COLABORACIÓN

Fernando Lussón

Periodista


Ducha escocesa en el procés

Son tantos los frentes abiertos por el independentismo catalán que algunos de sus maniobra de lobby ha tenido éxito sobre todo en aquellas instituciones y organismos que más ocultos han quedado al escrutinio político, en los que se han movido con soltura hasta conseguir que en algunos de ellos respalden sus intereses. En el resto, en los que de verdad saben de qué va la pretensión de la secesión de Cataluña, los varapalos son constantes.

De esta manera la sociedad española se encuentra sometida a un procedimiento de ducha escocesa a cuenta del procés con decisiones políticas y judiciales que avalan la posición del Gobierno y otras que son favorables, en principio, a las fuerzas independentistas. Entre las primeras, la decisión del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, en el que tantas esperanzas tiene cifradas los políticos presos y el Govern de la Generalitat, de inadmitir el recurso por supuesta vulneración de derechos fundamentales por la decisión del TC de suspender el Pleno en el que el expresidente Carles Puigdemont iba a valorar los resultados del referéndum del 1-O. La segunda, de carácter político vino del Parlamento Europeo que impidió a Puigdemont y a otro de los fugados de la justicia española, Toni Comín, acceder de forma provisional a su sede hasta que no recojan su acreditación de europarlmentarios en nuestro país, lo que corrobora que no han adquirido ningún tipo de inmunidad parlamentaria.

La parte fría de la ducha ha venido del grupo de trabajo de la ONU sobre detenciones arbitrarias que pide la libertad provisional y la indemnización por el daño causado de Oriol Junqueras y de los Jordis, Sánchez y Cuixart, que estarían procesados por sus opiniones políticas. Al presidente de la Generalitat, Qim Torra,  le ha faltado tiempo para adherirse al escrito de la fecha a la cruz y exigir su liberación además de amenazar a España con todos los males por la defensa de estas conclusiones allá donde se lo permitan.

En esta ocasión, sin embargo, el Gobierno socialista ha reaccionado con rapidez para poner de manifiesto las inexactitudes, omisiones y errores que aparecen en el informe elaborado por juristas entre los que se encuentra dos de ellos que han trabajado en otras ocasiones con un letrado británico que defiende a los independentistas catalanes y que el gobierno ha solicitado que sean separados de este informe por ‘conflicto de intereses’. El informe contiene una serie de opiniones y conclusiones que reflejan un desconocimiento absoluto del ordenamiento jurídico español

Y en estas estamos cuando el juicio contra los líderes del procés se encuentra a apenas dos semanas de que quede visto para sentencia con el avance de que la fiscalía mantendrá la calificación de los hechos de delito de rebelión para los principales procesados, sin atender a ningún tipo de presiones, y agravada con la las petición de que no puedan acceder al tercer grado al menos hasta haber cumplió la mitad de las penas. Flaco favor les ha hecho el Govern catalán al conceder a Oriol Junqueras la posibilidad de salir todos los días de la cárcel después de que un juez le revocara el tercer grado penitenciario. Si actúan de esa forma con un caído en desgracia, que no harán con los ‘héroes del procés’, en virtud de sus competencias penitenciarias.