Al frente hasta 2020

SPC
-

Ernesto Valverde amplía su contrato con el Barça una temporada más, con la Champions como gran objetivo

Al frente hasta 2020 - Foto: Alejandro GarcÁ­a

Febrero y marzo se han convertido en los últimos años en los meses señalados en la agenda de los entrenadores del Barcelona para anunciar su futuro. El último en confirmar esta tendencia fue ayer Ernesto Valverde, que, como en su momento rubricó Pep Guardiola, esperó hasta la segunda mitad del curso para ampliar una temporada más su contrato con el club azulgrana.
El preparador extremeño sigue así los pasos del actual técnico del Manchester City, que un 8 de febrero de 2011 dio el visto bueno a la ampliación de su contrato hasta junio de 2012. 
Fue un 1 de marzo de 2017 cuando Luis Enrique  también confirmó su futuro, si bien en esa ocasión anunció que al término de ese curso dejaría de entrenar al combinado blaugrana.
De esta manera, Valverde y el Barça pusieron fin a meses de especulaciones sobre la continuidad del ‘Txingurri’ al frente del equipo catalán. Con el extremeño en el banquillo, los resultados llegaron en la primera temporada (2017-18) con la consecución de la Copa del Rey y la Liga, aunque la eliminación en los cuartos de final de la Champions contra la Roma tras desaprovechar un 4-1 favorable del partido de ida abrió una cicatriz que todavía escuece. En su segundo curso, su equipo lidera otra vez el torneo de la regularidad, está vivo en la Copa y afronta con confianza los octavos de final del torneo europeo, gran objetivo de la temporada. Con el futuro confirmado, la prioridad del entrenador culé pasa por asegurar el presente.
Si los resultados son el gran aval de Valverde, el juego irregular de su escuadra es uno de los lunares de su trayectoria. Con él, el Barça gana -65 victorias, 22 empates y nueve derrotas-, aunque la forma de hacerlo genera dudas. En este sentido, esta temporada su equipo ha mostrado dos caras: capaz de brillar en Wembley contra el Tottenham (2-4) o de remontar una eliminatoria copera contra el Sevilla (6-1), se la ha visto naufragar con un juego triste en Leganés (2-1) o quedarse sin ideas en San Mamés (0-0).
Más allá del estilo, el ‘Txingurri’ ha destacado como un buen gestor en un vestuario plagado de estrellas, lo que ha sido clave en su renovación. Más conservador se ha mostrado con el protagonismo de los jugadores del filial, uno de sus retos pendientes.