Segovia suspende en aseos públicos

Nacho Sáez
-
Segovia suspende en aseos públicos - Foto: Rosa Blanco

Los baños del Centro de Recepción de Visitantes -que van a subir de precio- y de la Plaza Mayor no canalizan el aumento de turistas y los bares situados en el eje Acueducto-Catedral-Alcázar sufren las consecuencias, aunque aún no es un "problemazo".

Las filtraciones de agua que han obligado a mantener clausurados durante alrededor de una semana los aseos del Centro de Recepción de Visitantes –ya están de nuevo en funcionamiento– han evidenciado una carencia que arrastra Segovia como destino turístico. Una decena de turistas asiáticos entra en uno de los bares situados en el corazón del eje Acueducto-Catedral-Alcázar, pero sólo uno de ellos pide un café. El resto enfilan el camino hacia el baño hasta que el camarero les da el alto. «Es que pasan y, encima de que no consumen, te lo dejan bastante sucio», cuenta el coresponsable del establecimiento a un cliente de confianza. Episodios como este escenifican las consecuencias de la escasez de servicios públicos que padece Segovia, una realidad indiscutible «si nos comparamos con ciudades de nuestro entorno y sobre todo con el resto de Europa», según apunta la guía turística Alcázar Rus. «En Portugal, sin ir más lejos, en cada monumento hay que lo que allí se conoce como ‘casa de baños’», añade.
Bares y restaurantes no viven la situación como un «problemazo», tal y como reconoce el gerente de la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS), Javier García Crespo, pero sí llaman la atención sobre la paradoja que representa que el Centro de Recepción de Visitantes cobre veinte céntimos para poder entrar al baño y ellos estén obligados por ley a permitirlo, aunque el cliente no consuma. El Decreto de la Consejería de Cultura y Turismo 12/2016, de 21 de abril, por el que se regulan los establecimientos de restauración en la Comunidad de Castilla y León, establece que los titulares de los mismos están obligados a «prestar a los usuarios un servicio acorde con la categoría del establecimiento de restauración, sin que en ningún caso se pueda exigir al cliente el pago por el uso de los aseos propios del establecimiento, ni por el consumo de agua no envasada». «Intentamos que se modificara, pero no fue posible al final», señala García Crespo, que llama a reflexionar sobre esta cuestión a pesar de que «hasta ahora no  es un gran problema». «Estamos en la época del turismo masivo y a lo mejor nos debemos dar cuenta de que no es tan importante que tengamos muchos visitantes, sino que prioricemos la calidad. Ves muchos grupos que hacen la ‘milla verde’ (Acueducto, Catedral y Alcázar) y se van sin haber gastado nada aquí», remacha, eso sí, el gerente de la AIHS.
Centrados presentó el pasado mes de octubre una moción en pleno para instar al Ayuntamiento a que mejorara la limpieza y accesibilidad de los baños públicos existentes y también para reclamar la creación de nuevos espacios. «Por desgracia, consideramos que el servicio que se ofrece al vecino de la ciudad y al visitante es bastante deplorable», se quejaba el portavoz de la formación magenta, Cosme Aranguren, quien además de la escasez lamentaba el estado en el que suelen encontrarse, «descuidados, sucios e inaccesibles». 
MUSEOS. El mapa de Segovia en este ámbito muestra que incluso algunos de los principales centros neurálgicos turísticos de la ciudad carecen de toilets. Es el caso  de la Catedral, la Casa-Museo Antonio Machado y la Colección de Títeres Francisco Peralta, mientras que en el Centro Didáctico de la Judería y en la Muralla es necesario solicitar la llave a los trabajadores municipales. «A los grupos con los que voy yo les suelo decir que entren en el Centro de Recepción de Visitantes», comenta la guía Alcázar Rus. 
La Real Casa de Moneda, el Alcázar, La Cárcel_Centro de Creación, el Museo Provincial de Segovia y el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente sí que prestan este servicio, importante a la hora de moldear la opinión que se llevan de la ciudad quienes la visitan, que en 2018 volvieron a marcar un récord, según se desprende de los datos de la Encuesta de Ocupación Hotelera del Instituto Nacional de Estadística (INE). Un total de 466.957 viajeros pasaron por Segovia el año pasado, la cifra más alta desde 1999 –el primer año del que se ofrecen datos– y el quinto ejercicio de crecimiento seguido.
Ese aumento del flujo turístico no logra ser canalizado, sin embargo, por la ciudad en algunos aspectos como el mencionado de los baños públicos. «Andamos muy mal. Los de la Plaza Mayor son un desastre, en los de la Fuencisla da miedo entrar... Estamos escasos no sólo para los turistas sino para los segovianos en general», asevera otro guía que prefiere que no aparezca su nombre. Respecto a las ‘invasiones’ que se producen en los bares, afirma que «nosotros les decimos a los grupos que vayan a los del Alcázar, que están limpísimos, o a los del Centro de Recepción de Visitantes». «Con el ‘tema bares’, creo que no hay tantos problemas como hace unos años», concluye. 
No obstante, la concejala de Patrimonio Histórico y Turismo, Claudia de Santos, subraya la voluntad existente en el Gobierno municipal para mejorar estas infraestructuras. Uno de los deberes pendientes que quedarán cuando el próximo mes de mayo finalice el actual mandato será la remodelación integral del Centro de Recepción de Visitantes, acordada con Ciudadanos para los próximos presupuestos pero aún sin ejecutar. «El objetivo es dotar de accesibilidad universal a esas instalaciones y dentro de esa actuación mejorar los baños también», remarca De Santos, quien desvela que dentro de esos planes se incluye, además, incrementar el precio por el acceso a esos aseos. Aún no hay una cantidad, pero está en estudio con el propósito de «mejorar la limpieza y  calidad», según la propia edil.
DEBATE. Para la guía turística Alcázar Rus, que en el momento de hablar con El Día de Segovia desconocía el futuro aumento de esta tarifa, pagar veinte céntimos como hasta ahora no supone un gran gasto para nadie y permite que estén limpios o que haya papel higiénico». «Yo viajo mucho y estoy acostumbrada a pagar. El problema es que, si el grupo llega antes de las diez, el Centro de Recepción de Visitantes está cerrado y nos tenemos que ir a los servicios del parking de Padre Claret, que están bastante bien, eso sí», cuenta.
También suelen encontrarse en un estado aceptable, en opinión de Rus, los situados en la estación de autobuses. Todas las críticas se las llevan los de la Plaza Mayor, que carecen de accesibilidad y que en ocasiones sirven de almacén incluso a las vendedoras ambulantes de esta zona de la ciudad. «Soportan mucha carga y es verdad que demasiadas veces huelen fatal. Sería necesario que hubiera una persona todo el día controlando, pero también es verdad que aquí entra en juego el factor humano. Si todos dejáramos el baño como nos lo hemos encontrado, no habría estos problemas», argumenta.
La posibilidad de crear nuevos espacios en otros puntos choca, según el Ayuntamiento, con el impacto visual. «Dadas las características de nuestra ciudad es complicado, pero la voluntad es mejorar y de ahí el plan para que el Centro de Recepción de Visitantes tenga accesibilidad universal», pone el acento la concejala de Patrimonio Histórico y Turismo. Sin embargo, en Segovia hay una pregunta entre los turistas que se repite con demasiada frecuencia entre los turistas: «Where is the toilet?».