scorecardresearch

El 75% de víctimas mortales por violencia machista no denunció

Agencias
-

El Ministerio de Igualdad anuncia la creación de una ventanilla única para evitar burocracia a las mujeres maltratadas y un nuevo método para contar los distintos tipos de feminicidios

El Gobierno enviará a las regiones en los próximos días una guía orientativa para actualizar los protocolos en esta materia.

Casi ocho de cada 10 mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas este 2021 no había presentado denuncia previa, un drama que el Ministerio de Igualdad quiere cambiar y para ello en 2022 tiene previsto una serie de actuaciones de forma que las mujeres confíen en el sistema y puedan estar protegidas.

Solo nueve de las 42 mujeres que han fallecido a manos de sus parejas o exparejas en lo que va de año habían presentado denuncias previas, pero no recibieron ayuda a tiempo. «Esto no puede ser así, las mujeres tienen que poder entrar en las instituciones sin necesidad de interponer una denuncia», enfatizaba ayer la secretaria de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez, que compareció junto a la ministra Irene Montero y la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, para hacer balance de las políticas de su departamento frente a la lacra machista.

Entre las medidas de Igualdad, destacó algunas de las mejoras introducidas en el Plan de modernización de los protocolos frente a la violencia de género del Ministerio, anunciadas el pasado verano.

En los próximos días, el Gobierno enviará a las comunidades autónomas una guía orientativa para actualizar los protocolos en materia de violencia de género, alguno de los cuales llevaban 10 años sin actualizarse, lo que Rodríguez calificó de «inadmisible».

La creación de una ventanilla única es uno de los avances que recoge Igualdad, y da respuesta a alguno de los problemas que señala el movimiento feminista: la cantidad de burocracia que se traduce en revictimización a la que se enfrentan las mujeres maltratadas.

Así, este mecanismo pretende facilitar que en aquellos lugares de la Administración «en los que se hacen nudos» se simplifiquen los trámites para que las mujeres, «en una sola visita y con un solo papel», puedan tener acceso a los derechos que tienen como víctimas.

Además, y para facilitar la detección de los casos, Igualdad y Sanidad acordaron promover la formación de los sanitarios para que ayuden en la identificación de casos de violencia machista, especialmente en el ámbito rural. Para ello se aprobó un cribado universal para que todas las que acudan al médico de cabecera puedan trasladar la situación de violencia que sufran.

A partir de 2022, España se convertirá en el primer país europeo en contabilizar de forma oficial los distintos tipos de feminicidios y no solo los que ocurren en el ámbito de la pareja o expareja, también los crímenes de honor o el asesinato de las allegadas de las víctimas de violencia de género.

Este nuevo recuento responde al cumplimiento del Convenio de Estambul, pero también al del propio Pacto de Estado contra la Violencia de Género. «Seremos el primer país de Europa en contabilizarlos de forma oficial», aseguró Montero.

 

Tipo a tipo

Para entenderlo mejor, el feminicidio en la pareja o expareja se refiere al asesinato de una mujer en los términos previstos en la ley contra la violencia de género, mientras que el feminicidio familiar engloba dar muerte a una mujer por hombres de su entorno familiar y esta categoría a su vez diferenciará entre el feminicidio general -aquel de una mujer por un hombre con relación de parentesco por consanguinidad o afinidad- y el crimen de honor -el crimen de una fémina a manos de un hombre de su familia, por la creencia de que esta ha causado desprestigio a la misma. En el caso del sexual afecta al de una mujer sin relación de pareja ni familiar vinculado a las violencias sexuales incluidas en el proyecto de ley del solo sí es sí. 

El feminicidio social, por su lado, implica el por una agresión, de carácter no sexual, a manos de un hombre con el que no tenía ninguna relación íntima ni familiar, como por ejemplo un desconocido o un compañero de trabajo.

Finalmente, en el feminicidio vicario es el asesinato de una mujer o de sus hijos menores de edad por parte de un hombre para causar daño a otra mujer en este caso se recogerían exclusivamente mujeres y menores -niños y niñas.

Fuentes del departamento que dirige Montero, explicaron que este «hito» de contabilizar los feminicidios es fruto de un proceso participado y consultado con organismos como el Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer, el Foro Social contra la Trata, las unidades de coordinación de violencia contra la mujer y también con el Instituto Europeo de la Igualdad de Género.