14 días de vigilancia activa a contactos de los contagiados

SPC
-

Los cinco iraníes y los 11 trabajadores de Valladolid dan negativo en las pruebas realizadas y están en aislamiento domiciliario, mientras en Segovia la Junta controla a unas 250 personas

14 días de vigilancia activa a contactos de los contagiados

24 horas después de confirmarse los dos primeros casos de coronavirus en Castilla y León, ambos se encuentran «en perfectas condiciones» y su sintomatología es «leve». Por el momento se mantienen en situación de aislamiento a la espera del resultado negativo de dos análisis consecutivos en un intervalo de 24 horas para poderles darles el alta. Mientras, fuera de los boxes de presión negativa en los que se encuentran el joven italiano y el ingeniero iraní, la infección no ha sumado ningún contagiado más, y por el momento, la Consejería de Sanidad ha establecido una vigilancia «activa» durante 14 días sobre los ‘casos estrechos’ que han estado en contactos los dos positivos. Una vigilancia que, según explicó la Junta de Castilla y León, no afectará  a aquellos que hayan estado en el mismo espacio cerrado con un caso mientras era sintomático. Para este colectivo, los Servicios de Epidemiología de la Junta desarrollan una vigilancia «pasiva» a lo largo de los días de control, informa Ical.
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, informó que los cinco ingenieros iraníes que habían viajado a Valladolid para visitar la empresa Cidaut con el caso confirmado y se encontraban ingresados en el hospital Río Hortega de Valladolid han dado negativo por coronavirus, por lo que está previsto que regresen a su país de origen. Además, los once trabajadores de Cidaut que pudieron estar en contacto con la persona afectada, y que el jueves se autoaislaron durante diez horas en la sede de la firma en el Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid), fueron sometidos a un seguimiento activo, sin que ninguno de ellos presentase síntomas. 
Según confirmó Casado, «la cosa va bien» y tras un contacto permanente con el Ministerio de Sanidad se están tomando «las decisiones oportunas». Además, agradeció el trabajo «ingente» de los epidemiólogos de la Comunidad y también de las personas que integran el sistema sanitario de salud y que están dando «una repuesta magnífica». 
250 vigilados en Segovia

En Segovia, los 140 estudiantes de la residencia The Factory –donde residía el joven italiano–, 16 trabajadores, alrededor de un centenar de alumnos de IE University Segovia y un profesor serán sometidos durante las próximas dos semana al control epidemiológico por parte del Servicio Territorial de Sanidad. Así lo explicaron ayer el jefe del servicio, César Montarelo, y la jefa de Epimediología, Trinidad Romo, que lanzaron, en primer lugar, «un mensaje de tranquilidad y normalidad» en el devenir diario de la residencia y la universidad porque no se contempla su cierre y las personas tienen libertad de movimiento. Los estudiantes, trabajadores y el profesor han dado un número de teléfono y un correo electrónica a las autoridades sanitarias y tendrán que tomarse la temperatura dos veces al día, mañana y tarde, y comunicarlo.
«Sabemos que fue a una clase», expuso Montarelo, que aseguró que «no nos consta» que el joven estuviera el martes de carnaval en una verbena rodeado de cientos de personas. En cuanto a su evolución, el responsable del servicio territorial de Sanidad explicó que «encuentra bien y la evolución es favorable, con una sintomatología leve».
«Nos pidió disculpas»

Dos compañeras de la residencia donde vive el varón que ha dado positivo, explicaron a los medios que la mejor amiga del joven italiano, que fue la persona que le acompañó al Hospital General «ha dado negativo» en el coronavirus.Además, aseguraron que mantienen contacto con el joven milanés a través del grupo de Whatsapp de la residencia y les ha transmitido que se encuentra bien.
Además, aseguraron que se siente culpable de la situación que ha generado tras su vuelta de Milán, y así se lo transmitió en el grupo de Whatsapp. Según las estudiantes, su compañero «esta bien y estable. Nos pidió disculpas, se siente un poco culpable de que esté así la residencia», aseguraron sus compañeros, que reconocieron que la situación en la residencia «está más tranquila, pero el jueves por la noche era un caos, estaba todo el mundo abajo, con las maletas», detallan. De hecho, algunos de sus compañeros, un pequeño porcentaje, decidieron irse a Madrid con «intención de volver a su país de origen como Alemania o Líbano».?
Fase de contención

La consejera de Sanidad también se mostró ayer esperanzada en que no aumente el número de casos en la Comunidad y recordó que se está en una fase de «contención», aunque en el caso de que no sea así, garantizó que Castilla y León está «preparada». Igualmente, incidió en que esta pandemia es «de baja letalidad» y tiene una tasa de supervivencia próxima al 98%.