Los problemas de conciliación se agravan con la desescalada

David Aso
-

Las consultas a los sindicatos se multiplican en Segovia por las dificultades del regreso al trabajo con los niños en casa · La Junta acaba de convocar subvenciones a solicitantes de reducción de jornada

Los problemas de conciliación se agravan con la desescalada - Foto: El Día de Segovia

Si la conciliación de la vida familiar y laboral siempre ha sido un problema, sobre todo en familias monoparentales o en aquellas donde trabajan los dos miembros de la pareja, más aún con los niños en casa, o de paseo con los padres, las 24 horas del día. Sin el respiro de las mañanas en el colegio, sin extraescolares por la tarde y, en teoría, sin opción de recurrir a los abuelos u otros parientes o amigos.
Con el Estado de Alarma se activó algo así como una ‘alarma familiar’ permanente y las consultas a los sindicatos se han multiplicado según se acerca la desescalada. La Federación Empresarial Segoviana pide diálogo y flexibilidad a las empresas para analizar cada caso dentro de sus posibilidades; los sindicatos valoran que ese diálogo suele existir, pero piden más apoyo económico y educativo a la Administración; igual que la Federación de Asociaciones de Madres y Padres (Fedampa) Antonio Machado de Segovia. 

Una de las preguntas tiene rápida respuesta y nada positiva para quienes la plantean: si uno pide la excedencia voluntaria ya puede olvidarse de la opción de cobrar paro, dado que el solicitante, oficialmente, no estará en situación legal de desempleo. Un trabajador afectado por un ERTE sí cobra prestación, y si ese ERTE está justificado por el coronavirus, ni siquiera consume derecho a paro, pero la causa de fuerza mayor del cuidado de hijos no existe.

«Debemos atender las recomendaciones de Sanidad, lo primero es la salud de los niños y sus profesores, así que no se trata de llevarles al colegio porque sí, pero entonces que nos digan cómo hacemos los padres, que nos faciliten los medios porque también necesitamos trabajar para pagar hipotecas, luz, súper…», recuerda la presidenta de la Fedampa de Segovia, Noelia del Barrio.

El Gobierno ha fijado que los niños de hasta seis años puedan volver al colegio en la Fase II de desescalada (25 de mayo, según el plazo más optimista) si los dos padres tienen trabajo presencial, «¿pero es que los niños de 7 años se pueden quedar solos en casa?», cuestiona. EnSegovia empezaron este curso 3.658 niños en segundo ciclo de EducaciónInfantil (3-5 años), 8.570 en Primaria (6-11) y 67 en Especial. «¿No se pueden poner en marcha campamentos subvencionados o actividades en las bibliotecas?», añade. Y por otro lado, «¿funcionará un autobús escolar si en estas circunstancias lo va a necesitar un niño?».

Frente a tantas dudas, Del Barrio sugiere «ayudas para que las familias puedan contratar cuidadores, o a las empresas para que faciliten el teletrabajo». Pero la preocupación ya no se limita al corto plazo, después de que la ministra Celaá anticipara que quizá en septiembre los colegios funcionen con la mitad de capacidad, de modo que los alumnos rotarían entre formación presencial y a distancia. «¿Y ya se están preparando para que no les vuelva a pillar el toro con la formación online?, ¿no se podría abrir el doble de aulas?».

Al secretario provincial de CCOO, Álex Blázquez, le preocupa que «ni el Gobierno central ni las comunidades parecen tener claro cómo resolver esto». «En Segovia ni siquiera hay garantías de que la educación telemática llegue a todos en el medio rural y hay profesores que están recurriendo a medios propios». Respecto al diálogo entre empleados y empresarios, teme que lo más difícil esté por venir: «El Gobierno aconseja mantener el teletrabajo hasta julio y de momento creo que ha habido sensibilidad por todas las partes, pero no todos los empleos se pueden hacer así y vamos a ver si sigue habiendo flexibilidad a corto plazo».

El secretario provincial de UGT, Manuel Sanz, por su parte, plantea que las reducciones de jornada que se deban a la crisis sanitaria dispongan de subvenciones que palien la pérdida de ingresos. «En circunstancias normales uno hace sus cuentas, planifica, pero estamos hablando de una situación absolutamente extraordinaria», recalca.

Precisamente la Junta publicaba el pasado jueves una línea de ayudas a la conciliación que contempla el escenario covid-19. Ofrece hasta 250 euros al mes, o hasta 400 a familias numerosas o monoparentales, por reducciones de jornada de al menos el 40%, aunque la concesión está sujeta a que entre los dos no ganen más de 35.000 euros al mes, o 17.500 si el solicitante no tiene pareja.

«Vamos a ver qué pasa también con los colegios porque la situación es compleja», señala por otro lado el presidente de la Federación Empresarial Segoviana (FES), Andrés Ortega. «Desde el principio hemos pedido diálogo a las empresas. Nuestra primera llamada fue que todas las que pudieran establecieran el teletrabajo de inmediato, pero ya sabemos que no siempre es posible. Cada empresa es una historia, pero me consta que todas están en la dinámica de buscar soluciones ». Otra cuestión, dadas las circunstancias, es que la encuentren.