Valencia cancela las Fallas de 2020

EFE
-

El alcalde ha asegurado que "esta es la mejor opción, ya que, aunque en estos momentos la pandemia parezca que está bajo mínimos en la Comunitat Valenciana, eso no quiere decir que en 15 días estemos igual o peor"

Valencia cancela las Fallas de 2020 - Foto: AYUNTAMIENTO DE VALÁˆNCIA

El Ayuntamiento de València y representantes del mundo fallero han decidido suspender las Fallas de 2020 debido a la pandemia de la COVID-19, y dejar las celebraciones para 2021.

Así lo ha comunicado el alcalde, Joan Ribó, en rueda de prensa este miércoles por la tarde junto al presidente de Junta Central Fallera, Carlos Galiana, después de reunirse durante la tarde con artistas falleros y representantes de las comisiones.

Ribó ha anunciado un plan específico de apoyo a la fiesta, así como la propuesta de que las Falleras Mayores de València 2020, Consuelo Llobell y Carla García, continúen ejerciendo en 2021. Las decisiones se someterán a una asamblea telemática de presidentes que comenzará este miércoles.

El alcalde ha manifestado: "siempre dijimos que cualquier posible celebración en julio dependería de la situación sanitaria. Vista cómo está la situación en todo el mundo, en julio no se pueden realizar celebraciones".

Así, ha recordado como la ciudad "no ha podido pasar de la fase 0 a la fase 1" esta semana, por lo que ha explicado: "No podemos organizar el operativo a expensas de saber si la situación se va a solucionar, mejorar o empeorar, aunque sea en el marco de la nueva normalidad", ha indicado.

Ribó ha destacado que "desde la noche del 10 de marzo hasta el día de hoy, llevamos muchas reuniones, análisis y debates por lo que respecta a las Fallas". "Inicialmente, nosotros y creo que todas las personas implicadas pensábamos que podríamos continuar con la programación preparada", ha indicado, aunque ha matizado que se prepararon "pequeñas alternativas".

"Nunca pensamos que la magnitud de la pandemia pudiera llegar a hacernos decir aquel 10 de marzo que las Fallas no se iban a celebrar", ha manifestado.

Ribó ha defendido las "coordenadas de consenso" con el mundo fallero con las que ha trabajado, tanto en el acuerdo preliminar para retrasar las fiestas a julio, como en el presente, de suspenderlas.

Para este acuerdo, ha indicado Ribó, se han reunido él y Galiana con representantes de la Interagrupación, de la asociación de Fallas de Especial, delegados de sector, la asociación de Fallas de Primera A, el gremio de artistas falleros y representantes de Junta Central Fallera, en un encuentro que ha calificado de "intenso" y "lleno de emociones".

"Hemos hecho lo posible y lo imposible para buscar alternativas. La conclusión es que esta es la mejor opción, la salud es lo primero. Aunque en estos momentos la pandemia parezca que está bajo mínimos en la Comunitat Valenciana, eso no quiere decir que en 15 días estemos igual o peor", ha indicado.

 

"Todos pensábamos hace unos días que íbamos a estar en fase 1"

Por su parte, el concejal de Cultura Festiva, Carlos Galiana, ha recordado que "hace dos meses de la suspensión de nuestra fiesta". "Desde el primer momento quise que las decisiones sobre ello se tomaran de la manera más consensuada posible y, por eso, todas las comisiones y el gremio de artistas falleros estaban representados en las reuniones y pudieron escuchar, debatir y pactar acuerdos", ha indicado.

El edil ha destacado que "tras días consultando con las autoridades sanitarias, sabemos que resultará imposible celebrarlas". "Todos pensábamos hace unos días que íbamos a estar en la fase 1, y no lo estamos", ha indicado, antes de añadir "los números no daban".

Galiana ha recordado que la decisión de aplazar a julio se tomó "antes del estado de alarma". En este sentido se ha pronunciado también Ribó: "si no sabemos qué pasará en 2021, cómo vamos a tener seguridad antes", ha manifestado, y ha puntualizado que las decisiones "siempre estarán en el marco de las condiciones que marcan los responsables sanitarios".

Preguntados por qué se ha esperado hasta ahora para suspender las fiestas, Ribó ha indicado: "Buscar el acuerdo y el consenso con el mundo fallero cuesta algo de tiempo. Hay que hacer reuniones y hablar con mucha gente: la democracia es así, no se debe imponer con ordeno y mando. Preferimos tardar un poco más y hacerlo codo con codo con la gente del mundo fallero".

Así, ha señalado que "había posiciones diferenciadas e intereses no fáciles de conjugar". "Las posiciones consensuadas ganan más en solidez que las que se adoptan con la idea de una o dos personas", ha agregado.

 

"Los falleros estamos hechos de un material incombustible"

El concejal ha manifestado: "Las autoridades nos transmiten que la responsabilidad de lo que suceda es nuestra, y si diéramos permiso, los responsables serían los presidentes de las Fallas. Si alguien se contagia, la responsabilidad será del presidente, así que no solo por nuestra protección, sino por proteger a los presidentes, hemos adoptado la decisión más adecuada", ha indicado.

"Nos reharemos, no será hoy ni mañana, pero renaceremos de nuestras cenizas", ha afirmado Galiana, que también ha indicado: "Los falleros estamos hechos de un material incombustible". Por ello, ha instado a recordar en la próxima ofrenda "a los que no están", y ha pedido avanzar en un ejercicio fallero que comienza hoy.

 

Las fallas, suspendidas por primera vez desde la guerra civil   

Las Fallas se suman a la suspensión de otras fiestas de la Comunitat Valenciana, como la Magdalena de Castelló y les Fogueres de Alicante, que se decidieron suspender este martes.

La crisis sanitaria global desatada por la COVID-19 provocó en marzo que se aplazaran las Fallas de València con julio como fecha provisional. Las fiestas josefinas solo habían sido paralizadas anteriormente por conflictos bélicos y una tasa en el siglo XIX.

En concreto, se suspendieron por estar el país inmerso en guerras, la de Cuba de 1896 y la Civil, y una más por motivos económicos, cuando la subida a 60 pesetas del impuesto municipal en 1886 por el montaje en la calle llevó a las comisiones, de forma individual, a no ocupar la vía pública.