Segovia estudia permitir barras de bares en la calle

David Aso
-

La Concejalía de Obras, Servicios e Infraestructuras analiza la viabilidad jurídica de esta opción e incluso quitar aparcamientos para facilitar la ampliación de terrazas y que los negocios puedan asegurar su viabilidad

El Ayuntamiento estudia permitir barras de bares en la calle - Foto: Rosa Blanco

La Concejalía de Obras, Servicios e Infraestructuras del Ayuntamiento de Segovia busca encaje jurídico a diversas opciones que le han planteado los hosteleros para ayudar a hacer viables sus negocios ante el nuevo escenario de desescalada y paulatina reapertura de actividad. Hay receptividad a estudiar cada propuesta y la más llamativa pasa por facilitar que puedan sacar barras portátiles a la calle. Es decir, que una imagen que en la mente de todos se asociaría más bien a fiestas, al estilo de esa Feria de Día que nunca ha terminado de consensuarse en la ciudad para San Juan y San Pedro, a pesar de los años que hace que empezó a hablarse de ella, podría terminar dándose en un escenario para nada festivo. «En principio no lo descartamos, aunque podrían ser más factibles en unos entornos que en otros, y en todo caso siempre bajo un ornato apropiado para el entorno en el que se encuentren», según explica a El Día el concejal del área, Miguel Merino. «Y tampoco podemos olvidar que en algunos ámbitos hay una competencia patrimonial de otras instituciones que a lo mejor tienen algo que opinar o delimitar», fundamentalmente, por una cuestión de disciplina estética.

La opción de las barras portátiles se puso sobre la mesa el pasado martes, durante una reunión entre representantes de la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS) y el concejal de Hacienda, Jesús García Zamora. «Se trata de que los establecimientos que no tengan terraza puedan sacar al menos una barra portátil como las que se ponen en las fiestas de los pueblos para poder atender en la calle, por ejemplo también con unas mesas altas; y que los que tengamos terraza podamos sacar igualmente una barra para que la gente no tenga que entrar al local», precisa Jesús Castellanos, representante del subsector de cafés y bares en la AIHS.

«Lo que tenemos muy claro es que hoy por hoy el cliente no va a tener ganas de entrar a una barra en un sitio cerrado, por mucho que se den las distancias de seguridad», continúa. «Yo creo que la propuesta ha sido acogida con entendimiento y por otro lado es algo lógico, ya que al final sólo intentamos buscar la forma de hacer viables nuestros negocios. En esa diferencia puede estar que un bar pequeño de un barrio que no tenga terraza, o sólo un par de mesas, pueda abrir o no». De hecho, los hosteleros creen que no se darán las condiciones mientras el Gobierno no les concrete un protocolo higiénico sanitario y les asegure que pueden recuperar empleados de los ERTE de manera gradual sin perder las bonificaciones obtenidas. «¿Cómo vas a soportar todos los salarios de antes si no tienes el negocio de antes?», destaca Castellanos.

Ampliación de terrazas. Por otro lado, respecto a la opción de que de los titulares de terrazas soliciten la ampliación de la superficie que tengan concedida en condiciones normales, la Concejalía de Servicios ya les remitió un escrito la semana pasada para confirmarles que pueden cursar sus peticiones para que los técnicos analicen cada caso, y en ello están ya. El propio Ministerio de Sanidad lo sugiere en el plan de desescalada que ha diseñado, dentro del anexo donde establece las actividades autorizadas en cada fase. 

Con la fase 0, la que empezó en toda España el lunes pasado (salvo algunas islas que pasaron directamente a la 1), los establecimientos hosteleros podían reactivarse con comida o bebida para llevar, opción que ha tenido poca aceptación en Segovia: «Entre 10 y 15 negocios en la capital», según la AIHS, y casos puntuales por el resto de la provincia. Es en la fase 1 (la que empieza el 11 de mayo en los territorios que pasen el corte) cuando se permite la reapertura de terrazas limitadas al 50% de las mesas que tuvieran permitidas en campañas anteriores, suponiendo que con ese porcentaje se mantengan las distancias de seguridad. «Podrían tener mayor número de mesas si el Ayuntamiento permite más espacio disponible, respetando la proporción mesas/superficie del 50% y con un incremento proporcional de espacio peatonal en el mismo tramo de la vía pública», señala el Ministerio de Sanidad. Es decir, que si a un establecimiento se le permite ocupar dos metros cuadrados más de lo habitual, el Ayuntamiento habilite otros dos de calle para los viandantes.

¿Pero cómo se aplica ese «incremento proporcional del espacio peatonal» en una calle que ya es peatonal al 100% (o en su defecto, con tráfico restringido o prioridad de paso del peatón), tal y como sucede por ejemplo en la Plaza Mayor o la avenida del Acueducto? Esa es una de las diversas dudas que han surgido en la Concejalía de Servicios, que ha solicitado aclaración al Ministerio de Sanidad a través de la Subdelegación del Gobierno y está a la espera de respuesta para empezar a tomar decisiones. Hasta el jueves había recibido 25 solicitudes y se esperan muchas más. De hecho, los hosteleros pueden cursar solicitud por correo electrónico (viasyobras@segovia.es) o a través de la AIHS, que ha preparado un formulario para facilitar la gestión y el jueves ya contaba con 25 más pendientes de envío.

Sin embargo, con la primera media docena de peticiones ya bastó para toparse con múltiples escenarios que evidencian cómo cada caso es una historia que requiere distintos encajes. Una es la ya citada de las terrazas en zonas peatonales: «El sentido común nos lleva a pensar que no habrá problema para ampliar en esos casos si no se impide la movilidad y la accesibilidad a los viandantes», supone el concejal. 

Otro escenario es el de terrazas en calles convencionales, donde, para aplicar el «incremento proporcional de espacio peatonal», en principio tocará suprimir plazas de aparcamiento o reducir carriles al tráfico, ya sea para poner mesas ahí o para el paso de viandantes. Y otra alternativa también en estudio, tras una primera solicitud en esa línea, es habilitar la cesión eventual de derechos de ocupación de vía pública entre hosteleros con locales contiguos, cuando se dé el caso de que uno quiera abrir y el otro todavía no.

«Al final se trata de intentar facilitar esta ampliación preservando los derechos de todos, que teniendo todos sus permisos en regla y respetando también la movilidad y la accesibilidad a los peatones», resume Merino. «Tengo la esperanza de que todos somos conocedores de la situación compleja que hay y que tenemos que hacer un alarde de empatía y paciencia con el que tenemos enfrente, porque ni los empresarios hosteleros están en una situación fácil ni los que estamos gestionando lo público estamos tomando decisiones fáciles. La incertidumbre es total y tenemos que intentar llegar a puntos de equilibrio y garantizar los derechos de todas las partes», concluye.