CyL sale del mercado chino y fabrica mascarillas en Segovia

A.M.
-

Drylock elaborará en Hontoria cuatro millones de unidades en exclusiva para la Junta, en tres meses, en una nueva línea adquirida por el Gobierno autonómico

Instalaciones de Drylock en Hontoria - Foto: Rosa Blanco

La Junta de Castilla y León ha adquirido una línea de fabricación de mascarillas quirúrgicas, abandonando el mercado especulativo asiático, tras haber alcanzado un acuerdo con la empresa Drylock, ubicada en el polígono de Hontoria, que aporta las instalaciones, el conocimiento y la experiencia tecnológica. En el plazo de tres meses se elaborarán cuatro millones de esta pieza de protección facial que saldrán a precio de coste, unos 0,50 céntimos, cuando han llegado a alcanzar cantidades desorbitantes en plena crisis de contagios. 
 El proyecto, impulsado por la factoría de Segovia, supone una inversión de 800.000 euros e incorpora al Banco de Santander que colabora desde su Fondo Solidario.
Según la compañía,  las conversaciones entre Drylock, impulsor del proyecto denominado ‘Mascarillas con alma’,  y el Gobierno regional, se  iniciaron hace un mes, permitiendo la adquisición por parte de la Consejería de Fomento de la maquinaria específica,  que saldrá del aeropuerto de Shangai, este miércoles. El equipamiento viajará a España en el avión que fletará la Junta de Castilla y León junto al material necesario. 
Drylock, una de las empresas líder en fabricación de productos absorbentes de higiene íntima, ha preparado en tiempo récord un espacio independiente para la línea de fabricación de este material sanitario, de 210 metros cuadrados, una sala blanca para no interferir en el proceso diario.  
Se van a crear 18 nuevos puestos de trabajo para la fabricación específica de las mascarillas, que comenzará a finales de mayo. Independientemente, esta compañía, que no ha parado su actividad, continúa con su proyecto de expansión, pendiente de la licencia  que podría otorgarse la próxima semana. 
El director general de Drylock, Miguel  Ángel  González, ha afirmado a ‘El Día’  que este proyecto le supone a la Junta «ser medianamente autónoma en relación a esta tipología de mascarillas y creo que un ahorro clarísimo y, al mismo tiempo, una colaboración entre una empresa privada y una institucional, para llevar a cabo un proyecto que es lo que demanda la sociedad».
Para González,  todos los países han acudido al mismo mercado  asíatico a demandar rapidez en el envío, «que es de donde han venido los grandísimos fraudes donde los piratas se han aprovechado de una situación de debilidad absoluta porque nadie en Europa fabricaba mascarillas», ha matizado. 
Asimismo, ha subrayado que ellos fabricarán las mascarillas a precio de coste, «no es un negocio para Drylock (...) si  hubiéramos visto una vía de negocio no habríamos necesitado a la Junta,  es una aportación ante una necesidad brutal como la que existe ahora mismo, desajustada y carísima».