La veintena de cooperativas garantizan la recogida de uva

Ical
-

Urcacyl reconoce que, en algunos casos, las ventas han caído un 90% por la crisis del Covid-19 con el cierre de la hostelería

Zona de empaquetado de la sociedad cooperativa Bodega Viña Vilano. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

Una veintena de representantes de cooperativas vinícolas de Castilla y León garantizó hoy la recogida de uva de sus socios para la próxima vendimia que se prevé abundante, con el objetivo de que los ingresos de los viticultores se ven afectados “lo menos posible” por la crisis que atraviesa el sector, sobre todo con el cierre del canal de los hoteles, restaurantes y cafeterías (Horeca). “Aquí se ve la fortaleza de las cooperativas y el premio a la fidelidad de sus socios, que en momentos difíciles cuentan con el respaldo, el apoyo y la defensa de sus explotaciones, frente a los viticultores individuales que en estas campañas se verán con serias dificultades a la hora de tener a quién entregar sus uvas por lo anunciado por muchas bodegas privadas”, aseguró.

En un comunicado, la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (Urcayl) recogió que el vino de calidad que producen tiene, en muchos casos, como clientes a los bares y restaurantes y como estos siguen sin abrir, sus ventas hacia disminuyen en porcentajes muy importantes, que en algunos casos llegan al 90 por ciento. Añadió que solo se salvan las ventas del canal de alimentación que ha crecido, y el aumento de la facturación con la venta 'on line', pero no salvan la campaña ni las previsiones que todas las cooperativas tenían a principios de 2020.

A pesar de las dificultades, recordaron que las bodegas cooperativas están manteniendo los puestos de trabajo en sus plantillas, o en el caso de haber realizado un ERTE, lo están complementando salarialmente para que sus trabajadores no pierdan poder adquisitivo.

Urcacyl consideró que las medidas que plantean la Unión Europea y el Ministerio (destilación de crisis y almacenamiento privado, entre otros) van a paliar “en poco” los problemas de los vinos de la Comunidad, aunque podrán ser buenas para contribuir a reactivar el mercado. En cualquier caso, demandó la necesidad de recuperar la movilidad y la actividad comercial tanto en España como en el resto del mundo para que el mercado fluya y las cooperativas puedan trabajar como tenían planificado.

Ante la crisis sanitaria y económica generada por el Covid-19, demandó buenas estructuras de telecomunicaciones y de suministro eléctrico en el medio rural donde están ubicadas las cooperativas para poder desarrollar sus tareas, sin cortes ni lentitud en las conexiones. “Es imposible vender y ser competitivos sin las infraestructuras de comunicación que las administraciones deben implantar”, precisó Urcacyl

A nivel económico, lamentaron los problemas de falta de liquidez, debido al descenso de las ventas y al impago, retraso o aplazamiento del cobro de sus facturas. También criticaron el hecho de que Hacienda no haya tomado ninguna decisión para aliviar la situación financiera y administrativa que tienen, y el despropósito que supone seguir pagando el IVA de las ventas realizadas y no cobradas.

Mano de obra en vendimia

La reunión de hoy también sirvió para analizar los problemas de mano de obra que pueden surgir en el momento de la vendimia y las medidas de seguridad que se deberán tomar y de las que se desconocen todos los detalles.

Por último, reclamaron a los consumidores que valoren más a las bodegas cooperativas, ya que garantizan que sus ingresos van a parar directamente a los viticultores, contribuyen a defender el medio rural, la fijación de la población y la viabilidad de las explotaciones.