David contra King Kong

Nacho Sáez
-

El Viveros Herol se mide el martes por primera vez en su historia al FC Barcelona, que cuenta con un presupuesto veinte veces mayor y un pabellón que duplica la población completa de Nava de la Asunción.

David contra King Kong

Es el día soñado durante décadas en Nava de la Asunción. Este próximo martes (19:30 horas, Pabellón Guerreros Naveros) su equipo de balonmano se medirá por primera vez en su historia al club con más títulos de la historia del balonmano. David contra Goliat. O más aún, David contra King Kong, por la magnitud de las diferencias entre ambos. Una distancia sideral en la que, sin embargo, el deporte ha hecho posible de nuevo que durante 60 minutos (más los 60 del encuentro de vuelta) sólo existan la treintena de jugadores que saltarán a la cancha. El pasado, los presupuestos o los títulos no importarán. O al menos no serán lo más importante. 
El Balonmano Nava está listo para vivir uno de los días más especiales desde que fue fundado en 1976. Detrás de cada ascenso que ha logrado a lo largo de la última década se encontraba la ilusión (nunca escondida) de llegar a medirse en algún momento al Fútbol Club Barcelona. Tinín Campillo, que ha sido uno de los principales impulsores del idilio de Nava de la Asunción con el balonmano, es aficionado azulgrana reconocido y ocupa el cargo de presidente incluso en la peña con la que el club catalán cuenta en el municipio, que no se ha disuelto a pesar de que su actividad en la última década ha decaído. «Aparte de que en fútbol es mi equipo y he ido al Camp Nou y he visto jugar a Lineket o Archibald, también he estado varias veces en el Palau Blaugrana y hemos estado yendo diez o doce años seguidos a la Copa del Rey de balonmano. Y claro yo animaba siempre con el Barcelona», cuenta el directivo navero.
No puede evitar sentir un cosquilleo en el estómago a medida que se acerca el duelo del martes. «Para mí va a ser especial pero no porque sea del Barça sino porque el que seguramente sea el mejor equipo del mundo se va a medir a mi equipo, a mis amigos, a mí. Raúl Entrerríos vino hace unos años a dar una charla», señala Campillo. Que el equipo de un pueblo de menos de 3.000 habitantes pueda desafiar a todo un Barça constituye una de esas páginas románticas que escribe el deporte muy de vez en cuando, pero el desenlace parece claro. El conjunto azulgrana suma ocho triunfos en Asobal en otros tantos partidos hasta el momento, y hasta hace poco estuvo cinco años sin perder un sólo partido en esta competición. «Pero no sólo eso. Para mí es el mejor equipo del mundo. Lleva un recorrido y una estabilidad que así lo demuestra, y tiene el mismo entrenador desde hace diez años y ha ganado dos Champions», apunta Daniel Gordo, el entrenador de un Nava que, antes de afrontar el duelo con los azulgrana, tuvo que medirse este fin de semana al Ademar León.
ENTRADAS. A este exigente tramo del calendario ha llegado en paz gracias a los ocho puntos que ha conseguido en su brillante arranque de temporada, que le sitúa más cerca de los puestos de cabeza que de la cola. El equipo se está convirtiendo en una de las revelaciones de la Asobal de la mano de un balonmano maduro y lleno de coraje y de una afición que ha conquistado a los rivales que han pasado por el Pabellón Guerreros Naveros. Esos seguidores tenían subrayado en rojo el duelo y agotarán las entradas para presenciarlo en directo, aunque el club ha respirado aliviado al haber caído el choque en jornada laborable y no en el horario habitual de fin de semana.
«Es que nuestros socios, que son muy fieles, habrían liberado muchas menos entradas», indica el presidente del Nava, Julián Mateo. El club ha puesto a la venta las entradas a través de su página web para el público en general, ya que los socios tienen habilitados puntos de venta específicos. Es tal la expectación por un encuentro que no sólo es historia de Nava de la Asunción sino de todo el deporte segoviano. «En la vida habríamos pensado que íbamos a disfrutar de esto. Es otra página maravillosa, aunque no hay que olvidar las diferencias que existen. Luka Cindric, que fichó este verano por el Barcelona, cobra más que todo el presupuesto que tenemos nosotros para el año entero, en el que también se incluyen los gastos de la cantera», subraya Mateo.