Conocer la casa del oso pardo

SPC
-
Conocer la casa del oso pardo - Foto: Brágimo

Un programa de las Fundaciones Oso Pardo y Patrimonio Natural acerca el hábitat del oso pardo a los alumnos de centros de Palencia y León, para concienciar de su conservación

La Cordillera Cantábrica es una de las grandes casas del oso pardo en nuestro país, un hábitat que tiene como protagonistas a las montañas de León y Palencia, que son excepcionales lugares para el desarrollo del ciclo vital de este animal. Investigación, protección, vigilancia o educación ambiental son algunos de los pilares esenciales en el avance de su conservación, gracias a proyectos como el que desarrollan Fundación Oso Pardo y Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, con el que prevén acercar este curso el hábitat de los osos a cerca de 3.000 escolares leoneses y palentinos, gracias a una iniciativa LIFE, que hoy reunió a cerca de 40 alumnos del Colegio Maristas de Palencia.

Durante más de cinco horas, esos jóvenes de la capital palentina se convirtieron en verdaderos investigadores sobre el oso pardo y de adentraron en su hábitat, recorriendo la ‘Senda del Oso’. En primer lugar, explicó la técnica de la Fundación Oso Pardo, María Párraga, se les ofreció una charla para conocer los valores de la Red Natura 2000 y aspectos de la biología de los osos. Además, un documental de la Fundación Oso Pardo (FOP) también les sirvió para descubrir la vida de estos animales.

Las actividades se complementaron con una salida de campo en la que estos estudiantes del último curso de Primaria experimentaron sobre el terreno los conocimientos explicados previamente, y reconocieron rastros y especies animales y vegetales que apuntaron en un cuaderno de investigación, como auténticos expertos.

“Nuestro trabajo se centra en trasmitir al territorio lo que supone vivir en la Red Natura 2000 y como es hacer, además, en un entorno donde hay una población de osos”, dijo la técnica de este programa LIFE, que tiene por objeto mejorar el conocimiento y la valoración de esta red y ampliar el conocimiento entre los ciudadanos y en todos los niveles de la administración sobre estos animales, para avanzar en su protección.

Una conservación que se hace más necesaria en las áreas en donde se encuentran las dos subpoblaciones de osos más amenazadas: la cantábrica oriental, compuesta por unos 50 osos que se distribuyen por la Montaña Palentina, la Montaña Oriental Leonesa, los montes cántabros de Liébana y las montañas asturianas de Redes y Ponga; y la subpoblación pirenaica occidental, con cuatro ejemplares repartidos entre las montañas de Aragón y Navarra. Casi todos los osos que habitan en España viven dentro de la Red Natura 2000, la red de espacios protegidos de la Unión Europea, a la que nuestro país contribuye con casi un 30 por ciento del territorio.