¿Guisos caseros? Las recetas de Antonia

Patricia Martín
-

'El fogón' de Zaca Peinador, del restaurante Casa Zaca.

¿Guisos caseros? Las recetas de Antonia - Foto: Rosa Blanco

Antigua casa de postas y casa de comidas, desde la que partían los coches de caballos hacia Madrid con pasajeros y mercancías, que en 1940, fue acondicionada por D. Zacarías Peinador como taberna y almacén de vinos. Fue su hijo, Mariano y su esposa, Antonia Cornejo, los que lo convirtieron en restaurante. Casa Zaca alcanza ya dos generaciones más con los hijos y nietos de Mariano y Antonia, poniéndole «la misma ilusión que sus padres y abuelos».
El restaurante Casa Zaca está situado en la confluencia de las calles del Cristo y Embajadores de La Granja, con una propuesta gastronómica con una cocina tradicional basada en la elaboración de platos con productos de la zona. Para Pablo Peinador, la mejor definición de su línea de trabajo es hablar «los guisos caseros, de la caldereta de cordero, el rabo de toro, o el conejo a la cazuela al aroma del tomillo o el pollo picatón con piñones». A las que pueden sumarse: cebollas rellenas de bechamel y carne, patatas a la Importancia, alcachofas con almejas o unas buenas albóndigas. 
La excelente acogida que siempre han tenido estos guisos entre su clientela, como lugar donde se come muy bien, animó a los responsables de Casa Zaca a dar a conocer las recetas de Antonia Cornejo y hace 18 años, publicaron ‘Las recetas de Antonia, cuarenta años de comida casera en Casa Zaca’, con más de 90 platos entre primeros, segundos y postres. El recetario sirve además para plasmar la historia de esta casa. Un libro que ya tiene cuatro ediciones en el mercado, superando los 10.000 ejemplares. Las crónicas d e la prensa local segoviana se hizo eco de otro hito conseguido por la cocinera Antonia Cornejo, que dejó boquiabiertos y emocionados paladares entre los comensales y directivos del Hotel Ritz de Madrid. Además de conseguir que su guiso de Judiones de La Granja se sirviera en cazuelas de barro, según remarcó Juan Antonio Marrero. Del puchero muchos son incondicionales, para otros una comida perfecta debe llevar su postre. En Casa Zaca les propone frambuesas con chocolate blanco, helado de higos o tocino de cielo con yogur. 
EL BUEN HACER. Casa Zaca cuenta con excelentes crónicas de los críticos gastronómicos, con firma periodística y de comensales anónimos, donde siempre hay referencias al buen hacer de la familia Peinador, con su cocina casera servida en una antigua casa de postas, que con un estilo moderno, acorde con los tiempos, también conserva su esencia. 
Sabores auténticos que salen de la cocina, bajo la batuta de Zaca, para sacar el mejor partido a los productos más exquisitos, mientras que su hermano Pablo, es el jefe de sala, con la ayuda de «mi hermana y mi cuñada», señala el propio Pablo Peinador. 
Un restaurante en pleno centro de La Granja de San Ildefonso, con muchos y buenos clientes que de padres a hijos, comparten la costumbre de ‘comer en Zaca’, los guisos y las recetas de Antonia. Abre de martes a domingo de 10.00 a 18:00 horas.