Arranca la Ebau: Gestación subrogada, Delibes y Al Andalus

SPC
-

Un total de 9.793 alumnos de Castilla y León se enfrentan desde hoy y hasta el viernes a la prueba que les permitirá entrar en una carrera universitaria

Imagen de archivo de una prueba de selectividad anterior - Foto: Ical

‘La poesía en el Novecentismo, las Vanguardias y la Generación del 27. Juan Ramón Jiménez’ y ‘La novela de 1939 a 1975. Camilo José Cela, Miguel Delibes’, junto a los comentarios de texto sobre la gestación subrogada y las faltas de ortografía fueron los temas del primer examen de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) en Castilla y León, correspondiente a Lengua Castellana y Literatura II. Una primera prueba a la que se enfrentaron hoy un total de 9.793 estudiantes, repartidos en los cuatro distritos de la Comunidad como las universidades de Valladolid (3.991), Salamanca (2.597), León (1.805) y Burgos (1.400), en las 37 sedes.

Una vez superados los nervios iniciales, las noches en vela de la última semana y los repasos al temario en los pasillos, los jóvenes se enfrentaron en la mañana de hoy a la EBAU que marcará parte de su futuro, porque de la nota de esa prueba dependerá la elección de la carrera universitaria que desean cursar. El año pasado, el 92,2 por ciento de los alumnos aprobó la Selectividad pero para muchos de ellos la superación de la prueba no es suficiente y deben conseguir la mejor nota posible. Solo así se aseguraran entrar en las titulaciones más demandadas y que exigen las calificaciones más altas como son los casos en Castilla y León de Medicina, Biotecnología, Matemáticas y Física, Matemáticas e Ingeniería Informática, Ingeniería Aeroespacial y Enfermería, entre otras.

En el primer examen de Lengua y Literatura, que comenzó a las 9 horas, los estudiantes pudieron elegir una primera opción para desarrollar el tema ‘La poesía en el Novecentismo, las Vanguardias y la Generación del 27’, con un máximo de tres puntos sobre diez, que se completó con un análisis y comentario de texto sobre la gestación subrogada, con una puntuación de hasta cuatro puntos. El texto correspondió a un artículo de opinión publicado en el diario El País, por la periodista y escritora Milagros Pérez Oliva, y titulado ‘Hijos bajo contrato’. Un tema de actualidad, donde la autora reflexiona sobre la prohibición de una práctica prohibida en España. “La cuestión es compleja”, reconoce la periodista quien finaliza su artículo con una reflexión: “Vivimos en una sociedad muy mercantilizada, pero debemos pensarlo dos veces antes de permitir que las relaciones mercantiles gobiernen la maternidad. Y si el hijo sale defectuoso, ¿qué dice el contrato?”.

La opción A se completó con el análisis sintáctico de una frase ("Existe una técnica, segura y eficiente, que permite que una mujer pueda gestar un bebé con el que no tiene ninguna relación biológica") y morfológico de dos palabras (inconveniente y gobiernen) recogidas en el comentario de texto, que puntuaba hasta tres puntos.

La segunda opción recogía el desarrollo del tema de literatura española, ‘La novela de 1939 a 1975’, con referencias a autores como Cela y Delibes. En cuanto al texto de Álex Grijelmo, también publicado en El País, versaba sobre las faltas de ortografía. El periodista burgalés asegura en el artículo de opinión ‘La ortografía es el termómetro’ que la “ortografía es el mercurio que sirve para señalar la fiebre”. A su juicio, la ortografía es un indicio porque “se supone que quien escribe con corrección ha leído y la ha incorporado a su pensamiento una estructura gramatical que le permite ordenar mejora las ideas y analizar con más competencia tanto lo que oye como lo que piensa”. También, precisa que “cabe suponer que quien comete faltas de ortografía, tal vez, disfrute de menor capacidad para la argumentación y la seducción y, que por todo ello, probablemente sea una persona más manipulable”.

El examen recogía, en el apartado de Lengua Castellana, el análisis sintáctico de un fragmento del texto ("Quien escribe con corrección ha leído y ha incorporado a su pensamiento una estructura gramatical que le permite ordenar mejor las ideas") y el morfológico de dos palabras (almacenado y lamparones). Ambas opciones fueron consideradas, según recogió la Agencia Ical, como “asequibles” por la mayor parte de los estudiantes, al ser temas bien analizados durante Segundo de Bachillerato mientras que los textos abordan asuntos de actualidad, sobre todo el de la gestación subrogada.

Historia de España

Tras un descanso de una hora, los alumnos se sentaron, de nuevo, en el aula para enfrentarse al examen de la asignatura de Historia de España. Hora y media para cerrar la primera mañana de la EBAU con otras dos opciones. La primera, recogía desarrollar el concepto de romanización y el nuevo orden europeo surgido de la Paz de Utrecht, las causas de la formación del Frente Popular y las actuaciones después de su triunfo electoral hasta el comienzo de la Guerra Civil.

Además, este año, se han incorporado dos bloques -a diferencia de uno, del curso pasado- para que el estudiante elija entre las características esenciales de la Constitución de 1812 y ordenar de mayor mayor a menor antigüedad una serie de acontecimientos y personajes (Espartero, Tratado de Fontaineblau, Desastre de 1898 y Alfonso XII). El otro bloque ofrecía optar por la organización política del Estado franquista o responder unos términos históricos (Adolfo Suárez, Leyes Fundamentales del Régimen, Maquis y Carrero Blanco).

La opción B preguntaba por la evolución política del Al Ándalus y la elaboración de un esquema con los grupos ideológicos y los apoyos sociales del Franquismo en su etapa inicial. Además, había que responder a los términos históricos (Colón, Bartolomé de las Casas, Inquisición, Batalla de Lepanto y Tratado de Utrecht) y elegir entre comparar las desamortizaciones de Mendizábal y Madoz y el Estatuto Real de 1834 y las Constituciones de 1837 y 1845. Por último, otro bloque se repartía entre describir la evolución de la dictadura de Primo de Rivera y las reformas impulsadas durante el bienio reformista de la Segunda República.

El examen de Selectividad de Historia fue calificado como “muy sencillo”, según confesaron algunos profesores a Ical. No solo por incluir dos bloques para elegir entre otras preguntas sino porque muchos de los temas recogidos suelen ser “un clásico” como Al Ándalus, la romanización, las constituciones, por lo que los profesores hacen hincapié en su estudio porque hay muchas posibilidades que caigan en la EBAU. Hay que recordar que la materia de Historia de España ya sufrió el año pasado una importante reducción del número de temas de “interés evaluable preferente” en el programa (de 100 a 69), a cargo del equipo técnico que diseña la prueba. Algo que hacía “más accesible” el examen.


Las más vistas