Segovia se apaga de lunes a jueves

D. A.
-

Es una de las tres únicas ciudades del grupo de 15 ciudades Patrimonio que no enciende su iluminación artística de lunes a jueves en otoño, invierno ni primavera, salvo festivos, navidades y días de eventos especiales

Segovia se apaga de lunes a jueves

Desde la puesta de sol hasta el amanecer luce el casco histórico de Cáceres con la iluminación artística de casi medio centenar de edificios históricos y espacios monumentales. De lunes a domingo, todo el año y durante toda la noche, igual que en Úbeda (Jaén), San Cristóbal de la Laguna (Santa Cruz de Tenerife) y Alcalá de Henares, si bien en esta última localidad sólo se mantiene iluminada su plaza principal, la de Cervantes, y el resto de zonas hasta medianoche. Otras ciudades españolas Patrimonio de la Humanidad, caso de Ávila, Salamanca, Mérida, Cuenca, Córdoba, Santiago de Compostela, Baeza e Ibiza, lucen menos horas, pero también todas las noches del año. Segovia no, y tampoco Toledo y Tarragona, siendo así las tres únicas de las 15 que integran el grupo de Ciudades Patrimonio que limitan el uso diario de su iluminación artística a determinadas épocas del año.
En Segovia, concretamente, funciona de lunes a domingo hasta la medianoche en los meses de verano (o más concretamente, desde el pregón de fiestas de San Juan y San Pedro hasta mediados de septiembre) y durante la campaña navideña, pero el resto del año se limita a viernes, sábados, domingos, festivos y noches puntuales porque se conmemore algo o haya algún evento especial. «No es un horario completamente rígido», matiza la concejala de Patrimonio Histórico, Claudia de Santos: «Según qué actividad haya en la ciudad, la iluminación artística la ampliamos hasta la 1, por ejemplo, aunque eso tiene un coste», advierte. Ese es el principal motivo por el que no se enciende más la iluminación artística de la ciudad, el económico, «y también por sostenibilidad», ya que la tecnología led, más eficiente que la convencional, aparte de más barata (el ahorro puede superar el 60%), sólo está instalada ya en la Casa de Moneda, el Arco de Santiago y un tramo de Muralla próximo a éste. Y ahí reside en buena medida la razón por la que la mayoría de las ciudades Patrimonio encienden su iluminación artística de lunes a domingo, porque son mayoría las que ya se han pasado a led en los últimos años.
Con luces largas demostraba ver el Ayuntamiento de Segovia el arte de la bombilla cuando, ya en 2014, alumbró un proyecto de renovación de todas las luces de la ciudad con led y aplicaciones técnicas de vanguardia (primero se pensó en cambiar sólo las ornamentales y después se decidió extender a todas). Sin embargo, tal y como recordaba El Día en su edición del pasado 29 y 30 de diciembre, el Ayuntamiento aún tiene que convocar el concurso para adjudicar este proyecto a una empresa privada que debería renovar toda la iluminación artística en un plazo máximo de tres años (uno en el caso de la convencional) a contar desde la firma del contrato, algo que no se producirá como poco hasta 2020.La intención inicial fue dejarlo en manos de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (Somacyl), pero un cambio de normativa europea impidió esa encomienda de gestión en 2015, tocó replantear la iniciativa, se cruzaron otros proyectos que el Ayuntamiento ha considerado prioritarios por cuestiones económicas y así se ha ido retrasando sine die. 


