Luquero, investida alcaldesa de Segovia con mayoría absoluta

D. A.
-
Luquero, investida alcaldesa de Segovia con mayoría absoluta

IU y Podemos ceden sus votos a la socialista en un pleno que se resolvió en apenas una hora y sin sorpresas ni incidentes, sólo anécdotas: dos medallas que se cayeron, dos a las que renunció IU, la promesa de Podemos de devolverla...

Clara Luquero volvió a ser investida este viernes alcaldesa de Segovia, pero esta vez por mayoría absoluta, al obtener los votos de Izquierda Unida y Podemos-Equo por los pactos bilaterales firmados por el PSOE con ambas fuerzas. “En las urnas nos habéis dicho que tenemos que ser capaces de llegar a acuerdos, que la mayoría sólo la conseguimos si los partidos progresistas sumamos nuestras fuerzas y hemos cumplido vuestro mandato”, destacó en su discurso durante el pleno de constitución de la nueva Corporación municipal, integrada por diez concejales del PSOE, nueve del PP, tres de Cs, dos de IU y uno de Podemos-Equo. En total 25, de los cuales sólo ocho estaban ya en el mandato anterior.

Gobernará el PSOE junto a IU (le cede cuatro áreas de gobierno: Medio Ambiente, Servicios Sociales, Juventud y Educación) y con apoyos puntuales de Podemos-Equo, que se mantiene en la oposición, pero asegurando su respaldo, ya de antemano, para sacar adelante las 24 medidas que ha acordado con los socialistas.

Con los graderíos llenos de familiares, representantes políticos y prensa, y con cambio de las sillas habituales por otras más pequeñas procedentes de otra sala municipal para facilitar que todos entraran (había que hacer hueco en la bancada a quienes ocupen la mesa presidencial en futuras sesiones), el pleno se desarrolló con absoluta normalidad y apenas se prolongó una hora. Sin sorpresas ni incidencias, si acaso anécdotas: a la socialista Marian Rueda y la popular Azucena Suárez se les cayeron las medallas corporativas del cuello después de que se las colocara Luquero. Los dos concejales de IU, Ángel Galindo y Ana Peñalosa, decidieron no recoger las suyas por considerarlas un gasto innecesario (entre las 25 suman 9.721,14 euros, a 388 euros de media, aunque la de alcalde o alcaldesa cuesta algo más que las del resto por ser de oro en lugar de plata). Guillermo San Juan, por su parte, optó por el punto medio: la recogió, aunque antes de volver a su asiento explicó a los asistentes que la llevará en los actos oficiales que corresponda, pero la devolverá al término del mandato.

Pero aquello fue hacia el final de la sesión, justo antes del discurso de Luquero. Empezó el pleno con la tradicional constitución de la mesa de edad, integrada por la concejala más mayor y la más joven, Claudia de Santos (PSOE, 67 años) y Noemí Otero (Cs, 29); y seguido, la toma de posesión de los concejales, de los cuales sólo ocho estaban ya en el mandato anterior. Doce juraron sus cargos, trece lo prometieron, y de estos últimos, tres (Galindo, Peñalosa y San Juan) recurrieron a la fórmula de acatamiento de la constitución “por imperativo legal”. ‘A capela’ juró su cargo Javier García Crespo, ‘Miki’ (Cs), nuevo en la Corporación, a quien un concejal del PP le explicó después que su micro no estaba roto, como él pensaba y había explicado a los asistentes, sino que debía darle al botón.

Una vez constituida la Corporación se procedió a la elección del alcalde o alcaldesa. Renunciaron a optar al cargo los cabezas de lista de IU y Podemos para dar su apoyo a Luquero, que de esta forma sumó 13 votos, por 9 de Pablo Pérez (el suyo y los ocho de sus compañeros del PP) y 3 de Noemí Otero.

Entre aplausos recibió la recién proclamada alcaldesa la medalla y el bastón de mando de manos de Claudia de Santos, por su condición de presidenta de la Mesa de Edad, y ninguna de las dos contuvo la emoción. Luquero, de hecho, la prolongó después varias veces durante su discurso, que se lo había preparado la noche del miércoles (asegura que siempre declina los ofrecimientos de colaboración de sus asesores); curiosamente, se lo escribió en casa más o menos a la misma hora en que, en una sala del Ayuntamiento, los socialistas Jesús García Zamora y Claudia de Santos ultimaban con Ángel Galindo y Ana Peñalosa el pacto de gobierno PSOE-IU.

Hace cuatro años, Luquero dedicó 13 minutos a leer su discurso, este viernes fueron 16, y antes de que se cumpliera el tercero volvió a dejarse llevar por los sentimientos: “Desde hoy todos y cada uno de nosotros, compañeros / compañeras de la Corporación municipal, representamos a los segovianos. No puedo ni decirlo sin emocionarme. Que nada nos distraiga, que nada nos confunda, que sepamos corresponder a tan alto honor”.

