Putin apuntará a EEUU si Trump despliega misiles en Europa

SPC
-

El presidente avisa con recuperar políticas de la Guerra Fría y dirigir su armamento nuclear a suelo norteamericano si siente una «amenaza directa» por parte de la Casa Blanca

Putin apuntará a EEUU si Trump sus misiles en Europa - Foto: MAXIM SHIPENKOV

 

Rusia no se va a dejar amilanar, y menos ahora que Estados Unidos ha decidido romper, de manera unilateral, el tratado INF de eliminación de misiles de corto y medio alcance. Así, su presidente, Vladimir Putin, se puso firme ayer ante la afrenta de la Casa Blanca y aprovechó su discurso anual sobre el Estado de la Nación para amenazar a EEUU con dirigir su armamento nuclear contra el país norteamericano, como durante la Guerra Fría, si despliega proyectiles en Europa.
«Rusia se verá obligada a fabricar y emplazar tipos de armamento que pueden ser utilizados no solo contra los territorios de dónde provenga la amenaza directa, sino también contra los territorios donde se encuentren los centros de toma de decisiones», aseguró, en un claro mensaje de que no le temblará el pulso si hay que iniciar una nueva carrera armamentística.
Los presentes durante la alocución tenían en mente la incendiaria intervención del pasado año, en la que Putin presentó el nuevo arsenal nuclear del Kremlin supuestamente capaz de superar el escudo antimisiles estadounidense, pero el mandatario dedicó ayer casi una hora a hablar del nuevo contrato social con el pueblo ruso.
«A más hijos, menos impuestos», aseveró al desglosar las medidas destinadas a revertir la tendencia al decrecimiento de la natalidad y el envejecimiento en la nación euroasiática.
Sobre la situación financiera, destacó que «gracias al trabajo común de muchos años y a sus resultados, podemos destinar al desarrollo recursos financieros colosales». «Nadie nos regaló ni los tomamos prestados», añadió.
No obstante, al cabo de una hora de discurso, Putin, que ordenó también abandonar el INF horas después de que lo hiciera Washington, entró en faena al amenazar a EEUU con medidas tanto «simétricas como asimétricas». «Sabemos cómo hacerlo y pondremos en práctica estos planes tan pronto como ese peligro se vuelva real», señaló.
Así, alertó de que «algunos de los misiles» que Washington podría emplazar en el continente europeo «tienen un tiempo de vuelo de 10-12 minutos hasta Moscú». «Esta es una amenaza muy grande para nosotros», denunció, tras lo que agregó que, en todo caso, el Kremlin «no tiene intención, y esto es muy importante, de ser el primero en desplegar tales misiles en Europa».
En este sentido, desaconsejó a las élites políticas en EEUU de que insistan en «la exclusividad y la hegemonía sobre el resto del mundo».
También acusó a Estados Unidos de violar «burdamente» el INF desde el momento en que desplegó en Rumanía y Polonia lanzaderas verticales MK-41 que pueden lanzar los misiles de crucero Tomahawk.
A su vez, aseguró que su Gobierno sigue dispuesto a negociar con la Casa Blanca en materia de desarme estratégico, pero matizó que «no está dispuesto a tocar una puerta que está cerrada».
nuevo arsenal. También aprovechó la ocasión para presentar «las últimas novedades» de la industria militar rusa. La más destacada es el primer submarino atómico no tripulado de la historia, el Poseidón. Según fuentes oficiales, será capaz de portar una ojiva nuclear con una potencia de hasta 100 megatones, sumergirse a una profundidad de un kilómetro y alcanzar una velocidad de hasta 200 kilómetros por hora.
El nuevo arma hipersónica es el Tsirkon, que, según el presidente, equipará submarinos atómicos, es capaz de volar a una velocidad nueve veces mayor que la del sonido, tiene un alcance de más de mil kilómetros y puede golpear tanto objetivos terrestres como marítimos.