El nuevo edificio de la UVa, en obras y a la vez en uso

D. A.
-

Los salones de actos y de grados estarán listos para utilizarse al comienzo del nuevo curso, aunque todo queda a expensas de cómo quede la situación tras la emergencia sanitaria

El nuevo edificio de la UVa, en obras y a la vez en uso - Foto: Rosa Blanco

Bien saben en la UVa lo que puede llegar a demorarse la revisión de una obra cuando empiezan a detectarse desajustes con respecto a lo previsto, hasta que por fin se corrigen y se puede dar por recibida. La adjudicataria del edificio de la segunda fase del campus, Ocide, empezó a construirlo en el verano de 2016 con un plazo de ejecución de 22 meses y no formalizo la entrega hasta marzo de 2019, pero la ocupación gradual de espacios no se pudo iniciar hasta los últimos días de diciembre. Y además, en paralelo se sigue trabajando en el equipamiento, a pesar de que se esperaba haber inaugurado en abril por la apertura del Salón de Actos.
«Salvo en el periodo más duro de confinamiento total de la población (los tristemente famosos 15 días de «hibernación») los trabajos se han seguido realizando tomando en cuenta en todo momento las recomendaciones del Gobierno y las medidas dictadas por el Ministerio de Sanidad», explica el vicerrector. Circunstancias que también han sumado más retraso «al no poder coincidir en el tiempo el número de trabajadores que se habrían requerido en condiciones normales».
Los trabajos se han centrado «fundamentalmente» en el nuevo Salón de Actos del Campus y «han consistido en instalaciones eléctricas para maquinaria escénica e iluminación, instalación de butacas, que ya terminan de instalarse esta semana, y el acabado de estructuras metálicas».
El profesorado ya empezó a ocupar los despachos al comienzo de este cuatrimestre del curso y, «salvo detalles de acondicionamiento, todos empezaron a trabajar» en sus nuevos emplazamientos, «despachos de dos y cuatro puestos». Y «en cuanto se acaben las labores de acondicionamiento e instalaciones técnicas de Salón de Actos y Salón de Grados, todos esos espacios comenzarán a poder ser utilizados desde principio de curso». Aunque habrá que ver en qué condiciones por el escenario de ‘nueva normalidad’.
«En lo más inmediato queda por realizarse el traslado de los equipos directivos con sus respectivas secretarías», continúa, ya que «se habría realizado a mediados de marzo» si no fuera por la pandemia.
Asimismo, las aulas de la fase 2, tanto las destinadas a prácticas como a clases teóricas, se han empezado a usar ya parcialmente desde el comienzo de este cuatrimestre, «especialmente aquellas destinadas a formación práctica de la Facultad de Educación, con lo que fue posible dejar de impartir docencia de grados en el edificio Santiago Hidalgo». Sin embargo, el equipamiento progresivo de dependencias todavía sin uso se va a ralentizar: «La situación económica provocada por la Covid-19 obligará a las universidades españolas, y la de Valladolid no va a ser una excepción, a adoptar medidas de restricción de gastos, lo que obligará a replantear sus presupuestos de cara a actuaciones futuras», admite.