Citó una frase de la escritora estadounidense Frances Wright: “La igualdad es el alma de la libertad; de hecho no hay libertad sin ella”. Una de Víctor Hugo: “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad”. Y un texto que Pérez Galdós dedicó en 1889 al icono de la ciudad y en el que destacaba, entre otras cosas, que “Segovia posee el monumento más hermoso del mundo en su género, superior a lo que la misma Roma conserva, el Acueducto, cuya contemplación cautiva y suspende el ánimo”.

 

Un anticipo de lo que viene. Emociones y citas literarias aparte, Luquero fue anticipando lo que espera del nuevo mandato y los principios en los que asegura que se basará: “Segovia es una ciudad de identidad cultural, que atesora un magnífico patrimonio histórico del que nos sentimos orgullosos, su conservación, recuperación y puesta en valor como motor de desarrollo económico ha sido y seguirá siendo línea de actuación prioritaria para el Gobierno Municipal. La inmediata aprobación del Peahis y la constitución del correspondiente ente gestor contribuirán a este fin y a la revitalización de nuestro casco histórico”.

Reseñó que este será por fin el mandato en el que se rehabilite el tramo de muralla situado en el entorno del Hospital de la Misericordia, una vez que se ha obtenido la concesión de la subvención estatal que se esperaba (el presupuesto global ronda el millón y medio). También recordó que prevé una nueva intervención en la plaza de la Artillería por la que se espera ganar más zona peatonal; “un gran parque” en La Fuentecilla; un recinto ferial que también se utilizará como aparcamiento disuasorio, aunque está por definirse su ubicación; obras públicas esperadas, como las de San Agustín, Daoiz o las plazas de Gustavo Adolfo Bécquer y la Morería, entre otras; y también iniciativas sociales de calado como “la tarjeta de la dignidad, para que las personas que lo necesiten puedan acceder a los bienes básicos”.

Para terminar, Luquero se dirigió a presentes y ausentes: “A los grupos políticos les pido capacidad para acordar. Mi agradecimiento a los funcionarios municipales, sin cuya labor no podríamos hacer realidad todo lo proyectado. Mi gratitud a los segovianos y a las segovianas, que con su confianza nos han traído hasta aquí. Ellos estarán en el centro de nuestros pensamientos y de nuestro quehacer”, concluyó.

 

Trayectoria. Clara Isabel Luquero de Nicolás (Santiuste de San Juan Bautista, Segovia, 1957), casada y con dos hijas, es licenciada en Geografía e Historia por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) en la especialidad de Historia Moderna y Contemporánea y trabajó en una empresa de mobiliario de oficina en Madrid antes de iniciar su carrera política.
Tras ser responsable de la Secretaría de Cultura de la Ejecutiva Provincial del PSOE de Segovia, en 2003 tomó posesión como concejala de Cultura y Turismo y teniente de alcalde, puestos que desempeñó hasta 2008, año en que pasó a dedicarse en exclusiva a la Concejalía de Cultura.
El 5 de abril de 2014, siendo ya la número 2 del PSOE, tomó el bastón de mando de manos de Pedro Arahuetes tras anunciar éste su dimisión “por motivos personales”; aunque, tiempo después, declaró que lo hizo porque desconfiaba del sucesor que pudiera elegir el PSOE si se quedaba hasta el final del mandato (evitó la convocatoria de primarias, porque los estatutos del partido dan prioridad a la continuidad de quien ostente el cargo).

Luquero se convirtió así en la candidata del PSOE para los comicios del 24 de mayo de 2015, ganó con solvencia, rozando la mayoría absoluta; y volvió a ganar el pasado 26 de mayo.

Es la décima persona que ocupa la Alcaldía desde las elecciones democráticas de 1979, la tercera bajo las siglas del PSOE. José Antonio López Arranz lideró el primer Gobierno municipal de este periodo (1979-1983, con UCD) y tras él se sucedieron Miguel Ángel Trapero (1983-1986, PSOE); Emilio Zamarriego (1986-1987, AP); Luciano Sánchez Reus (1987-1989, CDS); Julio Navajo (1989, CDS); Antonio Perteguer (1989-1991, CDS); Ramón Escobar (1995-1999, PP), de nuevo José Antonio López Arranz (1999-2003, UC-CDS y PP), Pedro Arahuetes (2003-2014) y ahora Luquero, que si acaba este mandato, se convertirá en el segundo alcalde que más tiempo se mantiene en el cargo, sólo por detrás de su predecesor.