¿Habrá fiestas en los pueblos este verano?

Nacho Sáez
-

Repaso a los principales festejos populares de la provincia. Los alcaldes apuran plazos antes de cancelar

Los alcaldes de Segovia apuran antes de cancelar sus fiestas

Es cierto que el Gobierno solo ha dado a conocer de momento cómo será la desescalada y que nada se sabe acerca de la ‘nueva normalidad’, que debería comenzar como muy tarde en julio, pero las señales no invitan al optimismo para los sectores implicados en el ocio, principalmente la cultura y el deporte. Más si se tiene en cuenta que Segovia puede convertirse en una de las últimas provincias en superar las distintas fases. En el calendario de eventos de este verano la mayoría tienen el semáforo al menos en ámbar.

Las que más complicado lo tienen son las fiestas populares. Segovia ha cancelado las Ferias y Fiestas de San Juan y San Pedro y también han corrido la misma suerte otras que tienen su fecha de celebración en mayo, junio o julio, como las de San Isidro en La Lastrilla, las de la Virgen de la Salud en Marugán, las de San Antonio en Navas de Oro o Palazuelos, las de San Juan en Carbonero el Mayor o la de la Juventud en San Cristóbal de Segovia. Esta última, reservada habitualmente para julio, marca ahora mismo la frontera con los municipios que apuran antes de cancelar. Es el caso de Sepúlveda con la Fiesta de los Fueros (18 y 19 de julio) y la del Diablillo (23 de agosto), Cantalejo con las de la Virgen de la Asunción y San Roque (del 14 al 18 de agosto), La Granja con la Judiada (24 de agosto), las de los Encierros de Cuéllar (del 30 de agosto al 3 de septiembre) o las del Cristo de la Expiración en Nava de la Asunción (del 19 al 17 de septiembre). Aunque ninguna de ellas se encuentran canceladas oficialmente, la mayoría de sus alcaldes confiesan que no tienen demasiadas esperanzas. O al menos no en que puedan conservar sus señas de identidad, como las grandes verbenas con orquestas.

Todavía es pronto para saber si se podrá salvar algo y cuáles serán las actividades alternativas. Lo mismo que ocurre con la oferta puramente cultural. La concejala de este ámbito en el Ayuntamiento de Segovia, Gina Aguiar, explica que «estamos trabajando en ello». «Se hará lo que mejor se adapte a lo que se pueda hacer», resume. Esto es, si se atiende a lo que ha empezado a vislumbrar el Gobierno con el diseño de las fases de la desescalada, conciertos o representaciones para aforos reducidos. En este sentido, formatos como el del festival Vete al Fresco –actuaciones musicales para los clientes de las terrazas de los bares– o los ciclos Martes en la Muralla y Música en el Jardín del Rey quizás se adapten a las necesidades de estos tiempos de necesaria distancia social por congregar a un público limitado.

Los alcaldes de Segovia apuran antes de cancelar sus fiestasLos alcaldes de Segovia apuran antes de cancelar sus fiestas

«El problema es que aún no sabemos qué programar», apunta la coordinadora de la Fundación Don Juan de Borbón, Noelia Gómez, que organiza el festival Museg. «Tenemos claro lo que hay que hacer del escenario hacia afuera, pero no del escenario para adentro. ¿Cómo guarda el espacio de seguridad una orquesta sinfónica si no es en un gran estadio? ¿Y dos bailarines?», reflexiona. A pesar de esas dudas, ella y su equipo planean una programación alternativa a la que habían diseñado antes de que se declarase la emergencia sanitaria. «Supondría un cambio de fechas respecto a las nuestras habituales –julio– y sería presencial, no virtual, aunque siempre con las medidas sanitarias por delante y si no hay un rebrote», avanza.

Nadie quiere pillarse los dedos. Ni siquiera el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, que este pasado martes pidió paciencia a los festivales musicales y de artes escénicas programados a partir de julio y no descartó su celebración «en función de la evolución de la pandemia». Rodríguez Uribes apoya como «camino a explorar» el criterio de no cancelar de forma definitiva, sino de posponer cuando pueda hacerse, «aunque en el caso de los festivales de verano es más difícil». También respalda «encontrar alguna solución equilibrada a la devolución de entradas, dando al cliente la última palabra», pero tratando de no dañar a los promotores. Sin embargo, no se manifestó acerca de la demanda del sector de la música en vivo de aplicar la fuerza mayor para poder resolver ya contratos cerrados con artistas.

Aplazado se encuentra ya el festival Fogo Rock, que había cerrado un cartel de lujo con Loquillo, Rulo y la Contrabanda o Reincidentes –entre otros– para el 17 y 18 de julio en Ayllón. El Segorock, que estaba previsto para el 30 de mayo en Castro de Fuentidueña con una terna de invitados de altura como Def Con Dos o El Drogas, ha anunciado que mantiene el mismo programa para el año que viene y que regalará una entrada extra a cada persona que la hubiera comprado y que no pida la devolución del dinero. Una posible fórmula para minimizar daños a la espera de que vengan días mejores.

Los alcaldes de Segovia apuran antes de cancelar sus fiestasLos alcaldes de Segovia apuran antes de cancelar sus fiestas