¿Un acuerdo que cambiará el tablero político?

Agencias
-

El apoyo al Gobierno por parte de Ciudadanos desata el temor de los antiguos socios del PSOE a un viraje a la derecha y desubica al PP, que comparte el poder con los naranjas en alguna región

La líder de Cs, Inés Arrimadas, defendió su decisión de respaldar al Ejecutivo en esta ocasión porque «salva vidas». - Foto: CIUDADANOS

La cuarta prórroga del estado de alarma aprobada por el Congreso el pasado miércoles y la maniobra de Pedro Sánchez que logró que Ciudadanos no se moviera del sí en el que se había situado en las tres ocasiones anteriores parece que ha echado por tierra viejas alianzas preconcebidas, al tiempo que ha enfadado a los antiguos socios de los socialistas, como los independentistas catalanes y ha dejado en tierra de nadie al PP, que comparte el poder con los naranjas en distintos ayuntamientos y comunidades. Surge así una pregunta clara, ¿está España ante un nuevo tablero político? El tiempo lo dirá, pero lo visto en la Cámara Baja muestra cuando menos convulsión, augura más negociaciones difíciles y aleja en cualquier caso la esperanza de acuerdos globales para levantar el país tras la pandemia del coronavirus, a pesar de que ayer arrancó la Comisión de la Reconstrucción.
Apenas 24 horas tardó el Ejecutivo central en salir a la palestra para tranquilizar a formaciones que resultaron claves en votaciones pasadas, como la investidura que llevó a Pedro Sánchez a la Presidencia. «Somos un Gobierno progresista», afirmó la número dos del Gabinete, Carmen Calvo, antes de reconocer que el voto en contra de ERC a la prórroga de la situación excepcional le produjo «incomprensión y perplejidad».
En este sentido, la vicepresidenta segunda atribuyó la decisión de la formación republicana al hecho de estar volcada en una competición electoral con JxCat en Cataluña. Por ello, se dirigió directamente a su portavoz, Gabriel Rufián, para garantizarle que el Ejecutivo está comprometido esta legislatura a seguir dialogando para que «Cataluña tenga un futuro en nuestro encaje constitucional».
De esta forma, Calvo respondía a las advertencias que el dirigente separatista lanzó al Gobierno en el Pleno y que ayer repitió el líder de ERC, Oriol Junqueras, quien instó al PSOE a que decida «si se lanza a los brazos de Ciudadanos o si quiere mantener las mayorías de la investidura». En una entrevista por escrito a Radio Nacional de España, el político independentista, que se encuentra en prisión cumpliendo una condena de 13 años por el procés, remarcó que está en manos de Moncloa tomar una decisión, «pero no puede continuar como hasta ahora». Así, apuntó que, cuando acabe la actual crisis sanitaria, «habrá que analizar la situación y retomar la mesa de negociación» entre los Gobiernos del Estado y el catalán. «Si la mesa no avanza, se acaba la legislatura», añadió.
Al malestar que ha provocado entre los separatistas catalanes el apoyo de Ciudadanos al Gobierno también se refirió el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, quien enfatizó que «no es el momento de cuestionar los apoyos a una medida sensata como la que se tomó en el Congreso». Según apuntó es una buena noticia «que haya por lo menos un partido de la derecha que actúe de manera responsable incluso aunque no le guste nada este gobierno y sus políticas sociales».

 

"Muy buena relación"

También relativizó el respaldo de los naranjas al Gobierno el PP, cuyo líder, Pablo Casado, no quiso juzgar la decisión de Cs de avalar una nueva prórroga del estado de alarma en una votación en la que los conservadores se abstuvieron. El popular se limitó a señalar que su relación con Inés Arrimadas es «muy buena», al tiempo que defendió la buena salud de los pactos de gobierno que ambas formaciones mantienen en comunidades autónomas y ayuntamientos.
Quien sí cargó contra los naranjas fue la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), que lidera José María Aznar, al indicar que «su apoyo a la prolongación de la situación excepcional suena a expiación autoimpuesta o a una tardía búsqueda del tiempo perdido».
Menos directo se mostró el expresidente de Ciudadanos Albert Rivera que compartió en su cuenta de Twitter un artículo del jurista Andrés Betancor que sostiene que en España es posible aplicar un marco jurídico alternativo al estado de alarma.