La CEOE alerta que el déficit subirá al 3,5% con la coalición

Agencias
-

Garamendi cree que aplicar todas las propuestas pactadas por el PSOE y Podemos dispararía la deuda 25.000 millones de gasto, frente a 6.200 de ingresos

El presidente de la patronal (d) junto a los secretarios generales de CCOO y UGT. - Foto: Marta Fernández Jara

El nuevo Gobierno de Pedro Sánchez no cuenta con la plena aceptación de la patronal que le gustaría a Pedro Sánchez como demuestran las últimas declaraciones del presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, que alertó ayer de que el déficit público se disparará este año al 3,5% del PIB si se llevan a cabo todas las propuestas recogidas en el acuerdo programático de Gobierno alcanzado entre el PSOE y Unidas Podemos, muy por encima de lo comprometido con Bruselas.
Garamendi sostuvo que a los empresarios «les da miedo» la batería de propuestas, porque hay 25.000 millones de gasto frente a unos ingresos de 6.200 millones.
«Nos da la impresión que el déficit con estas propuestas se va al 3,5% y esto ya es un problema de estabilidad con Europa». En esta línea, declaró que la patronal va a estar «alerta» y avisará, porque es «algo muy importante que puede afectar de forma muy especial al mundo de la economía y de la empresa».
En concreto, sobre la desviación del déficit, indicó que con el último Gobierno se había alcanzado con la UE un acuerdo del 1,8%, que luego se negoció al 2% y que ha terminado en un pasivo del 2,5%.
«A veces nos llaman agoreros a la CEOE, pero es lo que hay. En junio dijimos que España iba a crecer al 2,1% y se nos echó encima todo el mundo y fuimos optimistas, porque no va a acabar en el 2,1%, sino que va a acabar en el 1,9% y este año vamos a ir al 1,5%», señaló.
Además, Garamendi denunció que España es prácticamente el segundo país del mundo con más deuda exterior. «Esto significa que hay que pagarla, antes, después».
En este contexto,  la CEOE sostuvo que es «prácticamente imposible» derogar la reforma laboral  en España«de golpe»,y aseguró que se ha hablado de derogar los aspectos «más lesivos», pero que todavía no ha oído «cuáles son» y deben ser consensuados bilateralmente. El presidente de la patronal apuntó que cuando «hablan no lo hacen para fastidiar», sino que los empresarios trabajan «con sentido de Estado y con lealtad institucional».