer, aunque el Barça juegue ya a calzón quitado con el título en la mano, el Celta necesitaba puntos para alejar el fantasma del descenso -arrancaba la jornada solo dos puntos por encima del 18º puesto-, qué contarles de un Levante-Rayo disputado con el cuchillo de salvar vidas entre los dientes, además de un Alavés apurando sus (merecidas, aun sin gasolina) opciones de meterse en Europa la próxima campaña… y sí, el primero que sobra de la 18/19: un Espanyol que ni p'arriba ni p'abajo y un Atleti que arrancaba a nueve del Barça y nueve sobre el Madrid. Hoy, el Getafe defendiendo con uñas y dientes su sorprendente atalaya frente a un Girona que agoniza contra pronóstico, el Villarreal buscando para respirar en el Bernabéu, el Valladolid a la desesperada frente a un Athletic que quiere Europa y el Huesca comprobándose el pulso a ver si sigue vivo ante un Valencia que no sabe si mirar hacia la próxima Champions o hacia la presente Europa League.

Y sí, el segundo partido de sobra, un Eibar-Betis sin complicaciones reales, lo que nos daría un balance de dos partidos inútiles de 360 disputados. Un mínimo 0,5% que refuerza la idea de que cada partido cuenta y de que hay mucho 'tardano' intentando hacer hoy lo que no hizo en mil ayeres.