Los sindicatos piden al nuevo Gobierno que sea "valiente"

ICAL
-

Abogan por establecer "una agenda social" y unos presupuestos que establezcan la recuperación de derechos, tanto laborales como sociales, y que reviertan los recortes en los servicios públicos

Los sindicatos piden al nuevo Gobierno que sea “valiente”

Los sindicatos volvieron a sacar a la calle a la ciudadanía en una manifestación del 1º de Mayo marcada por la celebración el pasado domingo de las elecciones generales, y con la vista puesta ya en los comicios municipales y autonómicos del próximo 26 de mayo. Ante la formación de un nuevo Gobierno, los responsables sindicales en Castilla y León reclamaron que sea “valiente” y confiaron en que sea capaz de acometer un cambio de políticas “en favor de los ciudadanos”.

La ciudadanía volvió a responder a la llamada de los sindicatos en un número de 4.000 asistentes (a los que hay que sumar 550 que participaron en la concentración convocada por la CGT), según la Delegación del Gobierno, en una jornada soleada y con una temperatura agradable en la que se recorrieron las calles más céntricas de la capital vallisoletana, desde la plaza de Colón hasta finalizar en la plaza Mayor. Los dirigentes sindicales fueron quienes encabezaron la manifestación que en esta ocasión llevaba por lema ‘Primero las personas’.

Como ya vienen anunciando, los sindicatos exigen “un cambio” que tenga en cuanta “a la mayoría social del país”, para lo que han presentado un decálogo de propuestas a los partidos políticos, reclamando pasar “de las palabras a los hechos”. Entre esas peticiones se exige “un cambio de modelo productivo” hacia un modelo “sostenible” que esté integrado con el medio ambiente; una política de formación y cualificación “eficaz”; una política energética “más eficiente”; la movilización del potencial de las zonas rurales como motor de desarrollo e innovación; o la puesta en marcha de reformas que transformen el tejido productivo.

Según el secretario general de UGT en Castilla y León, Faustino Temprano, consideró que no es “un 1º de mayo cualquiera” porque coincide con año electoral y, a la espera de las elecciones del 26 de mayo, los ciudadanos y los trabajadores “nos jugamos mucho. Por ello, Temprano pidió “un giro social” y demandó al nuevo Gobierno “que piense en las personas” y que se lleve a la práctica el decálogo que se hizo llegar a las formaciones políticas. “Es hora de que las demandas sean publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE)”, declaró.

En concreto, Temprano se centró en la derogación de la reforma laboral, también la de las pensiones aprobada de forma unilateral en el año 2013, además de que se avance hacia un nuevo Estatuto de los Trabajadores, o se potencie el Estado del bienestar y se respeten los acuerdos del Diálogo Social. Por ello, y en el caso de que no haya acuerdo con los empresarios en el Diálogo Social, pidió al Gobierno que sea “valiente” y que “no mire para otro lado”, dijo.

Por su parte, el secretario general de CCOO en Castilla y León, Vicente Andrés, lamentó que esta nueva cita del 1º de mayo tiene “las mismas reivindicaciones del año pasado” aunque el contexto actual es “radicalmente distinto”. Aunque las normas laborales son “las mismas que hace doce años”, se felicitó de las expectativas generadas por la llegada de un nuevo Gobierno para cambiarlas, como también las “profundas” reformas que supusieron recortes en España.

Andrés puso de relieve que ese nuevo Gobierno ha salido de las urnas “apoyado mayoritariamente por la ciudadanía” y también por las opciones sindicales que apuestan por “un Gobierno de cambio que haga políticas en favor de los ciudadanos”. Por ello, el representante de CCOO en Castilla y León abogó por establecer “una agenda social” y unos presupuestos que establezcan la recuperación de derechos, tanto laborales como sociales, y que reviertan los recortes en los servicios públicos.

En cuanto a la patronal, Vicente Andrés pidió que se cumpla el acuerdo guía pactado con los sindicatos en relación a la negociación colectiva porque el país se está recuperando, pero estimó que es necesario “que esa recuperación llegue a los trabajadores” con una subida salarial en el marco acordado. “La patronal no está cumpliendo con eso y está teniendo en una negociación colectiva a la baja”, denunció.

Reforma laboral

Vicente Andrés consideró que si se va a conformar un Gobierno, este tiene que “hacer políticas de izquierdas”, por lo que incidió en que la derogación de los aspectos centrales de la reforma laboral es una condición ‘sine qua non’ para que exista “una tranquilidad laboral”. A juicio de Andrés, si no hay reversión de los derechos, el país “andará con un cepo en la pierna”, por lo que abogó por retroceder a la situación existente “antes de la crisis” porque las normas laborales de ese momento se hicieron “a fuego y a hierro para reducir los salarios” y así contribuir a la salida de la crisis, dijo.

Una vez que la crisis se ha quedado atrás, Vicente Andrés pidió el establecimiento de un modelo de relaciones laborales “moderno”, y aunque auguró que la negociación será “lenta”, se incidió en la importancia de esas políticas de izquierdas. En este sentido, la reforma laboral y de las pensiones, poner fin a la brecha fiscal y reducir la precariedad y los recortes, son asuntos “inaplazables” para el Gobierno, sentenció Vicente Andrés.