TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Lesiones

28/05/2020

En los primeros días de confinamiento un alergólogo advertía de lo dura que venía la 'campaña del polen' este año. No tanto por el buenísimo-buen tiempo que estaba haciendo (la realidad, además, ha mejorado las previsiones), algo que ayudaba a que la vegetación creciese de forma inusual, sino porque el confinamiento evitaba a los alérgicos un proceso básico: ir acostumbrándose paulatinamente a todo ese 'veneno' en suspensión en lugar de encontrárselo de golpe y porrazo como ha sucedido. Ayer leía sobre el aumento de un 12% de nuevos casos detectados de alérgicos. La ciencia no suele fallar...

En los primeros días de confinamiento, además, un preparador físico y un fisioterapeuta advertían sobre las lesiones que se producirían en el regreso de la competición…

De momento le ha tocado a Osasuna (cinco bajas por distintos problemas musculares en apenas tres días de entrenamientos conjuntos), pero mañana le puede tocar a cualquiera. No es lo mismo hacer abdominales en casa para subirlo a Instagram que volver a calzarte las botas sobre el césped: los pies deben volver a hacerse hueco en esas hormas ceñidas, las articulaciones regresan a sus máximos de intensidad, los músculos 'decían' que estaban a tono pero una cosa son las sentadillas y otra la carrera, freno, salto, carrera, patada, salto, cambio de dirección, otro cambio, carrera, sprint, salto, trote… Y es que esos mismos preparadores que hoy ponen velas y cruzan dedos son los que diseñaron una temporada con unos picos de forma muy concretos, y a estas alturas (finales de mayo) ya estaba todo finiquitado. No es lo mismo reprogramar o resetear una máquina que un cuerpo humano, y la ciencia, la que no suele fallar, traslada un mensaje explicado para tontos: el riesgo de lesión se dispara si intentas estar en forma cuando no deberías estarlo.