La Catedral carece de un plan integral antiincendios

Sergio Arribas
-
La Catedral carece de un plan integral antiincendios - Foto: Rosa Blanco

Solo el Archivo y la Sala Bajo Claustro disponen de sistemas propios y automáticos contra el fuego. Los bomberos desconocen las medidas adoptadas por el Cabildo. Aclaran que no han redactado ningún plan ni realizado ningún simulacro en la Seo.

La Catedral de Segovia dispone de un plan de emergencia y evacuación aunque carece —a diferencia de otras seos de similar magnitud— de un plan o sistema integral anti-incendios que proteja del fuego al conjunto del monumento, construido a lo largo de dos siglos, de 1525 a 1786, año de su consagración. 

El Archivo Capitular, que custodia en su biblioteca una notable colección de códices e incunables, caso del Sinodal de Aguilafuente, el primer libro impreso en España; y la Sala Bajo Claustro, que exhibe 40 lienzos de valor incalculable, en su mayoría tablas flamencas, son los dos únicos espacios de la Catedral que disponen de sistemas específicos y autónomos contra incendios. Con independencia de los pararrayos y «detectores» de incendio repartidos en la zona de las cubiertas —colocados aprovechando la restauración de la maderas— el resto de la Seo segoviana no contaría con más protección que los extintores de mano diseminados por el histórico inmueble.

El incendio de la catedral de Notre Dame, que causó el desplome de la cubierta y de la aguja del crucero de este icono universal del gótico europeo, ha puesto el foco en la seguridad de los grandes monumentos y catedrales. Tras la tragedia, el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, anunció la revisión de las instalaciones de los grandes monumentos españoles; lo que se ha traducido en la urgente convocatoria de una reunión extraordinaria del Consejo del Patrimonio Histórico.
Asimismo, la propia Junta de Castilla y León ha anunciado que revisará los protocolos de gestión establecidos en todas las catedrales y grandes monumentos de la Comunidad, para urgir a los titulares de estos bienes a que se disponga «cuanto antes» de planes de emergencia para hacer frente a cualquier tipo de incidencia.

«Tenemos un plan de emergencia, de evacuación» mientras que el de incendios «no está terminado del todo, lo estamos elaborando» porque «falta el visto bueno de los bomberos», asegura, en declaraciones a El Día, el Ecónomo Capitular del Cabildo catedralicio, Rafael de Arcos; señalando que «no está completo porque no hemos realizado aún un simulacro». No obstante, el canónigo subraya que tanto el Archivo catedralicio como la Sala Bajo Capitular «sí están preparados con sistemas antiincendios», gestionados por la empresa Securitas Direct, y «además con la última tecnología» que «permite apagar un fuego sin agua». De Arcos alude al sistema de extinción que, al detectar el fuego, bien por humo o por temperatura, se activa de forma automática. Se cierran las puertas y se libera el gas Inergen, que anula el oxígeno de la sala y extingue el fuego.

De acuerdo con sus palabras, en la Catedral existe un plan de emergencia o evacuación aunque todavía carece de un plan o sistema integral antiincendios para todo el conjunto del monumento, salvo los instalados para proteger las obras de arte que custodian el Archivo y la Sala Bajo Capitular. Así lo certifica también el perfil oficial de la Catedral de Segovia en Twitter en una respuesta, este miércoles, a un usuario de esa red social. «Tenemos un Plan de Emergencia en toda la Catedral y sistemas antiincendios distribuidos en diferentes puntos, como el Archivo y la Sala Bajo Claustro. Hay seguridad para evitar este tipo de incendios», responden desde la Catedral.

Lo cierto es que los bomberos de Segovia desconocen si la Catedral cuenta un sistema antiincendios. Lo reconoce el jefe de bomberos, José Luis del Pozo.  «Que nosotros conozcamos… tienen extintores en distintas zonas, pero los sistemas que podría tener un edificio singular no tienen», afirma. 

Del Pozo desconoce que la Catedral cuente con sistemas específicos en el Archivo y la Sala Bajo Capitular. «No sé lo que han incorporado porque a nosotros no nos han comunicado nada (…) han hecho adaptaciones y entiendo que lo habrán hecho, aunque no sé el alcance de los sistemas que han puesto», explica el jefe de bomberos, quien, no obstante, comenta que «creo que pusieron detección en las cubiertas cuando se arreglaron, aunque, insisto, no se el alcance de los sistemas ni donde lo tienen organizado, ni donde tienen la centralita».

Por su parte, el delegado diocesano de Patrimonio, Miguel Ángel Barbado, en declaraciones a la agencia Ical, hizo referencia a que la Catedral dispone de lo que denominó como un «protocolo»  antiincendios que «se hizo hace tiempo» y que «ha podido quedar obsoleto»; un documento desconocido para el jefe de Bomberos.  Barbado explicó que en la Catedral de Segovia, existen diferentes medidas y actuaciones para evitar daños, como sistemas antiincendios que «no utilizan agua» en la zona del Archivo Catedralicio, y así para «las distintas partes» de la seo, como las cubiertas, que están siendo restauradas, en diferentes fases.

