Djokovic se cita con la final

EFE
-
Djokovic se cita con la final - Foto: Rodrigo Jiménez

El serbio vence a Thiem por 7-6, 7-6 y llegará por tercera vez a la última ronda del torneo madrileño

Novak Djokovic disputará por tercera vez la final del Mutua Madrid Open tras dominar al austríaco Dominic Thiem por 7-6 (2) y 7-6 (4) en dos horas y 22 minutos, en una gran batalla desde el fondo de la pista, en la que el actual número uno del mundo, que estuvo abajo 3-1 en el primer set y 4-2 en el segundo, demostró su gran fortaleza mental.
Djokovic, campeón de este torneo en 2011 y 2016, consigue su primera final de este año después de ganar el 15º Grand Slam de su carrera en Australia en enero.
Era la sexta semifinal en Madrid de Djokovic, la 64 de un Masters 1.000, y ahora luchará en su final 48 de estos prestigiosos torneos, de las que ha ganado 32 y perdido 15.
Para Thiem era la tercera ocasión que lograba las semifinales en la Caja Mágica, con dos finales perdidas en los últimos años. Había llegado a Madrid con su primer título de esta categoría, en Indian Wells, donde venció en la final a Roger Federer, al igual que en la anterior ronda madrileña, y siendo el verdugo de Nadal en Barcelona, donde salió campeón.
Clave en el partido fue la entereza de Nole, que estuvo abajo 3-1 en el primer set para forzar luego el desempate, donde tomó ventaja de inmediato para dominar este juego corto por 7-2 y hacerse con el primer parcial después de 64 minutos, y levantar a continuación el puño como si hubiera ganado el encuentro.
De poco importó que el juez de silla, Nacho Forcadell, le advirtiera dos veces por su retraso a la hora de servir. Djokovic mantuvo su solidez ante la potencia de Thiem, tanto de derecha como de revés, estirándose en la pista y aceptando que el austríaco era superior por momentos. En el segundo set, y ganando puntos extraordinarios a base de fuerza, Thiem se colocó con ventaja de 4-2, pero de nuevo el número uno del mundo sacó a relucir su casta y aprovechó sus opciones al máximo para romper dos veces seguidas, cuando el saque del austríaco flojeaba.
Djokovic llegó a sacar para ganar el partido con 6-5 pero su servicio falló en ese momento crucial, entregándolo con su primera doble falta. En el desempate fue Thiem el que falló de nuevo, dejando escapar otra vez una gran oportunidad.