LA LUZ COMO INVERSIÓN. La Concejalía de Patrimonio Histórico y Turismo sabe del beneficio potencial de la enorme cantidad de visitantes exprés que acoge la ciudad. Valora los ingresos extra que generaría para el turismo atraer a parte de ese colectivo de paseo rápido, cochinillo y vuelta a casa con estampas nocturnas que inviten a alargar la estancia, encallada desde siempre por debajo de los dos días de media, según los datos de ocupación hotelera del Instituto Nacional de Estadística. Aparte del amor propio por realzar la belleza de Segovia, se trata de hacer sentir a ese turista que si se va de día se está perdiendo otra cara de la ciudad que merece le pena disfrutar a cambio de unas horas más de visita. Y ya de paso también de una cena que agradecerá facturar el restaurante, una noche de alojamiento que agradecerá el hotel, o el desayuno y la posibilidad que se le abriría de prolongar la experiencia con nuevos planes a la mañana siguiente. 
De hecho, el plan de alumbrado incluye itinerarios nocturnos por el casco histórico diferenciados por los tonos de luz, aparte de nueva iluminación artística para una treintena de monumentos. 
Sin embargo, mientras se sigue demorando la puesta en marcha de tan ambicioso proyecto, ni el Acueducto (además del Alcázar o la Catedral) se libra de pasar en penumbra los lunes, martes, miércoles y jueves de otoño, invierno y primavera (salvo las excepciones citadas de navidades, festivos y días puntuales por eventos). La Alhambra de Granada sí luce cada noche hasta cierta hora (en el horario de invierno hasta las 2 y en el de verano hasta las 4 de la madrugada), así como la Catedral de Santiago (00.00 y 1.00) o la Sagrada Familia de Barcelona (hasta las 22.00, 23.00 o 00.00, según la época), por citar ejemplos de grandes monumentos españoles Patrimonio de la Humanidad. La excepción es la Catedral de Burgos, que tiene horarios parecidos a los de Segovia, pese a tener led.
Una vez se implemente el plan director de alumbrado, «lógicamente» sí será más factible ampliar las horas y días de funcionamiento por lo que se reducirá la factura, según la concejala de Patrimonio Histórico,pero esa es una decisión que ya no se tomará este mandato.


UN REPASO AL GRUPO. La información de cómo, cuándo y cuánto se enciende la iluminación artística en las ciudades Patrimonio de la Humanidad de España ha sido recabada por El Día a través de los gabinetes de comunicación de los respectivos ayuntamientos, salvo en el caso de Alcalá de Henares, donde hubo que recurrir a fuentes de su empresa de alumbrado, Citelum, ante la falta de respuesta de su gabinete.
Ávila, Salamanca, Cáceres, Santiago de Compostela, Alcalá de Henares, Mérida, Córdoba, Cuenca, San Cristóbal de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife), Ibiza y las localidades jienenses de Úbeda y Baeza son las que no pierden una noche sin lucir sus espacios más emblemáticos. Ni un lunes de invierno, aunque ‘sólo’ cuatro mantienen iluminación artística hasta que amanece (Cáceres, Úbeda, La Laguna y Alcalá), mientras las nueve restantes lo hacen entre las 22.30 y las 4 de la madrugada. Los únicas que no las encienden a diario son por tanto las ya citadas: Segovia, Toledo y Tarragona, tres de quince.
Cáceres no puso la iluminación monumental a diario hasta que instaló led en 2016 en 45 edificios históricos y espacios representativos del casco antiguo, pero desde entonces no pierde ocasión y, sobre todo desde fuera, ofrece una estampa única.
En Úbeda funciona de lunes a domingo toda la noche en el edificio del Ayuntamiento, la plaza Vázquez de Molina (conocida popularmente como la del Salvador y considerada uno de los mejores ejemplos de urbanismo renacentista de España) y el Hospital de Santiago (edificio también renacentista reutilizado como biblioteca y centro cultural de exposiciones y congresos).
En San Cristóbal de La Laguna, los horarios de iluminación artística son de lunes a domingo de 19.15 a 7.15 horas, y dentro de esa franja se van ajustando a las horas sin luz natural de cada época. Allí el despliegue es mayor que en Úbeda (la monumental población tinerfeña supera los 150.000 habitantes, frente a los poco más de 30.000 de la jienense), y aparte de su Ayuntamiento y su entorno o la catedral, se extiende a otra iglesia, la fachada del Teatro Leal, dos palacios y dos conventos.
Alcalá, por su parte, tanto en el horario de invierno como en el de verano apaga la iluminación artística a medianoche en todos sus monumentos y espacios singulares menos uno, la plaza de Cervantes. Es su ‘plaza Mayor’, el centro de la vida social de la ciudad complutense, la flanquean diversos edificios históricos, tiene led desde finales del año pasado y así luce toda la noche.
apagan, pero están a diario. De todas las ciudades Patrimonio que encienden su alumbrado ornamental de lunes a domingo, pero con horarios limitados, la más trasnochadora es Mérida y tras ella, en próximas líneas se explica el caso de cada una de las demás ciudades Patrimonio, ordenadas de más a menos por tiempo de encendido.
En la capital extremeña coincide que están renovando las instalaciones lumínicas, «deterioradas» en varios espacios por actos vandálicos, según reconocen desde su Ayuntamiento. Cuando terminen «es posible» que luzca más horas, aunque ya está por encima de la media. Con el horario de invierno no apagan hasta la 1.00 y con el de verano están hasta las tres o las cuatro de la madrugada. Así iluminan monumentos como el Acueducto de los Milagros, el Templo de Diana, el Puente Romano, la Alcazaba, el Dique Romano o el Arco de Trajano; pero, curiosamente, el Teatro Romano sólo se ilumina cuando hay visitas guiadas.
La siguiente ciudad con más tiempo de encendido es Ibiza. El alumbrado ornamental que depende de su Ayuntamiento abarca el recinto amurallado de Dalt Vila (que comprende el barrio del mismo nombre y el castillo que remata la ciudad alta) y la catedral, situada junto al castillo, y esa iluminación no se apaga hasta la una en invierno y hasta las tres en verano.
Cerca de Ibiza se queda Córdoba en cuanto a sus horarios de alumbrado monumental.Funciona hasta la 1 en invierno y hasta las 2 en verano, y básicamente abarca la mezquita y una docena de iglesias fernandinas.Algunas de ellas ya cuentan con tecnología led, que también se ha estrenado recientemente en la mezquita. 
Respecto a la otra ciudad andaluza Patrimonio de la Humanidad, Baeza (Jaén), con horario de invierno, las luces monumentales se apagan a las 00.00 los lunes, martes, miércoles, jueves y domingos; y a la 1.00 los viernes y sábados. En verano allí también están más tiempo: se apagan a la 1.00 los lunes, martes, miércoles, jueves y domingos, y a las 2.00 los viernes y sábados.