En todo caso, el delegado diocesano de Patrimonio y miembro del Cabildo abogó por «revisar y actualizar» el «protocolo», señalando que están muy concienciados con tomar todas las precauciones para que no se produzcan accidentes porque «sabemos que una chispa, un cortocircuito, puede provocar un incendio».

Explicó que los proyectos de obras que se ejecutan en la ‘Dama de las Catedrales’ establecen el tipo de cables que se pueden emplear o las medidas de seguridad que deben adoptar los trabajadores de las contratas, tanto para evitar caídas como en el uso de la maquinaría. Barbado insistió en que se hace mucho hincapié en que «no se produzca ningún despiste» y que, afortunadamente, en los trabajos que han realizado, nunca ha habido problemas.

EL PLANO, POR INTERNET. Los bomberos del Ayuntamiento de Segovia, según su máximo responsable, no disponen de ningún plan anti-incendios de la Catedral ni ningún otro tipo de documentación oficial al respecto  facilitada por el Cabildo, Obispado o, en su caso, por la Junta o Patrimonio; mientras que los planos de la Catedral «en esquema básico» que disponen los profesionales son «los que hemos buscado» y «te encuentras por internet».
Esto no significa, aclara del Pozo, que los bomberos no hayan estudiado, por su cuenta, las posibilidades de acceso a la Catedral. Del Pozo confiesa que él, de ‘motu propio’, subió a la zona de las cubiertas de la Catedral durante la fase de reparación de las techumbres, de manera que «sé lo que han estado haciendo».

«En los ‘briefing’ de trabajo hemos hablado y sabemos más o menos qué es lo que hay que hacer y cómo hacerlo. Otra cosa son los medios. Como ha pasado en Notre Dame o pasó en Liceo, aunque pongas muchos medios de bomberos y vehículos, lo importante es la detección y cogerlo lo antes posible para intentar mitigar al máximo el incendio».

El caso de la Catedral no es el del Alcázar. Cada 6 de marzo, coincidiendo con el aniversario del fuego que asoló el Alcázar en 1862, los bomberos de Segovia pusieron a prueba el sistema anti-incendios del que dispone el monumento, diseñado por el Servicio de Bomberos de Segovia, y que protege los 5.000 metros cuadrados de cubiertas y techumbres del edificio, cuya estructura de madera les hace especialmente sensibles al fuego.

«Lo diseñamos nosotros en función de las necesidades y ubicación del edificio, que es un edificio singular como lo es la Catedral. Lo que pasa es que el Alcázar ha hecho una inversión importantísima a mayores reforzando la seguridad», explica del Pozo, que aclara que los bomberos «solo podemos recomendar, nunca exigir, porque no lo ampara ninguna reglamentación».

Si un edificio cambia de uso o actividad, el Ayuntamiento puede exigir la implantación de sistemas antiincendios, pero «no en elementos BIC, donde nosotros solo podemos hacer recomendaciones para minimizar y asegurar la rapidez de una posible intervención».

«Si cuentan con un plan, deberíamos conocerlo»

El jefe del Parque de Segovia, José Luis del Pozo, aclara que los bomberos no han elaborado ningún plan antiincendios para la Catedral porque «no es nuestra competencia» aunque «si algún día nos piden un asesoramiento, les diríamos lo que realmente necesitamos» para atajar un fuego en la seo segoviana. Del Pozo insiste en el desconocimiento que tiene su equipo de las posibles medidas contra el fuego que tendría la Catedral. «Si tienen un plan contra-incendios, nosotros también deberíamos conocerlo, somos parte interesada en conocer lo que tengan, si tienen plan de incendios o no lo tienen, imagino que no, aunque lo mismo sí, pero lo cierto es que no nos lo han hecho llegar», dice. 

A su juicio, «que lo tengan o no [un plan integral] es una cuestión de los propietarios del edificio. No hemos participado porque no es misión nuestra, aunque si nos lo piden participaríamos gustosamente». Con independencia del plan, Del Pozo hace referencia a la responsabilidad profesional del Parque de Segovia. «Sabemos de las dificultades ante un posible siniestro, los dos o tres puntos por donde podríamos entrar, por donde subir a la cubierta y las zonas más vulnerables. Se han arreglado hace poco y es la gran parte combustible que tiene la Catedral. Tiene tanta madera como la de Notre Dame».

Para el responsable de los bomberos de Segovia, que ha vivido «con dolor y angustia» los graves daños en una «joya arquitectónica» como Notre Dame, todos los edificios singulares «deben estar protegidos» y «me da igual la Catedral, el Alcázar o los conventos» aunque «son los propietarios los que tienen que sensibilizarse con este tema. Nosotros no podemos exigir».