El queso castellano prevé más exportaciones con la IGP

P.V.
-

El reconocimiento como Indicación Geográfica Protegida favorecerá a las ventas en el extranjero de este producto de la Comunidad, que en la actualidad solo suponen el 15 por ciento de la producción total

Quesos artesanos producidos en una empresa de la provincia de Burgos. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Castilla y León suma la tercera marca de calidad que engloba a toda la Comunidad tras el reconocimiento del Queso Castellano como Indicación Geográfica Protegida, uniéndose así al lechazo y al Vino de la Tierra. Un «espaldarazo» que confían sea definitivo para impulsar las exportaciones de este producto, uno de los aspectos en los que los avances son más lentos que otro de sus grandes competidores en España: el queso manchego.
Según la información facilitada por la Federación Castellano y Leonesa de Industrias Lácteas, propiedad del distintivo de calidad, en la actualidad el queso manchego exporta cerca del 70 por ciento de su producción, mientras que el castellano apenas supera el quince. «Un proceso que debemos revertir y apostar por la exportación», explicó Alberto Manzanares, gerente de la federación, que cree que en un par de meses ya se encuentre completamente en marcha.
Las exportaciones de quesos de nuestra Comunidad han aumentado en los últimos años, aunque todavía están lejos de otros productos como el vino. Por este motivo, el nuevo reconocimiento como IGP publicado en el Diario Oficial de la Unión Europea, por el que los quesos de calidad elaborados con leche de oveja incorporan un distintivo en su etiquetado que les distinguirá, permitirá generar nuevas oportunidades en otros países.
En esta labor para impulsar el crecimiento en el extranjero de esta marca cuentan con el apoyo de la Junta de Castilla y León, que se ha comprometido a llevar el queso a todas las ferias a las que acuda. Además, Manzanares resaltó el largo camino que han tenido que recorrer para lograr convertirse en IGP, unos trámites que se iniciaron en julio de 2015.
Aunque desde la federación reconocen que el panorama internacional no es «muy halagüeño» con la crisis sanitaria, los nuevos aranceles impuestos por Estados Unidos a ciertos productos o el Brexit, Alberto Manzanares detalló que precisamente su reconocimiento de la calidad beneficiará a que estos aranceles bajen y diferenciar su productos de otros «más normales».
Artesanos

La Indicación Geográfica Protegida nace con 30 industrias de toda la Comunidad que pueden portar ya el sello de calidad. Desde la federación quieren impulsar ahora que esta cifra se amplíe para favorecer a otras empresas, entre ellas también las artesanas y que se integren dentro de la marca, aunque reconocen que este es uno de los retos que se marcan a medio plazo.
El nuevo distintivo ofrece al consumidor una mayor garantía de calidad y origen de la materia prima y del proceso productivo. El queso se elaborará en queserías ubicadas en el territorio de Castilla y León. Esos centros de producción deben disponer de sistemas que garanticen la elaboración independiente del queso a proteger. Solo se expiden al mercado con garantía de origen avalada por el etiquetado, los quesos que hayan superado todos los controles del proceso.