El Estado Islámico asesina a un cura y a su padre en Siria

EFE
-

El ISIS lleva a cabo su primer atentado contra un sacerdote cristiano y su progenitor, aunque su objetivo inicial eran dos religiosos

El Estado Islámico asesina a un cura y a su padre en Siria

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) asesinó hoy a un sacerdote de la iglesia armenia católica y a su padre en la ciudad de Qamishli, en el noreste de Siria en el primer atentado contra un religioso cristiano desde la asunción de Abu Ibrahim Al Qurashi como líder del grupo radical.
"Con la ayuda de Dios, los soldados del califato tuvieron como objetivo dos sacerdotes de los nazarenos apóstatas (...) lo que llevó a su muerte, gracias a Dios", dijo el grupo radical en un comunicado difundido en foros yihadistas en la red social Telegram.
Pese a que el grupo terrorista aseguró que se trata de dos sacerdotes, fuentes locales indicaron que los fallecidos son un religioso y su padre.
"El sacerdote católico armenio Hanna Ibrahim y su padre Ibrahim Hanna Bidou fueron asesinados a tiros por pistoleros desconocidos en el camino entre Deir Ezzor y Al Hasaka mientras se dirigían a supervisar la restauración de una iglesia católica armenia", confirmó el grupo activista Deir al Zur 24 en su cuenta de Twitter.
Una versión similar fue difundida por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una organización con sede en el Reino Unido y con red de colaboradores propia en Siria, que señaló que hombres armados asesinaron al sacerdote y a su padre cuando viajaban de Al Hasaka a Deir al Zur.
Una fuente militar siria confirmo a Efe la muerte del cura y su padre, en la zona citada.
Al Qurashi fue anunciado como nuevo líder del EI el pasado 31 de octubre, cuatro días después de la muerte de Abu Bakr al Bagdadi durante una operación de Estados Unidos en el noroeste de Siria.
El Estado Islámico indicó entonces en un mensaje supuestamente dirigido a Estados Unidos a través de su también nuevo portavoz, Abu Hamza al Qurashi, que con el nuevo líder "viene quien te hará ver lo que nunca has visto".
Las milicias kurdosirias de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) acabaron con el último reducto del califato en Siria a finales de marzo, pero el grupo radical aún conserva numerosas células activas en la región y los atentados son una situación habitual en esa parte del este del país.