scorecardresearch

Día histórico para Galicia con la llegada del Ave desde Madrid

Agencias
-

La inversión de esta infraestructura, que entra hoy en servicio y ha tardado casi 20 años en ejecutarse por las dificultades técnicas, económicas y políticas, supera los 10.060 millones

Felipe VI inauguró el primer trayecto del tren de Alta Velocidad entre Madrid y Orense junto a Pedro Sánchez, Alberto Núñez Feijóo y Yolanda Díaz. - Foto: FRANCISCO GOMEZ / SPANISH ROYAL

El tren más rápido de España es desde ayer una realidad en Galicia, pese a haber tardado en llegar casi 20 años y superar incontables dificultades técnicas, económicas y políticas. A las 9,42 horas, un convoy de Alta Velocidad de 12 coches, con Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, emprendió camino desde Madrid rumbo a la capital orensana desde la estación de Chamartín-Clara Campoamor.

Dos horas y media después, y tras sendas paradas en las estaciones de Zamora y de la «Porta de Galicia» de A Gudiña (Orense), el viaje se completó en la capital orensana, donde la comitiva fue recibida por una banda de gaiteiros para festejar el acontecimiento.

«Hoy celebramos la consecución de un hito histórico», proclamó Sánchez en la fiesta celebrada tras la llegada del AVE, en el que también viajaron la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y la ministra de Transportes, Raquel Sánchez.

Para Sánchez, el AVE a Galicia es «una cuestión de justicia» que va a representar «un enorme beneficio», después de una inversión realizada en 16 años que supera los 10.060 millones de euros, y «un vuelco en la conectividad» con la meseta.

El viaje inaugural entre Madrid y Orense se completó en 2 horas y 35 minutos, 10 minutos menos de lo previsto, tras alcanzar en algunos tramos los 300 kilómetros por hora.

No obstante, el trayecto se cubrirá en dos horas y cuarto desde hoy, una vez entre en servicio al público, lo que supone la mitad de lo que dura la actual ruta (4 horas y 20 minutos), una reducción de tiempo que se extenderá a otras ciudades gallegas, como Santiago o A Coruña, adonde el AVE dará servicio en fases posteriores.

En su camino, el AVE hizo dos paradas, una en Zamora y otra en A Gudiño, donde se montó Núñez Feijóo, tras descubrirse la placa con la que se ha inaugurado la estación.

El presidente gallego consideró que se trata «un momento histórico» y de «un éxito colectivo» después de varios años de retrasos e incumplimientos.

Por su parte, la ministra de Transportes subrayó que la Alta Velocidad a Orense corona un proyecto que vertebra el país. «El AVE ha conseguido que podamos conocernos un poco mejor y que, por fin, nos sintamos vecinos y no primos lejanos», consideró.

Asimismo, al acto inaugural, se sumaron también otros cargos públicos y los dos exministros de Fomento gallegos, el socialista José Blanco y Ana Pastor, del PP. 

Críticas. Víctimas del accidente del tren Alvia ocurrido en julio de 2013 en la línea de alta velocidad entre Orense y Santiago ven «inaceptable» inaugurar «de forma ostentosa» el AVE a la comunidad «como si no hubiera pasado nada», tras la muerte de 80 personas en la curva de A Grandeira, en Angrois (Compostela).

Los manifestantes entregaron una carta al presidente del Gobierno denunciando la «absoluta falta de sensibilidad y desmemoria impropias de un país serio» y exigieron que se realice una investigación independiente» sobre lo sucedido, que todavía está por juzgar.