Ibáñez reclama «responsabilidad y estabilidad» a las Cortes

SPC
-

Los votos del Grupo Popular eligen al procurador burgalés como presidente del Parlamento autonómico tan sólo para unas semanas antes de su disolución

Ángel Ibañez, procurador burgalés, jura su cargo como presidente de las Cortes. - Foto: Rubén Cacho (Ical)

El nuevo presidente de las Cortes, Ángel Ibáñez, reclamó ayer tras su proclamación que la «responsabilidad, estabilidad y normalidad» sean los tres «pilares» que guíen la actividad en el Parlamento autonómico durante el escaso mes que resta hasta el final de la legislatura. Durante su discurso de investidura, Ibáñez confió también en que tres conceptos que definen a las Cortes como son «diálogo, voluntad y consenso» inspiren a los parlamentarios en su actividad, según informa Ical.
El procurador por Burgos y hasta ahora viceportavoz del Grupo Popular, Ángel Ibáñez, fue elegido presidente en segunda votación y por mayoría simple con el apoyo de 41 parlamentarios populares, y los votos en blanco de la oposición. El burgalés sustituye a Silvia Clemente, que renunció el cargo el pasado 21 de febrero y abandonó el escaño. Como consecuencia, ayer también tomó posesión la procuradora segoviana Raquel Sanz.
Es la primera vez en la historia de la Comunidad que las Cortes tienen que elegir un presidente para un periodo tan corto, pues la Cámara se disolverá en unas semanas ante la convocatoria de las elecciones autonómicas. Esta situación se produce por otro hecho hasta ahora no visto, como es la renuncia de un presidente del parlamento.
En su primera intervención, Ibáñez pidió «no ser ajenos a la realidad» y reclamó esfuerzo diario como «la mejor defensa de las instituciones». «La normalidad debe presidir nuestro empeño en esta etapa» en la que «la palabra y la voluntad de consenso» serán «la guía que nos permita conformar los objetivos para el final de la legislatura», reiteró el nuevo presidente, quien apuntó a los valores democráticos como «la luz» que oriente la actuación de los parlamentarios. «Comprometámonos con la concordia y el respeto a todas las opciones políticas representadas», pidió.
En esta recta final de la legislatura, Ibáñez abogó por que sea la responsabilidad la que prime «por encima de todo» dentro del mandato ciudadano de «garantizar la estabilidad que merece una Comunidad como Castilla y León y una institución como las Cortes». Según apostilló, los parlamentarios tienen en sus manos «la oportunidad de escribir en los próximos días una nueva página de la historia» de un territorio reconocido como cuna del Parlamentarismo y de «dar voz» a los «ciudadanos».
Con un carácter «humilde», Ibáñez se comprometió a «velar por los intereses de la Cámara» y a desarrollar su actividad con transparencia