El primer aplauso republicano para Felipe VI

Agencias
-

Las palabras pronunciadas por el Soberano en la inauguración de la XIV legislatura dejan una imagen inédita en el Hemiciclo: los ministros de Unidas Podemos ovacionando al Monarca

Los miembros del Gobierno aplauden al Soberano desde la bancada azul. - Foto: Eduardo Parra Europa Press

No era la primera vez que Felipe VI inauguraba una legislatura -ya lo hizo en 2016- ni la primera sin independentistas en la solemne sesión de las Cortes, pero la jornada sí permitió ayer a varios ministros del ala más a la izquierda del nuevo Gobierno estrenarse en la sensación de aplaudir al Monarca.
En el hemiciclo del Congreso todas las miradas estaban puestas en el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y en los otros cuatro miembros del Ejecutivo de Unidas Podemos, para despejar la incógnita de su reacción ante la aparición y el discurso del Rey, al que en 2016 evitaron ovacionar en consonancia con sus convicciones republicanas.
Han pasado muchas cosas en estos tres años; por lo pronto la formación morada tiene la mitad de escaños que entonces, pero a cambio está en La Moncloa con cinco miembros que, ahora sí, aplauden sin problemas al jefe del Estado.
Felipe VI, Letizia, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía.Felipe VI, Letizia, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía. - Foto: Josefina BlancoAunque, para ser precisos, Iglesias, Irene Montero, Alberto Garzón y Manuel Castells lo hicieron con poco entusiasmo, sin ganas, como si no les quedara más remedio y con semblante acorde a ello.
Sí siguió en línea buena parte de los parlamentarios de su grupo, como Rafael Mayoral o Alberto Rodríguez, quienes se abstuvieron en los momentos de los aplausos, aunque permaneciendo de pie cuando tocaba, como el resto del Hemiciclo, algo que no hicieron hace cuatro años, cuando ni siquiera se levantaron de sus escaños.
No hubo esta vez banderas republicanas, ni camisetas reivindicativas, sino más bien una ordenada discrepancia nada estridente que permitió mantener en su justo grado la sesión inaugural, única ocasión en que se abre la Puerta de los Leones, por la cual accede al palacio el jefe del Estado.
Los independentistas, entrando al Congreso para leer un manifiesto contra la Monarquía. Los independentistas, entrando al Congreso para leer un manifiesto contra la Monarquía. - Foto: Javier LizónFelipe VI, junto a la Reina Letizia, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, entraron al salón de plenos tras subir por la escalera portátil de madera tapizada de rojo que conecta el pasillo del Congreso con la tribuna y allí ya se vio quién aplaudía y quién no; después, sonó el himno nacional.
Fue el momento más solemne, con todos los diputados y senadores puestos en pie escuchando en respetuoso silencio los compases de la Marcha Real, los de traje y corbata y los de jersey a secas, las de vestidos de fiesta y las de ropa más convencional.
La audición dio paso a los dos únicos discursos de la sesión, el de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y el de Felipe VI, también seguidos en silencio, salvo el sonido de un inoportuno móvil.
Bien apretados, los 23 miembros del Gobierno en el banco azul y también los diputados y senadores, y eso que faltaban los independentistas catalanes y vascos, que una hora antes habían convocado a la prensa para aclarar que no asistían por ser la Monarquía una «institución anacrónica heredera del franquismo».
De hecho, su ausencia dejó numerosos huecos en el gallinero del hemiciclo, mientras más abajo había tortas para coger sitio.
Los parlamentarios de Vox ocuparon casi toda la primera fila del PSOE para gran enfado de los socialistas, que como protesta llegaron a colocarse ante ellos, puestos en pie, hasta que lograron que se marcharan a otros huecos vacantes en las hileras más altas.