La primera huelga pública saca 2.000 funcionarios a la calle

SPC
-

La Junta cifra el seguimiento en el 4,5% de los empleados públicos, mientras que los sindicatos cargan contra los «abusivos» servicios mínimos y elevan la participación hasta el 60% de los que podían hacer huelga

Imagen de la cabecera de la manifestación convocada ayer enValladolid por los tres sindicatos durante la jornada de huelga general - Foto: Ical

La primera huelga general de funcionarios contra la Junta sacó ayer a las calles de Castilla y León a cerca de 2.000 empleados públicos para reclamar la implantación de la jornada de 35 horas en la Administración autonómica cuatro días antes de las Elecciones Generales. Una cifra dada por los sindicatos que se suma al índice de seguimiento del paro de 24 horas que, siempre según ellos, fue del 60 por ciento de los que pudieron hacer huelga. Como suele ocurrir, esta cifra colisiona frontalmente con el 4,5% anunciado por el Gobierno autonómico en el informe publicado en la tarde de ayer y que fija en 2.767 el número de empleados públicos que secundaron la huelga general. La brusca diferencia reside, según las organizaciones convocantes, en los «abusivos» servicios mínimos convocados por la Junta y denunciaron que, en algunos servicios en los hospitales, fijaban más gente trabajando que un día habitual. «La Junta cifra el seguimiento del paro contando también a los trabajadores que estaban dentro de los servicios mínimos», denunciaron los sindicatos. 
Ajenos a los líos de cifras, los trabajadores se concentraron ante las delegaciones territoriales de la Junta de las diferentes provincias, en las que se escucharon gritos contra el Ejecutivo autonómico y en reivindicación de la implantación de las 35 horas. En la concentración de Valladolid, la más numerosa al  localizarse allí los servicios centrales de la Junta, los responsables autonómicos de CCOO, UGT y CSIF, expresaron sus críticas por el incumplimiento del Ejecutivo autonómico del acuerdo que contemplaba recuperar las 35 horas, informa Europa Press.
En concreto, unas 750 personas -según fuentes policiales- se dieron cita ante la Delegación Territorial de la Junta con la pancarta que han exhibido en otras protestas para reclamar las 35 horas y corearon gritos como «Cs y PP, la misma mierda es», «Francisco Igea nos chulea», «palabra de Mañueco, palabra de Muñeco» o «y si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra». En este contexto, el secretario general de la Federación de Empleados de Servicios Públicos de UGT Castilla y León, Tomás Pérez Urueña, aseguró que están «hartos de filibusteros» y de «trucos». El responsable de UGT, al igual que los de CCOO y CSIF, dieron ya por seguro que acudirán a la vía judicial para denunciar el incumplimiento por parte de la Junta, al tiempo que, «en una carrera de fondo», continuarán con otras movilizaciones para que no se olvide que el Ejecutivo «no tiene palabra». 
Por su parte, la secretaria de Acción Sindical de CSIF, Raquel Fernández, quien incidió en que la propuesta de la Junta no daba garantías para volver a las 35 horas y por eso se ha ido a la huelga, durante la cual criticó la dificultad de los delegados sindicales para recoger información. «El seguimiento en enfermería por ejemplo se ha vuelto muy complicado. Los servicios de urgencias de los hospitales de Valladolid tienen al personal de enfermería cien por cien con servicios mínimos, y así no se puede. De los que han podido hacer huelga aproximadamente el 60 por ciento la ha hecho, pero si la Junta ofrece los datos del total de empleados públicos lógico que sean datos más bajos», explicó.
A pesar de los servicios mínimos «abusivos», el seguimiento ha sido «positivo», según Dalia Madruga, de CCOO, quien destacó que los trabajadores públicos son «conscientes» de que la Junta les ha «engañado». A partir de ahora, se abre el «periodo de indefinición» anunciado por el consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, que arranca sin fecha de nuevas reuniones Junta-sindicatos para negociar la aplicación de las 35 horas.

Críticas a la Junta

«Castilla y León ha vivido hoy la primera huelga general de empleados públicos de su historia y tiene mucho que ver con no tener palabra porque el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, no tiene palabra, no cumple lo que firmó y no les devuelve a los empleados públicos los derechos que les quitó». En estos términos se expresó ayer el secretario regional delPSOE, LuisTudanca, que junto a su homólogo enPodemos, PabloFernández, cagaron con dureza contra elEjecutivo autonómico de PP y Ciudadanos a los que acusaron de «mentir» a los funcionarios de la Junta, informa Ical.
«Es un drama, una tragedia que en Castilla y León tengamos un gobierno fulero y un presidente mentiroso que se haya conformado con ese gobierno, PP y Ciudadanos con Igea haciendo de remero del Conde Duque de Olivares y con el señor Mañueco escondido cual avestruz», subrayó PabloFernández. 
Por su parte, el presidente de la Junta evitó pronunciarse sobre la convocatoria de huelga general y reiteró que desde el Ejecutivo han hecho «una oferta generosa a los empleados públicos». «Somos un gobierno responsable y la responsabilidad nos diferencias de otras fuerzas política que gritan y chillan sin ningún tipo de responsabilidad». El vicepresidente,FranciscoIgea, manifestó que «ahora», una vez que se ha confirmado la huelga, «hay un escenario distinto». «Eso no quiere decir que se vaya a torcer nuestra voluntad, pero es evidente que durante las últimas semanas y días ya informamos de que la imposibilidad de llegar a un acuerdo cambiaría las circunstancias», dijo.