ÁVILA Y SALAMANCA. Mucho más cerca de Segovia, en Ávila, las luces ornamentales se encienden de lunes a domingo con la puesta de sol y se apagan a medianoche durante el horario de invierno, salvo en festivos, vísperas de festivos y viernes de todo el año, que aguantan hasta la una. Con la entrada del horario de verano, la iluminación artística se amplía hasta la 1 entre semana y hasta las 2 los viernes, festivos y vísperas de festivos. Asimismo, de forma excepcional, del 22 de diciembre hasta el 6 de enero se aplica el horario de verano, y los días 24, 31 de diciembre y 5 de enero las luces se mantienen encendidas durante toda la noche, hasta la salida del sol.
En la otra ciudad Patrimonio de Castilla y León,Salamanca, la iluminación artística realza 83 monumentos y 35 esculturas. En horario de invierno funciona desde la puesta de sol hasta medianoche, y hasta la 1.00 en el de verano. Igual que en Santiago de Compostela, cuyo Ayuntamiento se encarga de la iluminación del Pazo de Raxoi y de la Catedral (praza do Obradoiro), así como de más de una veintena de iglesias situadas en la zona histórica.
Por último, cerrando el grupo de ciudades Patrimonio que encienden su iluminación artística todas las noches del año está Cuenca. En horario de invierno, de domingo a jueves limita su iluminación a las hoces (donde están las Casas Colgadas y el puente de San Pablo) y la apaga a las 22.30 horas, mientras que los viernes y sábados se amplía hasta las 00.30 y se extiende a otros monumentos como la Catedral, el Hospital de Santiago, la iglesia de la Virgen de la Luz y su Ayuntamiento. Con horario de verano, las hoces están hasta las 00.00 de domingo a jueves y todo hasta la 1.00 los viernes y sábados. En Semana Santa también está todo hasta la 1.00.
 

LAS QUE MENOS LUCEN. Toledo tiene el mismo horario de iluminación artística que Segovia, hasta medianoche. No obstante, en invierno enciende una noche más a la semana (la del jueves, aparte del viernes, sábado y domingo) y en horario de verano, tres menos porque suele estar apagada los lunes, martes y miércoles. Respecto a Tarragona, en invierno sólo enciende los viernes y sábados y además apaga antes que nadie, a las 22.00 horas. No obstante, sí funciona de lunes a domingo hasta medianoche en Semana Santa, desde el inicio del verano hasta el último fin de semana de octubre (el del cambio de hora) y durante la campaña navideña.
Una vez hecho el repaso, queda al criterio de cada cual valorar si Cáceres se pasa, si Tarragona se queda corta en invierno o, en el caso concreto de Segovia, si debería estirarse más, si hace bien en ahorrar de lunes a jueves fuera de temporada alta o si no debería dejar nunca en penumbra el Acueducto, la Catedral y el Alcázar. Cualquier opinión tendrá defensores y detractores pero, eso sí, con tecnología lumínica de última generación, cuando llegue, todo será más fácil.